Sudán

Ante un brote de una enfermedad mortífera, UNICEF envía ayuda de emergencia a una población del Sudán meridional

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sudan/2006/Musse
Una madre da de beber a su hijo deshidratado en el dispensario de Yei, una población en el Sudán meridional.

Por Ben Parker

JUBA, Sudán, 9 de febrero de 2006 – Ante el brote de una mortífera enfermedad en la ciudad de Yei,  ubicada en una región donde se cruzan varias rutas importantes del Sudán meridional, UNICEF está suministrando ayuda de emergencia. Desde la aparición del brote, ya han muerto 16 personas, dos de la cuales eran niños.

Uno de los síntomas de la enfermedad es la diarrea grave, que puede provocar la muerte por deshidratación si no se dispone de tratamiento adecuado contra la misma. Los investigadores médicos aún no han logrado determinar la naturaleza exacta de la enfermedad. Sin embargo, se han recogido muestras que son sometidas a análisis en laboratorios localizados en Kenya.

Los primeros casos se registraron a fines de enero. La enfermedad se propagó velozmente en Yei y ya se ha extendido a varias aldeas vecinas. Hasta ahora se han registrado más de 900 casos de la enfermedad, y aproximadamente la mitad de los afectados son niños y niñas.

La región de Yei es de difícil acceso debido en gran parte a la amenaza que representan desde hace tiempo las actividades del Ejército de Resistencia del Señor, un movimiento rebelde ugandés que opera en la zona.

UNICEF envía ayuda de emergencia

Al conocerse las noticias del brote, UNICEF procedió rápidamente a enviar suministros a Yei desde sus almacenes en Juba. Entre los elementos enviados inicialmente por UNICEF figuraron 20.000 dosis de sales de rehidratación oral y 1.000 dosis de suero intravenoso, ambos imprescindibles para el tratamiento contra la deshidratación grave.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sudan/2006/Musse
Este hombre, que recibe atención médica en un hospital local, es una de las numerosas víctimas del brote de una enfermedad mortal no determinada en el Sudán meridional.

UNICEF incluyó en ese envío inicial otros suministros médicos esenciales, más de 30.000 barras de jabón, más de 5.000 cubos y 100 bidones. Todos esos suministros fueron inmediatamente puestos en uso por el personal del hospital de la región.

La organización internacional continúa enviando suministros adicionales por vía aérea desde Kenya y por camión desde sus depósitos en Rumbek. En esos cargamentos figuran recipientes para almacenar agua, cloro para la purificación del agua, jabón, herramientas y repuestos para la reparación de las bombas de agua, además de los equipos necesarios para cavar nuevos pozos de agua potable.

Como parte de la respuesta coordinada que encabeza el Gobierno del Sudán meridional y en la cual participan diversos organismos de las Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales, también se envían y distribuyen otros materiales y elementos de UNICEF necesarios para la prestación de servicios médicos, de agua y saneamiento ambiental.

Además de ello, varias organizaciones que operan en Yei llevan a cabo un amplio esfuerzo destinado a incrementar el acceso público al agua potable y el saneamiento ambiental. Esas organizaciones también ponen en marcha campañas de concienciación del público acerca de la importancia de la higiene y el agua potable como medios de prevención del contagio de la enfermedad. La campaña contempla la realización de visitas domiciliarias.

En el Sudán meridional, menos de una tercera parte de la población cuenta con acceso a fuentes seguras de agua potable. La amenaza de la enfermedad resulta más grave debido a que en esa región funciona un número limitado de instalaciones sanitarias y a que la situación en materia de higiene es por lo general deficiente. La diarrea, que puede causar la deshidratación, es una de las principales causas de la mortalidad infantil y de la tasa muy elevada de mortalidad de menores de cinco años de la región.

El llamamiento de UNICEF

UNICEF solicita donaciones por valor de 20,3 millones de dólares estadounidenses que se destinarán a programas de agua, saneamiento de higiene en el Sudán meridional durante 2006, y que forman parte del Plan de trabajo de las Naciones Unidas y sus aliados que se puso marcha en diciembre pasado. Las contribuciones y los compromisos firmes de donaciones cubren hasta la fecha un 40% de esa suma.

Entre las actividades a las que UNICEF brinda apoyo en la región figuran los programas de emergencia en materia de suministro de agua y saneamiento, como el que se lleva a cabo en Yei. UNICEF también respalda varios proyectos de recuperación a largo plazo orientados a la creación de nuevos marcos políticos e institucionales en el sector del agua, que también alentarán la creación de sistemas de mantenimiento sostenibles, crearán conciencia sobre las cuestiones relacionadas con la higiene y aumentarán la capacidad del Gobierno del Sudán meridional en materia de suministro y gestión del agua tanto en las zonas urbanas como en las rurales.


 

 

Enlaces

Búsqueda