Zimbabwe

La Copa Noruega les ofrece a las niñas de Harare la posibilidad de triunfar

Imagen del UNICEF
© UNICEF Zimbabwe/2007/ Maduna
Omega Mpini (segunda de la derecha) y sus compañeras del equipo de fútbol Glenview Queens representarán a Zimbabwe en la Copa Noruega.

Por Tsitsi Singizi

HARARE, Zimbabwe, 26 de julio de 2007 – Exhibiendo la confianza en ella misma propia de los astros mundiales del fútbol, Omega Mpini, de 13 años de edad, resta importancia a las felicitaciones de sus compañeras de equipo y vuelve a su posición en el campo de juego. Cuando Omega vuelve a entrar en acción, todas las miradas se fijan en la niña, que corre, se eleva por los aires, conecta un largo disparo que cruza el área penal y sacude la malla del fondo del arco contrario.

A Omega le llaman “Mboma” en honor a Patrick Mboma, el goleador más prolífico de la historia del seleccionado nacional del Camerún. Omega, por su parte, es la mejor jugadora del equipo de fútbol de niñas local Glenview Queens, que conquistó el derecho a representar a Zimbabwe en la 35ta edición de la Copa Noruega, que se disputa anualmente en Oslo.

“Amo el fútbol”, dice Omega. “Amo todo lo que tenga que ver con ese deporte”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Zimbabwe/2007/ Maduna
Omega, de 13 años, que vive en uno de los suburbios más pobres de Harare, no sólo va a la escuela, realiza diversas tareas domésticas y practica fútbol, sino que también educa a otros niños, niñas y jóvenes acerca del VIH/SIDA.
Deportes, amistad y educación sobre el VIH

La Copa Noruega es un torneo de fútbol en cuya fase eliminatoria participan unos 1.500 equipos juveniles de fútbol de todo el mundo. En la fase final, que dura una semana y se disputa en la capital de Noruega, las chicas de Glenview Queens no sólo competirán por el título y entablarán nuevas amistades sino que aprenderán acerca de la prevención del VIH.

“El día que clasificamos para disputar la Copa Noruega fue glorioso”, agrega Omega. “Habíamos demostrado que jugábamos bien, pero al ganar también probamos que habíamos aprendido sobre aspectos importantes de la vida, como, por ejemplo, el VIH y el SIDA”.

El certamen les brinda una preciosa oportunidad a Omega y el resto de las jugadoras de su equipo, que provienen de un suburbio pobre de Harare. Al igual que varias integrantes de su club, Omega perdió a sus padres debido al SIDA a edad muy temprana.

“Los deportes fortalecen la salud y enseñan lecciones importantes sobre el respeto, la capacidad de liderazgo y la igualdad, independientemente del género o las aptitudes de cada individuo”, afirmó el Dr. Festo Kavishe, Representante de UNICEF en Zimbabwe. “A eso se agrega en este caso el importante aspecto del empleo del deporte para combatir el VIH”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Zimbabwe/2007/ Maduna
Omega, que perdió a sus padres debido al SIDA, saluda a su tía tras un sesión de entrenamiento. En Zimbabwe, muchos huérfanos viven con sus familias ampliadas.
De las penurias al triunfo

El equipo de fútbol de las niñas de Harare forma parte del programa “Kick AIDS Out” de la organización YES, dedicada a la educación de la juventud mediante el deporte, que recibe apoyo de UNICEF. Ese respaldo incluye el suministro de todos los elementos necesarios para que las niñas del club Glenview Queens puedan demostrar su talento futbolístico en los campos de juego de Noruega. Glenview Queens es uno de los más de 20 equipos de regiones pobres del mundo que reciben asistencia del Comité Olímpico de Noruega y de la Confederación del Deporte de ese país para poder viajar a Oslo a disputar el torneo.

“Me siento muy orgullosa de ser embajadora de Zimbabwe”, dice Omega riendo.

En Zimbabwe hay unos 1,7 millones de personas que viven con el VIH y 1,1 millones de niños y niñas que han quedado huérfanos debido al SIDA. Una de las respuestas ante esa trágica realidad fue la decisión del programa YES de que tanto los equipos de Zimbabwe como los de varios otros países tuvieran que demostrar algo más que su habilidad en la cancha. Las chicas de Glenview Queens no sólo se ganaron su pasaje a la Copa Noruega por su fútbol excelente sino por las labores que llevaron a cabo en su comunidad en materia de fomento de educación y prevención del VIH/SIDA.

“Independientemente de su desempeño en el torneo de Noruega, Omega y sus amigas ya han logrado una gran victoria”, afirmó el Dr. Kavishe. “En sus jóvenes corazones y mentes, las penurias de sus vidas de huérfanas han sido reemplazadas por un merecido sentimiento de triunfo”.

Kyria Abrahams colaboró desde Nueva York en la elaboración de este artículo


 

 

Vídeo (en inglés)

25 de julio de 2007:
Sarah Crowe, corresponsal de UNICEF, informa sobre un equipo de fútbol de niñas de Zimbabwe y su jugadora estelar, Omega Mpini, de 13 años de edad, que se quedó huérfana debido al SIDA, como muchos otros niños y niñas de ese país africano.

 VIDEO  alta | baja

Audio (en inglés)

Blue Chevigny, de Radio UNICEF, conversa con Omega Mpini, una niña de 13 años que integra el equipo del fútbol de niñas Glenview Queens, de Zimbabwe, y educa a otros jóvenes acerca del VIH/SIDA. Omega perdió a sus padres debido a esa enfermedad. 
 AUDIO escuchar

Enlaces

UNGEI

Sitio de La Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas
UNGEI banner

Campaña contra el Sida


Este sitio está disponible en inglés
Búsqueda