Zimbabwe

Los trabajadores de la salud de Zimbabwe y su papel fundamental en la atención primaria de la salud y la lucha contra el VIH/SIDA

Este año, las mujeres centran la atención del Día mundial de la lucha contra el SIDA. Desde madres y cuidadoras hasta trabajadoras de la salud y encargadas de formular políticas, las mujeres son fundamentales para lograr una generación sin SIDA, que está al alcance finalmente.

El SIDA es todavía la causa principal de mortalidad entre las mujeres en edad fértil del mundo y de mortalidad infantil en los países con elevada prevalencia del VIH, UNICEF da protagonismo a las mujeres cuya fortaleza y capacidad para sobreponerse ayudan a afrontar las realidades de la enfermedad, desde la lucha contra el estigma hasta la eliminación de la transmisión del VIH de madre a hijo.

Por Mary Lynn Lalonde

ZIMBABWE, 29 de noviembre de 2012. En Zimbabwe necesitas por lo menos dos cosas para trabajar en la atención médica del poblado como hace Viola Chapwanya. Una es una bicicleta. La otra no se puede comprar.  

VÍDEO (en inglés): UNICEF informa sobre los trabajadores de la salud del poblado en Zimbabwe, cuyo papel resulta fundamental en la atención primaria de la salud y la lucha contra el VIH/SIDA.  Véalo en RealPlayer

 

Con su profunda, sólida voz y una amplia y cálida sonrisa, Chapwanya dice "si quieres unirte al programa de trabajadoares de la salud del poblado, necesitas mucho amor. Mucho amor para la comunidad".

Llegar hasta las familias apartadas

Los trabajadores de la salud del poblado ejercen un papel esencial en el sistema de atención primaria de la salud de Zimbabwe, un país cuyos servicios sociales en deterioro y debilitados y cuya frágil situación política han puesto a prueba al sector de la atención médica.

Todos los trabajadores de la salud del poblado han sido seleccionados especialmente por los mayores de sus aldeas, habida cuenta del respeto que han ganado en la comunidad. Chapwanya ha desempeñado su cargo con orgullo desde 2001.

Los trabajadores de la salud del poblado reciben una capacitación continua, así como uniformes y botiquines. Se les entrega una bicicleta que ofrece un medio de transporte sostenible y de bajo costo para desplazarse hasta 20 km al día, con el fin de llegar hasta las familias apartadas.

Trabajar en el epicentro de la epidemia de SIDA

Zimbabwe está en el epicentro de la epidemia de VIH/SIDA. Casi uno de cada seis niños ha perdido a uno o ambos progenitores debido al SIDA.

 

Imagen del UNICEF
© UNICEF Zimbabwe/2012/Lalonde
Además de prestar atención médica, la trabajadora de la salud en el poblado Viola Chapwanya enseña conocimientos importantes a la comunidad. En la foto, Chapwanya muestra cómo una botella reciclada puede servir de caño para lavarse las manos.

Los trabajadores de la salud del poblado, que conocen y han tenido en sus brazos a cada niño de su comunidad, viven cara a cara la realidad de la situación a diario.

Asegurar que las embarazadas se hacen las pruebas pronto y reciben medicamentos antirretrovirales ayuda a garantizar que un menor número de madres transmitan el virus a sus bebés.

Chapwanya se inclina para tomar a Last ("último"), el nombre adecuadamente escogido para el último hijo de unos progenitores seropositivos. "Cuando veo a este niño", afirma, "me alegro. Me siento feliz porque Last es seronegativo. Está creciendo bien".

Ella comparte conocimientos importantes con los padres de Last acerca de alimentar bien al niño, lavarse las manos y mantener su entorno limpio de desechos para que toda la familia esté sana.

Afrontar juntos los retos de la comunidad

Ese mismo día, Chapwanya visita a Isaac y Regina. La joven pareja vive con la familia de él y están esperando su primer bebé. Regina tiene esperanzas de que sea una niña.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Zimbabwe/2012/Lalonde
Los trabajadores de salud del poblado reciben bicicletas para llegar hasta las familias de zonas rurales remotas. Reciben asimismo capacitación continua, así como uniformes y botiquines, como el que muestra Chapwanya en la foto.

Los futuros progenitores están de acuerdo en que su deseo primordial es tener un bebé sano. Si bien los resultados de Regina fueron negativos para el VIH, Isaac todavía tiene que hacerse las pruebas.

Chapwanya anima a los padres como Isaac a realizarse los tests, pese a la resistencia cultural.

“En nuestra cultura resulta difícil", comenta ella. "Los hombres dirán 'yo no estoy embarazado ¿por qué tendría que hacerme la prueba?' Pero les digo que eso no es uno problema del hombre. Que no lo es de la mujer. Se trata de un problema de la comunidad. Les aliento a hacerse las pruebas".

La mortalidad materna también es motivo de preocupación para Chapwanya. Aquí, una de cada ocho mujeres muere durante el embarazo o el parto. Chapwanya alienta a Regina para que la acompañe a una clínica local cuando llegue el momento de dar a luz. Un letrero de la clínica local reza: "Independientemente del lugar donde viva una mujer, dar a luz debería ser un momento de alegría y no una sentencia de muerte".

Cuando a Chapwanya se le pregunta cuánto tiempo será trabajadora de salud en el poblado, ella muestra otra de sus cálidas sonrisas: "Trabajaré por la salud de este poblado siempre".


 

 

Búsqueda