Uzbekistán

2,8 millones para el enriquecimiento de la harina ayudarán en la lucha contra la carencia de hierro

Imagen del UNICEF
© UNICEF Uzbekistan/2005/Burnett
Integrantes del personal de UNICEF y el Banco Mundial distribuyen pan enriquecido durante una actividad de difusión de un proyecto de enriquecimiento de la harina en Uzbekistán.

Por Anthony Burnett y Rachel Bonham Carter

TASHKENT, Uzbekistán, 11 de agosto de 2005 – Con apoyo internacional, el gobierno de Uzbekistán ha puesto en marcha un proyecto de enriquecimiento de la harina a un costo de unos 2,8 millones de dólares estadounidenses. El objetivo del proyecto consiste en reducir en los próximos tres años las graves carencias nutricionales que afectan a los niños y niñas y a las mujeres.

Según la Oficina de UNICEF en Uzbekistán, diversos estudios indican que más de un 60% de los niños y niñas menores de tres años y de las mujeres en edad de procrear sufren carencia de hierro.

“La anemia por carencia de hierro es una de las principales causas de mortalidad de los niños al nacer", afirmó el Director Regional Adjunto de UNICEF, Shahnaz Kianian-Firouzgar, durante una visita al país. Además de tener efectos debilitantes en la salud de los niños, las niñas y las mujeres, la anemia por carencia de hierro afecta de manera negativa el desarrollo cerebral, la capacidad productiva de los adultos y el desarrollo mental de los niños y niñas.

“Si combatimos esa deficiencia en los niños podemos ayudar a que se desarrollen al máximo de sus posibilidades y a que contribuyan plenamente con la sociedad”, agregó el funcionario de UNICEF.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Uzbekistan/2005/Burnett
Miembros del Parlamento de los Niños de Uzbekistán informan a los comerciantes acerca de la importancia del pan enriquecido.

En las situaciones de carencia nutricional generalizada, uno de los métodos más eficaces y de más bajo costo para mejorar la salud de la población consiste en enriquecer los productos alimenticios. En el caso de los productos derivados de la harina, eso significa añadirles hierro; ácido fólico, que es uno de los pocos nutrimentos que pueden prevenir los defectos congénitos del tubo neural, como la espina bifida, y otras vitaminas imprescindibles.

El Parlamento de los Niños crea conciencia

Uzbekistán es uno de los primeros países que reciben los beneficios de un programa de enriquecimiento de la harina ejecutado por la Alianza Mundial para mejorar la nutrición, que reúne a organizaciones públicas y privadas con el objetivo de mejorar la situación nutricional de por lo menos 600 millones de personas en 40 países en desarrollo, principalmente mediante el enriquecimiento de los alimentos locales de consumo habitual.

El proyecto en Uzbekistán cuenta con el apoyo de la Alianza Mundial para mejorar la nutrición, el Banco Mundial, el Ministerio de Salud de Uzbekistán y UNICEF. Su objetivo consiste en suministrar equipos para la elaboración de harina enriquecida a 48 molinos harineros propiedad de Uzdonmahsulot, la ex empresa panadera y cerealista estatal, así como a otros molinos harineros privados. Mediante el enriquecimiento de la harina se mejora el régimen alimentario de hasta un 90% del sector de la población más amenazado por las carencias nutricionales.

El 29 de julio de 2005 se llevó a cabo en el molino de Galla-Alteg, en Tashkent, una actividad pública mediante la cual se publicitó el proyecto y se hizo hincapié en la necesidad de combatir las carencias nutricionales. En la semana previa al acto se llevó a cabo una intensa campaña de concienciación sobre el tema, que estuvo dirigida a los panaderos y a la población en general.
La campaña contó con el apoyo de los integrantes del Parlamento de los Niños de Uzbekistán, quienes visitaron las panaderías; explicaron a los panaderos la importancia de la harina enriquecida; distribuyeron panfletos, carteles y calcomanías; informaron a la población y publicaron artículos alusivos en los medios de prensa.

En el acto público, el Gerente de la oficina del Banco Mundial en Uzbekistán, Martin Raiser, afirmó que el proyecto constituye un componente de importancia de una iniciativa nacional de salud pública, cuyo presupuesto es de unos 40 millones de dólares. El funcionario hizo hincapié en la importancia que reviste la participación de todos los productores de harina de Uzbekistán y elogió el "espíritu de colaboración" demostrado por todas las partes interesadas.


 

 

Vídeo (en inglés)

10 de agosto de 2005:
Rachel Bonham Carter, corresponsal de UNICEF Nueva York, informa sobre un proyecto de elaboración de harina enriquecida en Uzbekistán.

Ancho de banda
baja | alta bandwidth
(Real player)

Búsqueda