Panorama: República Árabe Siria

Los equipos móviles de salud tratan a los niños sirios y a las familias en los lugares donde están refugiados

Imagen del UNICEF
© UNICEF Syrian Arab Republic/2013/Morooka
Los equipos móviles de salud apoyados por UNICEF examinan a unos niños en Homs, República Árabe Siria, y les administran medicamentos gratuitos.

Por Iman Morooka

La Dra. Fedaa Shofan escucha atentamente a cada madre que ve. Ella misma tuvo que huir de su casa y de su clínica privada cuando ambos edificios sufrieron desperfectos debido a los combates. Está refugiada con su familia y otros parientes en un apartamento atestado de gente.

“Todos estamos afectados psicológicamente”, dice. “Pero la comunidad apoya nuestra labor. Esto hace que sea mucho más fácil para nosotros hacer nuestro trabajo.

“No me puedo quejar”, añade.

HOMS, República Árabe Siria, 26 de abril de 2013 – Seis mañanas a la semana, la Dra. Fedaa Shofan atiende a los niños y mujeres que procuran asistencia médica en una clínica a cargo de una de las ONG locales de la ciudad de Homs.

La clínica está en el límite de un barrio que ha sufrido numerosos daños, frente a una escuela con grandes agujeros en la fachada y un edificio con su esqueleto de hierro al descubierto. Las ventanas de la parte delantera del edificio de la clínica siguen rotas, aunque se han hecho otras reparaciones.

Con la ayuda de una partera, la Dra. Shofan examina de 30 a 40 niños y mujeres cada día. Los pacientes son en su mayoría familias desplazadas del barrio.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Syrian Arab Republic/2013/Morooka
Los equipos de salud viajan de refugio en refugio en Homs para proporcionar asistencia médica a los niños desplazados. Aquí, un oficial de salud de UNICEF examina los medicamentos recetados por un equipo de salud.

Los equipos móviles de salud acuden donde se encuentran los niños

Más tarde, durante la mañana, la Dra. Shofan realiza sus visitas habituales a los refugios para familias desplazadas. Forma parte de uno de los tres equipos móviles de salud de Homs que van de refugio en refugio a prestar servicios médicos allí donde se encuentran los niños.

“No es sólo una cuestión de comodidad para las familias”, dice el jefe de una de las ONG que coordinan los equipos. “También es una cuestión de dignidad. Cuando les visitas, las familias sienten que nos ocupamos de ellas. Que no les olvidamos”.
En toda la República Árabe Siria, UNICEF brinda apoyo a 50 de esos equipos, que hasta ahora han prestado asistencia médica a más de 44.400 niños.

“La escasez de medicinas es un reto”, dice la Dra. Shofan. Algunos de los medicamentos proporcionados durante las visitas se compran con el apoyo financiero de UNICEF. Sin embargo, los equipos recurren principalmente a las medicinas proporcionadas por los miembros de la comunidad. “Tenemos escasez de antibióticos y de artículos especializados como inhaladores para asmáticos. Pero todo el mundo es amable a pesar de las dificultades, y está dispuesto a facilitar nuestro trabajo. Incluso los niños están ayudando”.

Las rondas de la Dra. Shofan

Un grupo de niños y mujeres se han reunido en el pasillo de un refugio y esperan en una pequeña habitación. Cada vez que un equipo visita un refugio, por lo general una o dos veces a la semana, examina a cerca de 50 pacientes.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Syrian Arab Republic/2013/Morooka
En una clínica médica en Homs, un niño recibe suplementos alimenticios listos para usar y galletas de alto contenido energético para prevenir la desnutrición.

Una mujer ha llevado a su sobrina de 11 meses para que la examinen. “No tenemos ningún ingreso”, dice ella. “No podemos permitirnos ir a médicos privados o comprar medicinas”. La niña ha tenido síntomas de gripe. “Su madre no se encuentra bien desde que desapareció su marido”, añade la mujer. “Nadie sabe si está vivo o muerto, por lo que ni siquiera pueden recibir la asistencia financiera que las asociaciones de beneficencia ofrecen a los niños huérfanos. Por eso me estoy ocupando de los hijos de mi hermana”.

Otra mujer llega con su hija de 1 año. La familia se ha desplazado en varias ocasiones desde que tuvieron que huir por primera vez hace un año. “Ha estado vomitando y tiene diarrea”, le dice la madre a la Dra. Shofan. Ésta pregunta si ha tenido fiebre. Luego le examina el pecho y el estómago. “Padece de una infección estomacal, así que tiene que darle el medicamento para la diarrea. Puede alimentarla con papas y arroz hervidos, y darle mucho líquido”, aconseja la Dra. Shofan a la madre.

En los lugares abarrotados como los refugios colectivos, la enfermedad se propaga rápidamente entre los niños. Una de las enfermedades más comunes entre los niños desplazados son las infecciones respiratorias, así como sarna y piojos en la cabeza. “La higiene es un gran problema, así como la falta de agua, que causa todos estos problemas”, explica la Dra. Shofan.

Debido a que las necesidades superan ampliamente la financiación, UNICEF necesita urgentemente donaciones adicionales para ampliar esta actividad y llegar a más niños y niñas con la ayuda necesaria, incluidas las medicinas.


 

 

Fotografía UNICEF: Refugiados en el Líbano

Búsqueda