Aptitudes para la vida

Entrevista en el Territorio palestino ocupado. La Iniciativa sobre la educación basada en la preparación para la vida activa

Entrevista con Jumana Haj-Ahmad, del Programa de Desarrollo y Participación de los Adolescentes en el Territorio palestino ocupado, junio de 2002

P. ¿Puede hacernos una presentación de la Iniciativa sobre la educación basada en la preparación para la vida activa en el Territorio palestino ocupado?

El UNICEF colabora con la Autoridad Palestina y diversas organizaciones no gubernamentales para ayudar a que los adolescentes obtengan la preparación necesaria para que puedan adoptar modos de vida saludables y se desarrollen plenamente y puedan hacer frente a los diversos y complejos retos que les presenta la cambiante situación de la sociedad palestina. La iniciativa hará posible que los adolescentes participen en la vida de sus comunidades y reciban la preparación para la vida activa que les permita ser protagonistas del cambio en la sociedad palestina. Nuestro propósito es ayudar tanto a los jóvenes que participan en el sistema de educación escolar estructurada como a los que no participan en el mismo; con quienes nos vinculamos, por ejemplo, en los campamentos de verano. También debemos prestar servicios a los más marginados, como las adolescentes de las zonas rurales, las víctimas de la violencia y los adolescentes amenazados por los comportamientos peligrosos, como el uso indebido de drogas.

P. ¿De qué manera afecta la situación conflictiva a la juventud palestina?

Los jóvenes son presa de la tensión, la frustración y la desesperanza debido a que la situación de conflicto limita sus oportunidades presentes y futuras. A los niños de corta edad hasta les resulta difícil ir a la escuela, jugar, practicar deportes u otras actividades recreativas. Durante un reciente debate entre adolescentes, una joven que acababa de terminar sus estudios secundarios manifestó: "Siento que no tengo ningún futuro. El toque de queda y los cierres de calles limitan nuestra capacidad de desplazamiento, y yo no puedo ni llegar a la universidad. De manera que carezco de opciones”.
Debemos ayudar a la juventud a sobrellevar de la mejor manera posible esa frustración, la pérdida de alguien querido y sus temores y ansiedades durante las incursiones militares. También queremos alentarlos a que se abstengan de cometer actos violentos a pesar de lo que suceda a su alrededor. Las oportunidades que les han abierto a los jóvenes los proyectos escolares y extraescolares de educación basada en la preparación para la vida activa también les han proporcionado la posibilidad de ventilar sus frustraciones, sus tensiones y sus ansiedades.

P. ¿Cuáles son las principales dificultades con que se tropiezan cuando se trata de brindar educación basada en la preparación para la vida activa en una situación de conflicto?

La situación presenta muchos retos. Las restricciones al desplazamiento de las personas, así como las normas referidas a las zonas no contiguas, imponen límites a las labores de coordinación y comunicación entre el ámbito central y los distritos, y entre los propios distritos. De manera que la mayor parte de las actividades están descentralizadas. Aunque esto se puede considerar positivo, impone limitaciones a la capacidad de vigilancia del ámbito central.
Además, el número de personas altamente calificadas de las que se dispone en los 17 distritos es limitado, y debido a las limitaciones en materia del desplazamiento y transporte, resulta difícil asignar suficiente personal capacitado del ámbito central a los distritos.
Debido a que las incursiones militares pueden interrumpir las actividades en cualquier momento, también resulta muy difícil planificarlas. A principios de año, los constantes toques de queda impuestos en diversas regiones por diversos períodos de tiempo impidieron la realización de muchas de las actividades planificadas. Fue necesario reprogramar muchas de las reuniones y cursillos prácticos planificados, y eso atentó contra la continuidad de las labores.

P. ¿De qué manera han tratado de superar esos obstáculos?

Con respecto a la disponibilidad de personal capacitado a nivel de distrito, tratamos de superar el problema mediante la producción en el ámbito central de materiales de capacitación para cada uno de los distritos, de manera tal que hubiera coherencia entre los distintos distritos. También dimos nuestro apoyo a la realización de cursillos prácticos de “capacitación de capacitadores”, en los que se brindó capacitación acerca del empleo de esos manuales a dos o tres representantes de cada distrito. Para llevar a cabo las labores de control de calidad, elaboramos un sistema de vigilancia mediante el cual el personal capacitado presenta periódicamente informes al personal del ámbito central. También hemos producido hojas de control en las que se indaga acerca de los elementos relacionados con las aptitudes psicosociales y la preparación para la vida activa, de manera que sabemos si todos los distritos tratan los mismos temas. Por ejemplo, la hoja de control que se emplea en los campamentos de verano se ajusta al modelo de la Declaración Nacional sobre los Campamentos de Verano, que se basa en el contenido de la Convención sobre los Derechos del Niño y que fue aprobada el año pasado por el gobierno, las organizaciones no gubernamentales y los propios jóvenes.
Además de ello, contamos con la ayuda de las organizaciones para la ejecución de los programas a nivel de distrito.

P. ¿Cuál ha sido su desempeño personal al trabajar en condiciones tan difíciles?

A veces me siento frustrado ante tantas dificultades; como por ejemplo cuando hay que cambiar constantemente o posponer las actividades ya planificadas. Pero por otra parte sé que el UNICEF desempeña en esta situación un papel muy importante. Cuando recuerdo eso, así como las sonrisas que adornan las caras de los niños y las niñas cuando las actividades se llevan finalmente a cabo y la insistencia con que nuestros colegas se esfuerzan por hallar otras soluciones a los problemas, me siento alentado a seguir adelante.


 

 

Búsqueda