Tanzanía, República Unida de

Un adolescente congoleño refugiado en un campamento en Tanzania es galardonado con un premio por su programa radiofónico juvenil

Imagen del UNICEF
© UNICEF Tanzania/2009/Mwita
A su regreso a Tanzania, Baruani Ndume, un refugiado congoleño de 16 años de edad, exhibe con orgullo su Premio infantil de la paz.

Por Jacqueline Namfua

KASULU, Tanzania, 6 de enero de 2010 – Un refugiado congoleño de 16 años de edad obtuvo el Premio infantil internacional de la paz, otorgado anualmente, por producir un programa para niños transmitido por Radio Kwizera en un campamento de refugiados en Tanzania.

AUDIO: escuche

Baruani Ndume recibió el premio de manos del keniano Wangari Maathai, a su vez ganador del Premio Nóbel de la Paz, durante una ceremonia que se celebró recientemente en La Haya, capital de los Países Bajos. El premio, que otorga la fundación holandesa KidsRights, consiste en la entrega de 144.000 dólares estadounidenses que se asignan a proyectos relacionados con las labores del ganador.

 “Me siento muy feliz por haber ganado este premio y de que se dé reconocimiento a mis esfuerzos y a mi trabajo en programas de radio para niños”, expresó Baruani. “Continuaré trabajando para que todos conozcan, aprendan y comprendan los derechos de los niños y niñas”.

"Las circunstancias más difíciles "

Es la primera vez que el premio se otorga a un niño refugiado. Los jurados del certamen consideraron que Baruani había defendido y promovido los derechos de la infancia de manera extraordinaria y “en las circunstancias más difíciles” con su programa “Niño por niño” que transmite Radio Kwizera, una emisora orientada a los refugiados que funciona en Tanzania.

Baruani perdió a sus progenitores cuando la familia huía de la violencia en la República Democrática del Congo, y vive desde los 7 años en un campamento de refugiados en Tanzania.

Estudiantes voluntarios

El programa semanal, que comenzó a transmitirse en marzo de 2008 con el propósito de promover los derechos de los niños y alentar la participación de éstos durante el proceso, recibe apoyo de UNICEF, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y otros organismos y organizaciones.

El personal de “Niño por niño” está formado por 22 niños y niñas voluntarios que provienen del campamento de refugiados Nyarugusu, ubicado en la localidad de Kasulu, en la región noroccidental de Tanzania, y que cursan estudios escolares.

Todos los domingos por la tarde, dos jóvenes animan el programa, al que invitan a sus compañeros para que participeny conversen acerca de los temas que les preocupan, como la falta de camas en los hospitales, las deficiencias de las establecimientos de atención de la salud y el alto costo de las matrículas escolares.

Marcar la diferencia

El programa “Niño por niño” ha servido también para que algunos niños que habían quedado separados de sus familias al huir de los conflictos armados volvieran a reunirse con sus parientes. Asimismo, el programa ha logrado aumentar la matriculación escolar en los campamentos y crear conciencia y generar respuestas ante diversos problemas, como la trata de menores, el VIH y otras cuestiones sociales.

Heimo Laakkonen, Representante de UNICEF en Tanzania, manifestó que Radio Kwizera genera importantes cambios sociales y de comportamientos en los campamentos y las comunidades de acogida.

 “Radio Kwizera desempeña una función importante con respecto a la promoción de los derechos de los niños y la concienciación. Lo que resulta aún más importante, también fomenta la participación de los niños y niñas”, dijo el Representante de UNICEF. “Esto tiene efectos positivos notables para los niños. Su participación en el programa ha logrado aumentar sus aptitudes y capacidad y ha incrementado inmensamente la confianza de los niños en ellos mismos”.

Baruani dice que le gustaría que “Niño por niño” creciera y llegara a otras regiones de Tanzania, de manera que más niños, padres y madres, y maestros pudieran aprender acerca de los derechos de la infancia.

El joven premiado también señala que cuando termine sus estudios escolares quiere permanecer en el mundo de la radiofonía y la televisión. “Sueño con producir y animar un programa de televisión que muestre la manera en que las comunidades pueden unirse para promover los derechos de los niños”, termina diciendo Baruani.


 

 

Audio (en inglés)

Baruani Ndume, un refugiado congoleño de 16 años de edad, se refiere al Premio infantil internacional de la paz que ganó por su trabajo radiofónico.
AUDIO escuche

Búsqueda