Panorama: Viet Nam

Patricia Lanza, benefactora de UNICEF, patrocina una nueva guardería en Viet Nam

Imagen del UNICEF
© UNICEF/Viet Nam/2010/Bisin
El Representante de UNICEF en Viet Nam, Jesper Morch, junto a algunos de los 200 niños y niñas discapacitados que disfrutarán de los beneficios que les brindará una nueva guardería en Da Nang.

Por Sandra Bisin

DA NANG, Viet Nam, 9 de abril de 2010 – Más de 150 niños y niñas con discapacidad, así como sus familiares y representantes de UNICEF y sus aliados, asistieron en la comuna de Hoa Nhon, en la región central de Viet Nam, a la inauguración de las obras de construcción de una nueva guardería para niños discapacitados.

En la guardería se prestará servicio a por lo menos 200 niños y niñas, entre ellos los que sufren los efectos de la dioxina, popularmente conocida como “agente naranja”. El personal del centro brindará a los niños servicios de rehabilitación, educación no estructurada, actividades recreativas e instrucción sobre diversas actividades y oficios como la costura, el bordado, la mecánica automotriz y la joyería.

 “Agradecemos a la Oficina de UNICEF en Viet Nam, al Fondo de los Estados Unidos pro UNICEF y a la fundación de Patricia Lanza por sus generosas contribuciones, que harán posible la construcción de una tercera guardería en la provincia”, afirmó Nguyen Thi Hien, Presidente de la Asociación de víctimas del agente naranja/dioxina de Da Nang.

El rescate de los niños marginados

La filántropa Patricia Lanza, que colabora desde hace tiempo con el Fondo de los Estados Unidos pro UNICEF, aportó casi 200.000 dólares para la construcción del centro. En otras dos guarderías construidas en 2006 y 2007, respectivamente, se prestan servicios de atención y cuidado, rehabilitación física e intelectual y preparación laboral a un centenar de niños y niñas con discapacidad.

 “Hoy tenemos la oportunidad de recordarle al mundo que esta ceremonia inaugural representa la cristalización de los sueños de dos mujeres que han aunado esfuerzos para garantizar que se respete la dignidad de estos niños y que se les ayude a ser más autosuficientes y a participar activamente en la sociedad”, afirmó durante la ceremonia Jesper Morch, Representante de UNICEF en Viet Nam.

 “La Sra. Hien gestó la visión de prestar servicios esenciales a los niños y niñas vulnerables de las zonas rurales. Y la Sra. Patricia Lanza, conmovida profundamente tras haber conocido a estos niños y a sus familias durante una visita a Viet Nam, y de comprender la magnitud de los obstáculos que afrontan, decidió brindar su apoyo al proyecto de la Sra. Hien”, añadió el Representante de UNICEF.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/Viet Nam/2010/Bisin
El Representante de UNICEF en Viet Nam, Jesper Morch, ayuda a colocar la primera piedra de una guardería para niños y niñas con discapacidad en Da Nang. La institución cuenta con el respaldo de Patricia Lanza, destacada donante de UNICEF.

Los niños discapacitados figuran entre los sectores más marginados y excluidos de la población mundial. Con frecuencia, su nivel de acceso a los servicios básicos de atención de la salud, a la educación y a otras oportunidades es mucho más limitado que el de sus compañeros que no sufren discapacidad. Esa discriminación no sólo atenta contra la salud y la educación de esos niños sino que afecta su autoestima y reduce sus posibilidades de relacionarse con los demás. Además, aumenta las probabilidades de que sean objeto de violencia, abuso y explotación.

Según un informe elaborado en 2007 por el Ministerio de Trabajo, Invalidez y Asuntos Sociales de Viet Nam, el 6,3% de los pobladores del país sufre alguna forma de discapacidad. Entre ellos, 1,2 millones de niños y niñas menores de 16 años.

Esperanzas para los niños vulnerables

 “Me alegra mucho ver que están construyendo otra guardería, porque eso significa que tendré más amigos”, comentó, sonriente, Le Thi Ha, de 16 años de edad, que desde hace tres años recibe servicios en las dos guarderías existentes en Da Nang.

La construcción de la nueva guardería forma parte de un conjunto integral de actividades destinadas a mejorar las vidas de los niños y niñas vietnamitas con discapacidad. UNICEF apoya esas actividades, entre las cuales figuran: 

  • La concienciación de las principales partes interesadas acerca de los derechos y necesidades de los niños con discapacidad.
  • El aumento de la capacidad de satisfacer las necesidades específicas de esos niños y niñas de los aliados nacionales y locales.
  • La elaboración de políticas, directrices y manuales sobre modelos sustitutivos de cuidado y atención de los niños con discapacidad.
  • El diagnóstico precoz de la discapacidad con el objetivo de facilitar la ejecución de las políticas, estrategias y normas jurídicas pertinentes

“Queremos aprovechar los éxitos logrados hasta ahora, continuar colaborando con las autoridades nacionales y provinciales y aprovechar el poder y la capacidad de convocatoria de UNICEF para establecer vínculos entre diversos aliados con el objetivo de prestar servicios esenciales a los niños discapacitados de todo el país”, concluyó Morch.


 

 

Búsqueda