Aptitudes para la vida

Enfoque en los resultados

La meta

La meta principal debe ser la concentración en la prevención y reducción de los riesgos de contagio y propagación del VIH/SIDA. Los objetivos programáticos deberían concentrarse en los comportamientos y las condiciones principales que se relacionen con la conquista de esa meta, como por ejemplo el evitar las relaciones sexuales sin protección y el uso indebido de drogas, así como el uso de drogas inyectables; demorar la iniciación de la actividad sexual; practicar la abstinencia, y ofrecer ámbitos de aprendizaje saludables y protectores mediante, por ejemplo, la ejecución de las políticas pertinentes, el suministro de agua potable y saneamiento ambiental, la prestación de servicios sanitarios básicos en las escuelas y el establecimiento de alianzas genuinas entre las escuelas y las comunidades.

La obtención de resultados

Considere la gama completa de estrategias disponibles que pueden ayudar a obtener los objetivos del programa. Algunas estrategias son marginadas debido a la falta de comprensión, o a cuestiones políticas, religiosas o culturales; como por ejemplo, el empleo de condones o los programas de intercambio de agujas hipodérmicas. Cuando se trata de escoger las estrategias más eficaces y aceptables, y de adaptarlas cuando resulte posible, es importante obtener previamente todas las pruebas disponibles de fuentes fidedignas. A veces se emplean determinadas estrategias simplemente porque son populares, divertidas o interesantes, pero a menos que estén relacionadas con el logro de los objetivos, el valor real de las mismas con respecto al logro de los resultados esperados es de carácter dudoso.

Enfoque a largo plazo

Los programas, las actividades, los materiales y los recursos se deben escoger teniendo en cuenta en qué medida ayudan a obtener los resultados a largo plazo en materia de reducción del riesgo del VIH/SIDA entre los estudiantes y en el ámbito escolar. Ciertos enfoques pueden atraer la atención del público y de los medios de comunicación a corto plazo, pero pueden no ser los enfoques más eficaces, especialmente en los casos en que no están coordinados en estrategias ya existentes. Se debería dar preferencia a una serie coordinada de programas a corto plazo vinculados con resultados a más largo plazo y no a soluciones individuales de carácter inmediato y superficialmente atractivas. Aunque el objetivo inmediato debe ser la reducción de los riesgos relacionados con el VIH/SIDA, mediante la aplicación de programas integrales se pueden obtener beneficios que no se limiten al VIH/SIDA.

Investigación, vigilancia y evaluación

Es la evaluación de los objetivos, los procesos y los resultados de los programas mediante el uso de indicadores realistas en un lapso suficientemente prolongado como para poder observar los resultados.

Inicialmente, el plan de evaluación y los mecanismos de vigilancia deberían sentar las bases para la medición del grado en que se avanza hacia los objetivos con el correr del tiempo. Entre los problemas más frecuentes figuran la fijación de objetivos demasiado ambiciosos y de indicadores difíciles de obtener o que no reflejan adecuadamente las modificaciones que se desean obtener mediante el programa. Los procesos de vigilancia y evaluación deben poder evaluar adecuadamente los conocimientos, las actitudes, las aptitudes y los comportamientos. En general, se recaba mucha más información para la evaluación de los procesos que de los resultados, y probablemente se presentan informes sobre una proporción relativamente pequeña de esa información. La correcta evaluación y la presentación de informes precisos sobre el grado de adecuación del programa a sus objetivos establecidos reviste tanta importancia como el resultado final, que consiste en lograr cambios en el comportamiento de los estudiantes.


 

 

Búsqueda