Panorama: Trinidad y Tabago

UNICEF presta asistencia al personal educativo para "Echar el SIDA a patadas" fuera de Speyside, en Trinidad y Tabago

Imagen del UNICEF
© UNICEF Trinidad and Tobago/2009
Con Speyside, al norte de Tabago, como pintoresco paisaje de fondo, Kalifa Martin y su colega Kerlan dirigen un seminario de "Echar el SIDA a patadas" que cuenta con el apoyo de UNICEF.

SPEYSIDE, Trinidad y Tabago, 22 de abril de 2009 - El programa "Echar el SIDA a patadas", que cuenta con el apoyo de UNICEF, comenzó recientemente en Speyside, al norte de Tabago, a cargo de la Alianza de Trinidad y Tabago en pro del deporte y la educación física . El nuevo programa utiliza los juegos y el deporte para enseñar a los jóvenes y adolescentes acerca del VIH y el SIDA.

La pequeña comunidad Speyside es más conocida como destino para pescadores y buceadores. En 2007, UNICEF y la Alianza, así como la Cruz Roja de Trinidad y Tabago, unieron sus esfuerzos para llevar a cabo una Evaluación de Comunidad Vulnerable. Sobre la base de tal evaluación, Speyside fue elegida la primera comunidad donde comenzar el programa "Echar el SIDA a patadas".

La preparación de los adolescentes

Poco después de la evaluación, UNICEF y la Alianza dieron inicio a unos seminarios con el fin de preparar a los adolescentes para ser monitores del programa. Kalifa Martin, de 15 años de edad, fue una de los jóvenes participantes de los seminarios.

"Me enteré de que había un taller sobre el VIH en el centro de la comunidad y decidí asistir y aprender más sobre el virus, porque sabía que era importante tener la información adecuada", comenta Kalifa. "Lo que no me esperaba es que aprendería por medio de juegos y actividades lúdicas. Esto me gustó e invité a mis hermanas a que asistieran, ahora todas participamos en el programa".

Al crecer en Speyside, Kalifa vio en primera persona la manera en que el VIH y el SIDA pueden afectar a una comunidad pequeña.

"Cuando a una persona le sucede algo, esto afecta a toda la comunidad", agregó. "Quería que más personas se hicieran la prueba y empezaran a tomar decisiones con conocimiento. Me gustaría que Speyside fuera un ejemplo para otras comundades".

'Quiero ayudar a otras personas'

Desde su preparación, Kalifa ha sido monitora de numerosos seminarios del programa, donde los juegos educativos que sintonizan con los jóvenes sustituyen las conferencias. Uno de estos juegos es parecido al balón prisionero/quemado, salvo que en la versión del programa, cuando la pelota golpea a un jugador, éste queda simbólicamente infectado con el VIH. El mensaje que se transmite es que cualquier persona es vulnerable a la infección del VIH. 

"Mediante proyectos como 'Echar el SIDA a patadas', UNICEF espera capacitar a los jóvenes como Kalifa para transformar de manera activa sus comunidades en lugares donde las personas jóvenes toman decisiones con conocimiento", explica, Marlon Thompson, Encargado de VIH de UNICEF en Trinidad y Tabago.

Actualmente hay en el programa 20 educadores como Kalifa. Ella sabe que la iniciativa está dando resultados positivos pues ha visto cómo sus compañeros y compañeras de Speyside han adquirido más conocimientos sobre el VIH y el SIDA, y cómo han compartido oportunamente su conocimiento con sus familiares y amigos.

El programa también ha cambiado a Kalifa, que ahora sueña con ser médico. "Quiero ayudar a las personas enfermas de SIDA y hasta encontrar una cura para la enfermedad", dice sonriente.


 

 

Búsqueda