Venezuela (República Bolivariana de)

Cientos de miles de niños damnificados por las graves inundaciones

Imagen del UNICEF
© UNICEF Venezuela/2005/Martinez
Once de los veintitrés estados que conforman Venezuela se han visto afectados por las inundaciones

Caracas, Venezuela, 18 de febrero de 2005– Decenas de miles de personas han perdido sus hogares debido a las inundaciones causadas por las lluvias constantes e intensas. Casi la mitad del país sufre la devastación del desastre natural, y centenares de miles de niños y niñas corren peligro de contraer enfermedades, además de necesitar con carácter urgente alimentos, albergue y agua potable.

“Se trata de una tragedia terrible y totalmente inesperada. Aunque se supone que estamos en la estación seca, hace varios días comenzó a llover intensamente, lo que ha causado graves inundaciones”, informó la Representante del UNICEF en Venezuela, Anna Lucia D’Emilio.

El número de damnificados aumenta constantemente. Hasta ahora, las personas directamente afectadas llegan a 175.000, de las cuales 121.000 son niños. Más de 22.000 personas han quedado sin hogar, por lo menos 61 han perdido la vida y hay varios centenares de desaparecidos. En unas 150 escuelas se da albergue provisional a los desplazados, y otros 180 establecimientos de enseñanza han sufrido daños graves.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Venezuela/2005/Ochoa
Suministros del UNICEF están listos para ser despachados a centros de ayuda.

El Gobierno de Venezuela ha declarado el estado de emergencia en varias regiones. Once de los 23 estados de Venezuela han sido gravemente afectados. En algunos de ellos, los desbordes de los ríos han destruido muchos puentes, rutas y caminos.

“El UNICEF ha asignado de inmediato 100.000 dólares estadounidenses para esta situación de emergencia. Hemos suministrado a los niños y sus familias elementos básicos como tabletas de purificación del agua, colchonetas, sales de rehidratación oral y botiquines con artículos de higiene personal”, explicó la Sra. D’Emilio.

La principal amenaza sanitaria que confrontan los niños afectados es la posibilidad de contagio de la gripe, la neumonía, la diarrea y las infecciones cutáneas. El UNICEF también siente preocupación ante la posible propagación de otras enfermedades, como el paludismo. Los niños y las familias damnificadas también necesitan desesperadamente agua potable, ya que las instalaciones de suministro de ese elemento han sufrido graves daños, especialmente en los estados de Mérida y Vargas.

El UNICEF colabora con sus aliados locales para brindar orientación psicológica a los niños y para garantizar que los menores que viven en los centros de socorro reciban protección y no se separen de sus familias.


 

 

Audio (en inglés)

18 febrero 2005: la representante del UNICEF en Venezuela, Anna Lucia D'Emilio, habla sobre las formas en que se han vistos afectados los niños y sus familias a causa de las inundaciones 
Búsqueda