Zimbabwe

Zimbabwe escucha las voces de los jóvenes que opinan sobre la nueva constitución

Por Tapuwa L. Mutseyekwa

HARARE, Zimbabwe, 30 de septiembre de 2010 – Simba Chikukwa, de 13 años de edad, no llama la atención entre los niños de su edad. Debido a su baja estatura, suele pasar desapercibido entre los niños más corpulentos, pero cuando se pone de pie y comienza a hablar, todas las miradas se dirigen al joven del distrito de Gutu, distante unos 250 kilómetros de Harare, la capital de Zimbabwe.

VÍDEO (en inglés): 23 de septiembre de 2010 - Anja Baron, corresponsal de UNICEF, informa sobre un programa especial de consulta a los jóvenes que pone en práctica la Comisión parlamentaria constitucional seleccionada de Zimbabwe con apoyo de UNICEF.  Véalo en RealPlayer

 

La capacidad y la confianza que transmite Simba al hablar son garantía de que en Zimbabwe se escuche y se preste atención a las voces de muchos otros niños y niñas. Zimbabwe se encuentra en un proceso de reforma constitucional en el que los jóvenes desempeñan un papel integral.

Los niños representan a los niños

“Los niños solemos quedar excluidos de la toma de decisiones que afectan nuestras vidas”, explica Simba. “Esperamos que la nueva constitución garantice todos los derechos que nos corresponden como niños y que no tengamos que pagar las consecuencias de las elecciones, decisiones y creencias de nuestros padres y mayores”.

El examen de la constitución de Zimbabwe es uno de los componentes de un acuerdo político integral que firmaron los tres principales partidos políticos del país en septiembre de 2008. Los niños, niñas y jóvenes participan activamente en este proceso de reforma.

Imagen del UNICEF
© UNICE/2010/Mutseyekwa
Simba Chikukwa (izq.), habla durante una reunión de un programa nacional de consulta a los niños que se llevó a cabo en Harare, la capital de Zimbabwe.

Simba integró un grupo de más de 160 niños y niñas de todo el país que participaron en un programa nacional especial de consulta de los niños que llevó a cabo en Harare la Comisión parlamentaria constitucional seleccionada (COPAC por sus siglas en inglés) con apoyo de UNICEF. Los jóvenes participantes exhortaron a que la nueva constitución garantice los derechos de la infancia y tenga en cuenta el interés superior de todos los niños, especialmente en lo que concierne a la educación, la religión, la salud y la protección social.

Los niños consideran que para que la nueva constitución proteja de manera adecuada sus derechos es necesario que en la misma se tenga en cuenta una serie de cuestiones importantes, entre las que destacaron la abolición del castigo físico en las escuelas, el acceso gratuito y equitativo a la educación, la inmunización obligatoria, la eliminación de la discriminación y la libertad de expresión.

Los niños colaboran con el proceso

Los niños que participaron en el programa representaron a los seis distritos en que está dividido Zimbabwe. Entre ellos figuraron integrantes del parlamento joven y representantes del programa de capacitación del Ministerio de Asuntos Constitucionales y Parlamentarios, así como de los sectores de la población con necesidades especiales, como los niños con VIH o con discapacidad y los niños de la calle.

“Se ha consultado la opinión de los niños, como corresponde, ya que ellos constituyen la mayoría de la población de Zimbabwe”, explicó el Honorable  Saviour Kasukuwere, Ministro de Desarrollo Juvenil, Cuestiones Indígenas y Potenciación.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010/Mutseyekwa
El Honorable Saviour Kasukuwere, Ministro de Desarrollo Juvenil, Cuestiones Indígenas y Potenciación de Zimbabwe (izq.), junto al Dr. Peter Salama, Representante de UNICEF en ese país africano.

El proceso de consulta no sólo contó con la colaboración de oradores de la talla de Simba sino también de muchos otros niños a quienes el Equipo de consulta alentó a expresar sus opiniones y sentimientos mediante una combinación de juegos, debates en grupos reducidos y debates parlamentariosoficiales. Se trató de un proceso de consulta innovador y acogedor para los niños que resultó muy distinto a los métodos más formales que se emplean para recabar la opinión de la población adulta de Zimbabwe.

“Las voces de los niños y sus aportaciones al proceso de redacción de la nueva constitución tienen una importancia fundamental”, explicó el Dr. Peter Salama, Representante de UNICEF en Zimbabwe. “Todos los niños y niñas del país tienen un legítimo derecho a colaborar en este proceso”.

El Dr. Salama felicitó al Gobierno de Zimbabwe por su “valiente iniciativa”, y agregó que “los  contenidos en la constitución afectarán las vidas de los niños del presente y del futuro”.

Una victoria para los derechos de los niños

“Tradicionalmente, no se suele dar importancia a las opiniones y los puntos de vista de los niños”, afirmó el Honorable Paul Munyaradzi Mangwana, copresidente de la COPAC. “Pero decidimos que en este proceso histórico se debían tomar en cuenta sus puntos de vista, porque los niños y niñas representan el futuro”.

Imagen del UNICEF
© UNICE/2010/Mutseyekwa
Los niños y niñas que participaron en el programa nacional de consulta de Zimbabwe emplearon juegos y otros recursos para destacar las importantes cuestiones que se deberían tener en cuenta durante la redacción de la nueva constitución de su país.

“La COPAC mantiene un compromiso con su mandato de elaborar una constitución que emane del pueblo”, añadió.

Al finalizar el programa, los niños  entregaron a la COPAC las actas de sus debates y recomendaciones. Al aceptar esos documentos oficiales, el Honorable Douglas Mwonzora, copresidente de la COPAC, aseguró a los niños que sus aportaciones se verán reflejadas en las páginas de la nueva constitución de Zimbabwe.

“Al integrar a los niños en el proceso de elaboración de la constitución, Zimbabwe se ha puesto a la par de las naciones más avanzadas del mundo”, señaló Mwonzora. “La participación de los niños ha significado una victoria para los derechos humanos y los derechos de los niños de Zimbabwe”.


 

 

La juventud opina

Búsqueda