Zimbabwe

Pese a la elevada inflación, los niños desnutridos de Zimbabwe reciben tratamiento

Imagen del UNICEF: Zimbabwe
© UNICEF Zimbabwe/2008
Appreciate, de dos años de edad, y su madre, Revai Ndoro, en el Hospital Central de Harare, donde los médicos diagnosticaron que el niño sufre el síndrome de desnutrición grave conocido como “kwashiorkor”.

Por Tapuwa Mutseyekwa & Tsitsi Singizi

HARARE, Zimbabwe, 28 de octubre de 2008 –Appreciate, de dos años de edad, descansa en una cama del Hospital Central de Harare. El niño, que pesa algo menos de 10 kilogramos, muestra diversos síntomas de desnutrición grave, como el estómago hinchado, la piel reseca y escamada y los ojos hundidos.

Afortunadamente, su madre, Revai Ndoro, comprendió rápidamente que el niño corría peligro y lo llevó al hospital. En el Hospital Central se le remitió de inmediato al Centro de Alimentación Terapéutica, donde los especialistas diagnosticaron que el niño sufría del síndrome de “kwashiorkor”, que se caracteriza por la presencia de edemas y por cambios en la piel y el cabello de los pacientes.

“No crecía nada”, comentó la madre. “Durante los últimos tres días que pasó en casa no se levantó de la cama. Se quejaba constantemente por el dolor y tenía dificultades para respirar”.

Los Centros de Alimentación Terapéutica

El Hospital Central de Harare es uno de los 70 Centros de Alimentación Terapéutica de Zimbabwe, que reciben respaldo de UNICEF. Unos 15 niños y niñas son internados diariamente en el hospital debido a que sufren de desnutrición grave.

Se calcula que en Zimbabwe hay unos 50.000 niños y niñas con peso gravemente inferior al normal.

Gracias al apoyo de UNICEF, el centro ha podido brindar atención al gran número de pacientes que acuden al mismo, principalmente con síntomas del kwashiorkor o emaciación, también conocida como marasmo.

El tratamiento de la desnutrición grave

En el centro, el tratamiento de la desnutrición comienza con un examen médico y el pesaje del paciente. En los casos de desnutrición grave, el niño recibe una dosis de leche terapéutica F75 cada tres horas.

La leche terapéutica F75 hace posible que los niños desnutridos aumenten unos dos kilogramos en tres o cuatro días. En ese caso, se les da de alta y pueden regresar a sus hogares. A otros niños se les envía de regreso a sus hogares con una cantidad de Plumpy'nut, una pasta de alto contenido energético, suficiente para alimentarse durante dos semanas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Zimbabwe/2008/ Pirrozzi
Melissa Jambo sufre desnutrición grave, pero se está recuperando gracias al tratamiento con Plumpy’nut, una pasta nutricional lista para su consumo.
A fin de garantizar que los niños y niñas tratados se mantengan en buen estado de salud, en el centro también se ofrecen a los padres, madres y guardianes lecciones diarias sobre nutrición, higiene y otras formas de atención de los jóvenes pacientes.

Apoyo al mejoramiento del tratamiento

Desde 2002, UNICEF ha brindado apoyo al empleo de métodos de tratamiento mejorado de la desnutrición en los hospitales de Zimbabwe con el objetivo de reducir la mortalidad en la infancia.

“La desnutrición se puede curar con medidas muy simples y eficaces con respecto a su costo”, afirmó Roeland Monasch, Representante de UNICEF en Zimbabwe. 

“Lamentablemente, muchos niños y niñas mueren debido a que no reciben tratamiento adecuado. Esa pérdida de vidas es realmente inaceptable y en UNICEF hacemos todo lo posible por revertir esa situación”.

En el caso de Appreciate, los tres días que pasó en el Centro de Alimentación Terapéutica representaron para él la diferencia entre la vida y la muerte. Lamentablemente, ni la madre ni el padre del niño tienen trabajo, de manera que para ambos alimentar y mantener al niño en la senda de la recuperación significa un grave desafío.

La época de las vacas flacas

En Zimbabwe ya se vive la fase más intensa de la época de las vacas flacas, y la desnutrición generalizada constituye un peligro inmediato, una posibilidad aterradora para los niños y niñas de un país que ya se encuentra en situación de crisis humanitaria. En el marco de inflación galopante y constante escasez de alimentos básicos que aquejan a Zimbabwe, los casos de desnutrición de niños y niñas de seis meses a 12 años de edad son cada vez más frecuentes.

“Los niños y niñas de Zimbabwe no pueden tolerar que a los inmensos desafíos que confrontan todos días se añada ahora la terrible amenaza de la desnutrición”, señaló el Sr. Monasch. “Se trata de una preocupación muy real y grave para quienes ya tienen problemas para dar de comer a sus familias”.

Esta semana, el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, reiteró la decisión del organismo internacional de brindar ayuda a Zimbabwe durante este delicado proceso de transición y colaborar con los dirigentes regionales y la comunidad internacional en el suministro de socorro inmediato a la población afectada del país.

“Los niños y niñas de Zimbabwe no se merece esto. Merecen ir al escuela, beber agua potable, tener acceso a la atención de la salud de buena calidad y poder ir a dormir sin sentirse hambrientos”, añadió el Sr. Monasch. “Pero sin ayuda humanitaria, el futuro de esos niños y niñas no podrá mejorar”.


 

 

Vídeo (en inglés)


Werner Schultink, Jefe de Nutrición de UNICEF, se refiere a la desnutrición de los niños y niñas de Zimbabwe.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda