Panorama: Viet Nam

Las inundaciones del Mekong causan grandes daños en Viet Nam

Imagen del UNICEF
© UNICEF/Viet Nam/2011/Ly Phat Viet Linh
Nhan y sus hijos, Khang y Khai, reman en un bote hacia su casa inundada en la provincia de An Giang.

Por Tran Phuong Anh

AN GIANG, Viet Nam, 26 de octubre de 2011. Una incesante serie de tormentas tropicales y tifones ha incrementado el caudal del río Mekong a un nivel sin precedentes, provocando grandes inundaciones que han cubierto de agua gran parte del sur y centro de Viet Nam.

El desastre dañó más de cien mil viviendas, afectando a 700.000 personas y causando la muerte de 49 personas, 43 de ellos niños y niñas.

El golpe más duro

Una de las zonas más afectadas es la provincia meridional de An Giang, donde cerca de 19.000 casas han quedado inundadas. Unos 54 colegios se encuentran sumergidos en las aguas, interrumpiendo la educación de más de 1.300 estudiantes.

“Esta es nuestra casa”, dijo una mujer, señalando una casa con un techo de palma medio sumergida en el agua. Sus hijos, Hoang Vy Khai y Hoang Vy Khang, de 11 y 13 años respectivamente, escuchan mientras su madre habla del incierto futuro que tiene la familia por delante. “No parece que las aguas se vayan a retirar hasta dentro de un par de semanas”, continuó. “No logramos salvar más que una cuantas pertenencias. Ahora dependemos de la ayuda que recibamos del Gobierno y otras organizaciones”.

Y los desastres de este tipo parecen estar empeorando.

“Aunque la gente aquí está habituada a que se produzcan inundaciones estacionales y la preparación para desastres forma parte de su vida cotidiana, el clima se ha vuelto cada vez más impredecible y hemos visto un aumento en el número de ciclones”, dijo Ho Viet Hiep, vicepresidente del Comité popular provincial de An Giang.

Un número alarmante de muertes infantiles

Las inundaciones del Mekong han causado un alarmante número de muertes de niños y niñas, la mayoría de ellos por ahogamiento.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/Viet Nam/2011/Ly Phat Viet Linh
Una zona anegada en la provincia de An Giang. Los niños necesitan urgentemente agua potable y suministros de higiene para evitar la propagación de enfermedades.

“En situaciones de emergencia los niños, especialmente los niños pequeños, son los más vulnerables”, dijo Nguyen Van Nghia, un experto en protección infantil de la Secretaría provincial de Trabajo, Inválidos y Asuntos Sociales. “Muchos viven en casas rodeadas de agua, y si sus padres se descuidan apenas un segundo, pueden caerse rápidamente al agua. Las corrientes son tan fuertes que pueden arrastrar a un niño hasta un kilómetro en cuestión de minutos”.

UNICEF hace un llamado a la acción para mejorar la seguridad de los niños y proporciona suministros, tales como bolsas flotantes, chalecos salvavidas, botes y boyas para impedir que los niños se ahoguen.

“Es muy importante comunicar a los padres sobre los niños que se ahogan para que sean conscientes de los riesgos que afrontan sus hijos”, dijo Jean Dupraz, Representante Adjunta de UNICEF en Viet Nam.

Necesidades urgentes

Los niños se enfrentan a otros riesgos también, incluida la propagación de enfermedades debido al agua estancada y el saneamiento deficiente. Sus perspectivas a largo plazo también correrán peligro si no vuelven rápidamente a la escuela.

“Si bien es preciso mantener al mínimo la interrupción de la educación de los niños, éstos también deben estar sanos durante y después de las inundaciones, y hay que prestar especial atención a las enfermedades transmitidas por el agua y las malas condiciones de saneamiento”, dijo Dupraz.

UNICEF responde a estas necesidades con agua limpia y artículos de higiene suficientes para atender a 72.000 personas durante 15 días, incluidas las pastillas potabilizadoras, pastillas de jabón, bidones de agua y filtros de agua. UNICEF también está distribuyendo en las zonas anegadas materiales escolares como libros y cuadernos.

Sin embargo, requiere con urgencia ayuda adicional ya que se prevén más inundaciones para las próximas semanas.


 


 

 

Búsqueda