Centro de prensa

Comunicado de prensa

Bellamy asegura a la Unión Africana que invertir en la infancia debe ser la principal prioridad de África

MAPUTO / GINEBRA, 8 de julio de 2003 – Un día antes de llegar a Mozambique para participar en una cumbre de dirigentes africanos, la Directora Ejecutiva del UNICEF, Carol Bellamy, dijo que la única posibilidad de lograr un desarrollo y progreso sostenibles en los países africanos es que sus dirigentes inviertan en la infancia, y que lo hagan “temprano y a menudo”.

En una declaración que se produce al mismo tiempo que decenas de dirigentes nacionales se reúnen en la cumbre anual de la Unión Africana, Bellamy dijo que “para mantener vivas las esperanzas, África debe comenzar manteniendo con vida a sus niños y niñas”.

“Desde Etiopía hasta Liberia, desde la RD Congo hasta Sudáfrica, los niños y niñas son la esperanza de este continente, incluso en medio de la crisis”, dijo Bellamy. “Pero es necesario que los dirigentes mantengan las promesas realizadas destinando más recursos a los servicios sociales básicos. Invertir en la infancia es la única forma que tenemos de superar los enormes problemas que confronta África; es la única manera de reducir la pobreza, detener el SIDA y oponerse a los conflictos”.

Al defender que el mejor índice del desarrollo para predecir el futuro es el bienestar de la infancia, Bellamy sugirió también que los países africanos empleen una serie de normas orientadas hacia la infancia como el indicador principal del progreso.

“El bienestar de vuestros hijos debe convertirse en la norma más importante para medir vuestros logros individuales como dirigentes”, dijo Bellamy, que dirigió directamente sus ideas a los jefes de estado africanos. “Os pido que convirtáis la inversión en los niños y las niñas en vuestra primera prioridad, y que vuestra segunda prioridad sea evaluar abiertamente los resultados de la inversión. No esperéis otra semana u otro año. Su supervivencia –y la vuestra– depende de ello”.

En la Cumbre Económica Africana que se celebró el mes pasado, Bellamy presentó primero una propuesta del UNICEF para establecer un sistema de medición del desarrollo nacional centrado en la infancia. La propuesta se presentó en forma de un Libro Blanco de 50 páginas titulado “El nuevo rostro de la NEPAD”, en referencia a la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD), un movimiento fundado el año pasado por los dirigentes africanos con el objetivo de asumir una responsabilidad por el destino del continente.

Bellamy expresó su apoyo a una propuesta de la NEPAD que propone un sistema anual de “examen de homólogos”, e indicó que el UNICEF y otros organismos de las Naciones Unidas están dispuestos a prestar asistencia para la preparación de estos exámenes proporcionando los datos estadísticos uniformes necesarios para medir el progreso de las naciones.

El UNICEF señaló que los países africanos que se encuentran actualmente en una escala de ingresos per cápita similar de 200 a 300 dólares presentan sin embargo amplias diferencias en el bienestar infantil, inclusive las tasas de mortalidad infantil, que oscilan desde 75 muertes por cada 1.000 nacidos vivos hasta 202 por cada 1.000; en el porcentaje de escolares que llegan a quinto grado, que oscila desde un 24% hasta un 84%; y en el porcentaje de menores de cinco años que están desnutridos, que oscila desde un 16% hasta un 33%.

Bellamy observó que los países en esta escala de ingresos a veces presentan buenos resultados en un indicador relacionado con la infancia y no tan buenos en otros. “Pero el progreso real no depende tan sólo de uno o dos indicadores infantiles, sino de un progreso constante en toda la gama del bienestar infantil”, dijo. “Esto es lo que deben tratar de conseguir las naciones de África, porque es la única vía hacia el desarrollo económico”.

La directora del UNICEF subrayó que las inversiones en la salud básica para las mujeres y la niñez, la educación para todos los niños y niñas con un hincapié en las niñas y la prevención del VIH entre los jóvenes eran las tres esferas principales que requerían una inversión. Bellamy indicó que centrarse en estas esferas servirá para obtener un progreso sostenible a mediano y largo plazos.

También dijo que el progreso en África es crucial para alcanzar los objetivos internacionales que acordaron los países durante la Cumbre del Milenio de 2000, conocidos como los Objetivos de Desarrollo para el Milenio.

África representa solamente un 12% de la población mundial, y sin embargo en el continente se producen un 43% de todas las muertes infantiles en el mundo y un 50% de las muertes derivadas de la maternidad, y se encuentran un 70% de las personas que viven con VIH/SIDA y un sorprendente 90% de los niños y niñas huérfanos a causa del SIDA.

“Ningún continente con unos indicadores tan desfavorables del bienestar infantil puede lograr un desarrollo o una estabilidad reales sin aumentar de manera fundamental su nivel de inversión en la infancia”, declaró Bellamy. “Sólo mediante una mejora en las perspectivas inmediatas de la niñez podremos dejar atrás la pobreza y lograr un verdadero progreso para África”.

Bellamy dijo que estaba convencida de que los dirigentes de África habían comenzado a vislumbrar esta vinculación crucial y pidió al país que preside la Unión Africana, Mozambique, que contribuya a avanzar esta causa.

“Sabemos del compromiso del Gobierno de Mozambique cuando se trata de la infancia”, dijo Bellamy. “Contamos con que Mozambique utilizará su función como presidente de la Unión Africana para considerar la inversión en la infancia como una de las cuestiones prioritarias del programa de la reunión”.

* * *

Si desea obtener más información, sírvase dirigirse a:

Michael Klaus
Sección de Medios de Comunicación del UNICEF Maputo:
(+2588) 231-2182, mklaus@unicef.org

Gabriel Pinho Pereira
UNICEF Maputo:
(+2588) 231-6539, gpereira@unicef.org


Si desea obtener más información sobre la labor del UNICEF en África, visite http://www.unicef.org
  


 

 

 

Búsqueda