Uzbekistán

Uzbekistán combate la carencia de hierro

Imagen del UNICEF
© UNICEF Uzbekistan/2005/ Haydarov
En el mercado de una carretera rural cerca de Kokand, en el valle de Ferghana, una comerciante tradicional de pan lee un folleto sobre los beneficios de la harina enriquecida.

Como parte del lanzamiento del "Progreso para la Infancia número 4: Un balance sobre nutrición", UNICEF está presentando una serie de historias centradas en iniciativas que han dado resultados y que pueden contribuir a contrarrestar las numerosas amenazas al estado nutricional de niños y niñas.

TASHKENT, Uzbekistán, junio, 2006 - Con el fin de reducir las graves carencias nutricionales que padecen las mujeres y los niños, el Gobierno de Uzbekistán, ayudado por aportaciones de la industria y apoyo internacional, está aplicando desde 2005 un programa nacional de enriquecimiento de la harina, financiado con una ayuda de 2,8 millones de dólares a invertir a lo largo de tres años.

Estudios realizados en Uzbekistán calculan que casi el 44 % de los niños y niñas menores de dos años son anémicos, lo que aumenta las posibilidades de que enfermen, o de que su asistencia y rendimiento escolares sean deficientes. Entre las mujeres en edad de procrear se da también una alta incidencia de anemia.

"La anemia por carencia de hierro es una de las principales causas de muerte al nacer", dijo Shahnaz Kianian-Firouzgar, Director Regional Adjunto de UNICEF durante una visita al país. "Al mismo tiempo que debilita la salud de los niños y las mujeres, afecta el desarrollo del cerebro, la productividad de los adultos y el desarrollo mental de los niños. Al luchar contra esta carencia, podemos ayudarles a alcanzar su pleno potencial para el desarrollo y para la sociedad".

Enriquecimiento de la harina

Cuando las carencias alimentarias están extendidas, uno de los métodos más eficaces y rentables para mejorar la salud consiste en el enriquecimiento de los productos alimentarios. En el caso de la harina, esto significa añadirle hierro, ácido fólico (uno de los escasos nutrientes que se sabe previene defectos de nacimiento del tubo neural, como la espina bifida) y otras vitaminas necesarias.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Uzbekistan/2005/ Haydarov
En julio de 2005, miembros del Paramento Infantil de Uzbekistán visitaron a los comerciantes del mercado de Sergili en Tashkent para señalar la importancia del uso de la harina enriquecida.

Un acto celebrado en el molino de Galla-Alteg en julio de 2005 dio a conocer el proyecto, al tiempo que destacaba la importancia de una buena nutrición. El acto estuvo precedido de una campaña de una semana para concienciar a las panaderías y al público general.

Miembros del Parlamento Infantil de Uzbekistán apoyaron el programa, visitando comercios donde se vendía pan, informando a los tenderos sobre las ventajas de la harina enriquecida, distribuyendo folletos, carteles y adhesivos, hablando con miembros del público y escribiendo artículos para la prensa.

‘Espíritu de colaboración’

El programa de enriquecimiento de la harina lo lleva a cabo el Ministerio de Salud de Uzbekistán, con el apoyo de Alianza Mundial para mejorar la nutrición, el Banco Mundial y UNICEF. Entre los proyectos está aumentar de 14 a 48 el número de antiguos molinos estatales equipados para enriquecer harina, y ampliar el proceso a molinos de propiedad privada. El programa aspira a llegar en su tercer año a un 30% de la población total, cerca de 8 millones de personas que están expuestas a la anemia por carencia de hierro. Esto es rentable, pues exige sólo 120 sums (unos diez centavos) por persona al año.

Martin Raiser, Director de la oficina del Banco Mundial en Uzbekistán, dijo que el proyecto forma parte importante de una iniciativa sanitaria nacional que cuenta con un presupuesto de 40 millones de dólares. Raiser destacó la importancia de la participación de los cuatro productores de harina de Uzbekistán, y elogió el "espíritu de colaboración" de las partes interesadas.

Uzbekistán fue el cuarto país que se benefició del programa para el enriquecimiento de harina a gran escala gestionado por la Alianza Mundial para mejorar la Nutrición, una asociación pública y privada que se propone contribuir en 2007 a mejorar el estado nutricional de al menos 600 millones de personas en hasta 40 países en desarrollo, sobre todo por medio del enriquecimiento de los alimentos locales más comunes y consumidos.


 

 

Búsqueda