Centro de prensa

Nota de prensa

Con motivo de la celebración de la “Semana Mundial de la Lactancia Materna”, el UNICEF afirma que el amamantamiento salva vidas aun en situaciones de guerra

Nueva York, 6 de agosto de 2003 – Con motivo de la celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna de 2003, el UNICEF realizó hoy una llamamiento en favor de un compromiso constante con la protección, el fomento y el respaldo del amamantamiento de los recién nacidos.

La consigna de la celebración de este año es “Paz y Justicia”, y en todas las actividades relacionadas con la misma se hará hincapié en los enormes beneficios que ofrece la lactancia materna aun en las circunstancias más peligrosas. El UNICEF afirmó que incluso en situaciones bélicas, la lactancia materna favorece una buena salud y nutrición, protección y supervivencia a todos los niños de corta edad.

“Los niños a quienes se amamanta son los que cuentan con mayores probabilidades de sobrevivir cuando se interrumpe el suministro de provisiones, cuando se corta el servicio eléctrico, cuando los hogares resultan destruidos y cuando estallan las epidemias”, afirmó la Directora Ejecutiva del UNICEF, Carol Bellamy. “Cuando las madres puedan amantar a sus hijos, esos niños y esas niñas se mantienen sanos”.

La leche materna como alimento exclusivo es el producto nutritivo ideal para los lactantes durante los primeros seis meses de vida, ya que contiene todos los nutrientes, anticuerpos, hormonas, factores inmunológicos y antioxidantes que necesitan los lactantes para vivir con plena salud. La leche materna protege a los niños de corta edad de la diarrea y las infecciones agudas de las vías respiratorias, y estimula sus sistemas inmunológicos.

"Hoy en día resulta más claro que nunca que el amamantamiento exclusivo durante los primeros seis meses de vida y la posterior lactancia materna complementada con alimentos adecuados constituye un importante aporte en pro de la supervivencia, la salud, el desarrollo, la nutrición y el bienestar emocional de los niños de corta edad”, afirmó Bellamy.

Los datos del UNICEF sobre la supervivencia infantil, que publicó recientemente la revista médica The Lancet, demuestran que la lactancia materna óptima puede salvar más vidas de lactantes que cualquier otra medida individual. Más de 10 millones de niños mueren anualmente debido a enfermedades generalmente prevenibles, como la diarrea, la neumonía, el sarampión, el paludismo y el VIH/SIDA. Si todos los lactantes fueran amamantados durante sus primeros seis meses de vida, y siguieran ingiriendo leche materna varios meses más, se podrían salvar 1,5 millones de vidas por año.

Además de tener profundas consecuencias en las tasas de mortalidad infantil, la lactancia materna:
Mejora el restablecimiento de la madre y reduce las probabilidades de cáncer.
Reduce los gastos de las familias en alimentos y atención de la salud.
Aumenta los niveles de micronutrimentos, proteínas y energía, incrementando así también la capacidad productiva.
Ayuda a reducir la fecundidad.
Protege el medio ambiente al reducir el consumo de leña y productos plásticos, farmacéuticos y lácteos.
Reduce el ausentismo laboral al disminuir las tasas de enfermedad de las familias.
El UNICEF apoya la lactancia materna óptima al abogar ante los gobiernos nacionales por la aplicación de políticas favorables que protejan, fomenten y apoyen la lactancia materna, como el Código Internacional para la Comercialización de los Sucedáneos de la Leche Materna, los hospitales amigos de los niños y la atención de la salud infantil con el objetivo de garantizar el mejor comienzo con el amamantamiento, así como al fomentar el apoyo comunitario a los cambios sociales necesarios para que las mujeres se sientan seguras practicando la lactancia materna y la alimentación complementaria.

El Artículo 24 de la Convención sobre los Derechos del Niño estipula que los gobiernos deben garantizar que todos los sectores de la sociedad estén al tanto de los beneficios del amamantamiento. "Todas las madres tienen derecho a amamantar a sus hijos, ya que se trata de un elemento fundamental para asegurar el derecho de la infancia a la alimentación, la salud y la atención”, afirmó Bellamy. "Los gobiernos y las comunidades deberían fomentar y apoyar ese derecho".

“En situaciones de emergencia o desastre, la lactancia materna suele ser la única garantía de que los lactantes reciban una alimentación segura”, comentó Bellamy. “El amamantamiento es un don invalorable que les podemos otorgar a todos los niños del mundo. Protejamos la lactancia materna y protejamos a nuestros niños”.

* * *

Si desea obtener más información, sírvase dirigirse a:

Mohammad Jalloh
Sección de Medios de Comunicación del UNICEF, Nueva York: 212-326-7516

Kate Donovan
Sección de Medios de Comunicación del UNICEF, Nueva York: 212-326-7452

Damian Personnaz
Sección de Medios de Comunicación del UNICEF, Ginebra: 41-22-909-551

Entérese cómo apoya el UNICEF a la lactancia materna y la supervivencia infantil en www.unicef.org


 

 

 

Búsqueda