Sudán

Superpoblación escolar en el Sudán Meridional debido al regreso de muchos alumnos desplazados

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sudan/2006/ Beck
Un alumno recibe libros de texto nuevos durante la distribución de materiales escolares en la escuela Buluk A, en el Sudán Meridional.

Por Rachel Beck

JUBA, Sudán Meridional, 31 de julio de 2006 – Al atardecer, cuando en la mayoría de las aulas se pone fin a la jornada escolar, los alumnos de Buluk A, la única escuela gubernamental de esta ciudad donde se ofrece instrucción en inglés, recién comienza a abrir sus libros.

Desde 2005, cuando un histórico acuerdo de paz puso fin a dos décadas de guerra civil, unos 80.000 refugiados y desplazados han estado regresando a sus hogares en el Sudán Meridional. Ese flujo masivo de alumnos impone graves exigencias a un sistema de educación que ya estaba debilitado por la pobreza y los conflictos.

En la escuela Buluk A, cuya tasa de matriculación ha aumentado más del doble en el último año, el incremento del número de estudiantes ha obligado a los directivos a dictar clases en dos turnos.

A pesar de que algunos alumnos estudian a la mañana y otros a la tarde, durante los dos turnos más de 200 estudiantes abarrotan unas aulas que fueron diseñadas para acomodar a no más de 50. La escuela no tiene suficiente mobiliario, de manera que los niños y niñas se sientan en grupos sobre el piso de tierra.

“A los docentes les resulta difícil enseñar a tantos alumnos en sus clases", explica Rejoice William Jada, la directora de esta escuela que en 2005 tenía menos de 1.300 estudiantes. "Este año, unos 5.000 niños y niñas querían venir a la escuela", agrega la directora. "Pero sólo pudimos aceptar a 2.895. Y aún así, son demasiados".

Alianza en pro de la educación

Sin embargo, un original alianza entre UNICEF y las fuerzas de paz de las Naciones Unidas ayudará a aliviar la situación en la congestionada escuela.

Gracias a la iniciativa “Go to School”, que cuenta con el apoyo de UNICEF y cuyo objetivo consiste en matricular antes de fines del 2007 a unos 1,6 millones de niños que actualmente no asisten a clases, un contingente de efectivos de Bangladesh que forma parte de la Misión de las Naciones Unidas en el Sudán ha erigido ocho tiendas de campañas que funcionarán como aulas en la escuela Buluk A.

“Nos proponemos que estas tiendas de campaña funcionen como un escuela primaria separada", explica Isidoro Asuk, Director de Educación Básica el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología del Estado de Equatoria Central.

"Con la ayuda de UNICEF y de los soldados de Bangladesh podremos acomodar a los niños que regresan a nuestra escuela tras la firma del acuerdo de paz".

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sudan/2006/ Beck
Los alumnos de la escuela Buluk A examinan los nuevos libros de texto que recibieron como parte de una campaña de distribución de materiales escolares a todos los alumnos del Sudán Meridional.

UNICEF ya ha suministrado más de 200 tiendas de campaña similares a escuelas del Sudán Meridional. Después que se construyan aulas permanentes, las tiendas de campañas podrán emplearse para otros fines o ser enviadas a otras zonas donde se las necesite.

El proyecto forma parte de una vasta campaña de reconstrucción total del sistema de educación. A tal fin, se lleva a cabo un relevamiento de la ubicación y las condiciones en que se encuentran las escuelas de los 10 estados. También se está contratando y capacitando docentes, y suministrándose materiales de aprendizaje a todos los niños y niñas en edad escolar en el Sudán Meridional. Desde la puesta en marcha de la iniciativa “Go to School” en abril pasado, solamente en Juba se han entregado 126.720 libros de texto.

Los desafíos del regreso

Para los niños y niñas como Adong Jacqueline, de 16 años de edad, que regresó de Uganda hace tres meses, el proceso de adaptación también ha implicado la necesidad de entablar nuevas relaciones y amistades y hasta de aprender un nuevo idioma.

“Mis padres han muerto", comenta. "Cuando regresé a Juba, no tenía con quién conversar. Estaba absolutamente sola. Las únicas personas con quienes podía hablar en inglés eran los docentes. De manera que en clase me quedaba callada".

Al igual que Adong, muchos de los pobladores que regresaron recientemente habían huido debido a la guerra a países de África Oriental de habla inglesa. Sin embargo, en la mayoría de las escuelas en el Sudán Meridional se enseña en árabe, lo que reduce notablemente las posibilidades de educación de los recién llegados.

A pesar de que por ahora la única escuela pública de Juba donde se enseña en inglés es Buluk A, en breve habrá más opciones. El Gobierno del Sudán Meridional está introduciendo gradualmente programas de estudios en inglés exclusivamente, y UNICEF da preferencia a los cursos rápidos de inglés para docentes que hasta ahora han enseñado solamente en árabe.

Mientras tanto, en las aulas de Buluk A se ayuda a que los nuevos alumnos se acostumbren a sus nuevas circunstancias.

“Antes no tenía con quién jugar o conversar", comenta Emmanuel Yata, un compañero de Adong de 13 años de edad. "Pero después recibí mis libros y vine a la escuela. Y al día siguiente hice lo mismo. Y día tras día fui encontrando más y más amigos".


 

 

Vídeo (en inglés)

31 de julio de 2006:
Karim Bin-Humam, de UNICEF, informa sobre la superpoblación escolar en el Sudán Meridional.

 VÍDEO alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda