Zimbabwe

Los voluntarios de Young People We Care ayudan a las familias vulnerables de Zimbabwe

Por Bertha Shoko

NYANGA, Zimbabwe, 27 de julio de 2011. Ambuya Nyawera Sylvia es una mujer anciana de la aldea de Dombo, en Nyanga, una zona rural de Zimbabwe ubicada a unos 300 km al este de Harare. Se sienta con las piernas cruzadas en su pequeña cocina, con la palma en la mejilla y un aire de desolación.

VÍDEO (en inglés): Anja Baron, corresponsal de UNICEF, informa sobre las actividades de Young People We Care, un programa apoyado por UNICEF que beneficia a los hogares vulnerables compuestos por ancianos y personas afectadas por el VIH y el SIDA en Zimbabwe.  Véalo en RealPlayer

 

Después de pasar el fin de semana con su hijo John, un maestro de escuela que vive en otra parte de Nyanga, Nyawera está sola otra vez. No tiene a nadie que cuide de ella o que le haga compañía en ausencia de su hijo o de la esposa de éste.

Cuando no están con ella, Nyawera no tiene cuidador. Ella cultiva sus propios alimentos en el pequeño terreno que hay alrededor de su casa y sigue realizando las tareas de su hogar.

“Young People We Care”

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Ambuya Sylvia Nyawera junto con voluntarios de Young People We Care en la cocina de su casa en la aldea de Dombo, situado en Nyanga, una zona rural de Zimbabwe.

“Mi otro hijo murió hace unos cuantos años después de ser víctima de esta enfermedad [SIDA] que está matando a muchos jóvenes en estos días. Si estuviera aquí, se haría cargo de mí”, explica. “John hace todo lo posible pero no puede estar aquí todo el tiempo para cuidar de mí, porque tiene que trabajar y cuidar de su familia”.

Nyawera es una más de las muchas personas mayores de Zimbabwe afectadas por el VIH y el SIDA, ya que perdieron a sus hijos a causa de la enfermedad y ahora no tienen quien les cuide. Algunos se encargan ellos mismos de los huérfanos dejados por sus hijos mayores.

Aunque Nyawera siente un profundo sentimiento de añoranza por su hijo fallecido, otros “niños” la visitan por lo menos tres veces a la semana por medio del programa Young People We Care (YPWC). Le encanta la compañía que recibe de los miembros del club YPWC en Nyanga.

Aliviar la carga

Una iniciativa de UNICEF en Zimbabwe, el programa YPWC comenzó en 2005. Forma parte del esfuerzo para ayudar a aliviar la carga de la atención en los hogares donde hay personas enfermas o cuando una persona mayor no tiene nadie que la cuide.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Voluntarios de Young People We Care seleccionan papas que cosechan para Ambuya Sylvia Nyawera. Las papas de alto grado se utilizan para el consumo, mientras que las de menor grado se emplean como semillas para la próxima temporada de siembra.

YPWC también ofrece a los jóvenes información sobre la prevención, la atención y el tratamiento del VIH, además de capacitales con destrezas que les preparan para la vida adulta.

La pasada temporada de siembra, los miembros YPWC ayudaron a Nyawera a plantar y cosechar alrededor de 20 sacos de maíz, su mayor cosecha en cinco años. Asimismo, le ayudaron a sembrar y cosechar papas, con lo que mejoró significativamente la seguridad alimentaria de su hogar.

“Sin estos niños realmente no habría podido cosechar mucho. Estos niños trabajan duro. Dios los bendiga”, comenta Nyawera.

Una experiencia enriquecedora

Formar parte de un club YPWC también beneficia a los jóvenes voluntarios. El club Nyanga se compone de 10 jóvenes desescolarizados.

Hilda, de 18 años, es una de estos jóvenes y vive con el VIH. Se infectó al nacer y recientemente comenzó el tratamiento. Como resultado de la enfermedad, hay veces en que Hilda no puede unirse a su equipo para las visitas domiciliarias, pero nunca deja pasar la oportunidad cuando se encuentra bien. Le encanta cantar y con frecuencia utiliza la canción para dar ánimos a los enfermos que visita.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Unos integrantes de Young People We Care buscan agua para Ambuya Sylvia Nyawera en la aldea de Dombo, situada en Nyanga, una zona rural de Zimbabwe.

Hilda dice que ser voluntaria le ha permitido aceptar su propia condición de persona seropositiva.

“Antes de convertirme en miembro del programa YPWC, tenía muy poco conocimiento sobre el VIH y el SIDA”, recuerda. “Ahora sé que puedo vivir una vida normal y productiva a pesar de que soy portadora del VIH”.

Parte de la solución

Con el apoyo de UNICEF y de muchos otros, YPWC sigue marcando la diferencia en las comunidades de todo Zimbabwe. Mediante una capacitación intensiva en aptitudes para la vida práctica y otro tipo de apoyo, varios miles de voluntarios de YPWC han recibido todo lo necesario para ayudar a sus propias comunidades.

“No podemos subestimar el papel que los clubes YPWC están desempeñando en las comunidades”, dice el Dr. Peter Salama, Representante de UNICEF en Zimbabwe.

“Como resultado del VIH y el SIDA, la necesidad de prestar cuidados sigue siendo muy alta en muchas comunidades”, agrega. “Por ejemplo, uno de cada cuatro niños ha quedado huérfano, principalmente a causa del VIH y el SIDA. Los jóvenes son un elemento fundamental de la solución y tenemos que seguir apreciando sus habilidades y su energía”.


 

 

Campaña contra el Sida


Este sitio está disponible en inglés
Búsqueda