América Latina y el Caribe

Varios países del Caribe y México castigados por las tormentas

Imagen del UNICEF
© Reuters
El huracán Wilma azotó el fin de semana pasado a México y Cuba, donde provocó graves daños.

Por Kun Li

NUEVA YORK, 24 de octubre de 2005 – El huracán Wilma y la tormenta tropical Alfa castigaron este fin de semana a México, Cuba y Haití, países en los que causaron graves daños y perjuicios. Los efectos de ambas tormentas se sumaron a la destrucción que ya había infligido en la región el huracán Stan, que a principios de este mes obligó a casi medio millón de personas en América Central y México a abandonar sus hogares.

En Haití, se informó sobre la muerte de 27 habitantes del pueblo de Saint Marc como resultado de la tormenta tropical Alfa. Entretanto, la ciudad de Leogane, al oeste de la capital, Puerto Príncipe, está inundada como consecuencia de la crecida de un río cercano. Y en Puerto Príncipe perdieron la vida otras tres personas.

En  México, muchos hoteles de la Península de Yucatán sufrieron graves daños debido al huracán Wilma. En la ciudad de Cancún, muchos caminos estaban bloqueados por árboles derribados, cables eléctricos caídos y otros escombros. “En México, el huracán afectó principalmente las zonas turísticas”, afirmó Nils Kastberg, Director Regional del UNICEF para las Américas y el Caribe.

En La Habana, Cuba, varios equipos de hombres ranas rescataron en la mañana del lunes a unas 250 personas de sus hogares inundados, según informó la agencia Associated Press. Es probable que las sistemáticas operaciones de evacuación que se realizaron con suficiente antelación hayan salvado muchas vidas. Durante esas operaciones fueron evacuadas más de 625.000 personas, a las que se alojó en refugios provisionales, especialmente en la parte occidental de la isla.

Imagen del UNICEF
© Reuters
En México, una madre y su hijo buscan refugio en un albergue temporal tras el paso del huracán Wilma.

Un año de desastres

“A partir del huracán Stan hemos estado adquiriendo y acopiando suministros con el fin de estar preparados para brindar más apoyo en caso necesario”, explicó el Sr. Kastberg. “Hasta la fecha, en países como Cuba y México Wilma no ha afectado directamente a la niñez.Pero nos estamos preparando para las consecuencias de Alfa en Haití y la República Dominicana, y para lo que pueda suceder después”.

El Sr. Kastberg agregó que los efectos de los desastres de este año en los niños y niñas de la región han sido de una gravedad hasta ahora desconocida. “Hay medio millón de personas damnificadas por el huracán Stan, y casi una tercera parte de ellas son niños. En Granada, sólo tres escuelas quedaron en pie tras el paso de las tormentas. Y en Guyana, unas 100 escuelas dejaron de funcionar debido a las inundaciones”, agregó.

UNICEF trata de obtener casi 9 millones de dólares estadounidenses para poder financiar las labores humanitarias, y ya ha asignado a las tareas de respuesta a la crisis cientos de miles de dólares provenientes de sus programas ordinarios de desarrollo en los países afectados.

“Estamos complacidos con la rápida respuesta de los donantes. Tras el huracán Stan, hemos obtenido la mitad de los recursos que necesitamos, lo que nos permite seguir distribuyendo suministros de emergencia y salvar las vidas de los niños y niñas”, añadió el Sr. Kastberg.


 

 

Vídeo (en inglés)

24 de octubre de 2005:
El Director Regional de UNICEF para las Américas y el Caribe, Nils Kastberg, afirma que la organización lleva acabo esfuerzos extraordinarios para ayudar a los países afectados por el huracán Wilma.

Anchura de banda
baja
| alta
(Real player)

Búsqueda