Zambia

Zambia pone en marcha una campaña de promoción de la lactancia materna exclusiva

Imagen del UNICEF
© UNICEF Zambia/2009/ Nalungwe
Los mellizos Joseph y John Mwenda disfrutan de buena salud tras haber sido tratados con éxito contra la desnutrición en la Clínica Chipata, un establecimiento médico de Zambia que recibe apoyo de UNICEF.

Por Betty Chella Nalungwe

LUSAKA, Zambia, 19 de febrero de 2009 – Durante la ceremonia de inauguración de la nueva campaña de promoción de la alimentación de los lactantes y niñas y niños de corta edad del Gobierno de Zambia, en Ministro de Salud de ese país envió un claro mensaje a todas las madres: que durante los primeros seis meses de vida de sus hijos les amamanten de manera exclusiva.

“La lactancia materna exclusiva significa darles sólo leche materna a los niños durante sus primeros seis meses de vida, y no suministrarle ningún otro líquido ni alimento sólido, ni siquiera agua, a menos que sea por razones médicas”, explicó el Ministro de Salud, Kapembwa Simbao. “Por lo tanto, es muy importante que la lactancia materna exclusiva se convierta en la norma habitual en Zambia, ya que la leche materna protege la salud de los niños y niñas y resulta esencial para la supervivencia de los mismos”.

Una campaña nacional

A fin de mejorar la situación nutricional de todos los niños y niñas de Zambia, la nueva campaña ministerial hace hincapié en la importancia del amamantamiento exclusivo, que debe comenzar durante la primera hora posterior al nacimiento y continuar durante los primeros seis meses de vida. El objetivo de la campaña consiste en aumentar considerablemente la tasa de lactancia materna exclusiva en Zambia.

“La reunión de hoy constituye un importante paso en la lucha de Zambia contra la desnutrición. La inauguración de una campaña de difusión en los medios de comunicación contra la desnutrición, haciendo hincapié en el amamantamiento exclusivo de los niños y niñas menores de seis meses, representa un paso loable por parte del gobierno y sus aliados en lo que concierne a marcar una diferencia para los niños y salvar muchas vidas”, afirmó Elspeth Erickson, Representante Adjunta de UNICEF en Zambia.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Zambia/2009/ Nalungwe
Maggie Mwenda, madre de los mellizos Joseph y John y de dos hijos más, habla durante la ceremonia de inauguración de la campaña de fomento de la lactancia materna exclusiva. Detrás de ella, su marido, Shaderick.

Fundamental para la supervivencia infantil

Durante la ceremonia de inauguración de la campaña, que se llevó a cabo en el complejo de Chaisa en Lusaka, la capital de Zambia, se escucharon los testimonios de varios padres y madres de niños y niñas que recibieron tratamiento contra la desnutrición en la cercana Clínica Chiapata, que recibe apoyo de UNICEF.

 “La protección, el fomento y el apoyo a las prácticas adecuadas de alimentación de los lactantes y los niños y niñas de corta edad son de importancia fundamental con respecto al aumento de las probabilidades de supervivencia y el apoyo al crecimiento, la salud y el desarrollo de los pequeños. Sin ese respaldo, esos niños y niñas tienden a sufrir desnutrición, a enfermarse y a morir”, señaló la Sra. Erickson.

Maggie Mwenda, de 33 años de edad, vive con su marido y sus cuatro hijos en Chaisa. La mujer explicó que durante dos meses llevó a sus bebés gravemente desnutridos a doctores “tradicionales” para qué les dieran tratamiento.

 “Cuando mis hijos mellizos comenzaron a enfermarse, ignoré por completo los síntomas. Al igual que mi marido y otros miembros de mi familia, me convencí de que eran víctimas de brujería”, añadió la Sra. Mwenda. “Loo peor es que no podían jugar y se pasaban el día llorando sin cesar”.

La atención de los niños y niñas desnutridos

Finalmente, la Sra. Mwenda escuchó los consejos de una agente sanitaria comunitaria que le recomendó que llevara a sus bebés a la Clínica Chipata, donde los mellizos fueron tratados con éxito por el personal del Programa comunitario de atención terapéutica para los niños desnutridos. Ese programa, que recibe apoyo de UNICEF, está dirigido en parte a educar a los padres y madres sobre prácticas saludables de alimentación.

“Me siento muy feliz por la educación que recibí por medio de este programa”, explicó la Sra. Mwenda. “Me enorgullece poder decir que ahora cuento con la información y los conocimientos necesarios para alimentar adecuadamente a mis hijos, y que ayudaré a que otras madres también puedan hacerlo”.


 

 

Búsqueda