Sudán

Una súbita inundación destruye hogares y pone en peligro el agua potable en el norte de Darfur

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sudan/2005/ Townsend
La inundación repentina ocurrió en el mes más húmedo que se registra en la zona norte de Darfur desde 1944.

Por Dorn Townsend

EL FASHER, región de Darfur, Sudán, 24 de agosto de 2005 – Lluvias torrenciales han causado graves inundaciones en esta ciudad de 400.000 habitantes y en el cercano Abú Shouk, un campamento que alberga a personas que se han visto obligadas a huir de sus hogares como resultado del conflicto armado que se libra en Darfur. Las inundaciones han destruido centenares de casas y han contaminado en gran medida el suministro de agua de El Fasher.

La lluvia comenzó en las primeras horas de la mañana del 13 de agosto, y se extendió durante seis horas hasta alcanzar una precipitación total de más de 25 mm. Poco después de que cesara la lluvia, una súbita inundación (con un volumen que se calcula en 2.000 litros por segundo durante varias horas) cubrió el lecho del río, usualmente seco, barriendo las inadecuadas estructuras para el control de inundaciones.

“El agua comenzó a inundar el wadi (el lecho del río) a media mañana. Subió y subió hasta que sobrepasó la altura de la cañada y se extendió por el campo”, dijo Mohammed Fath, un residente de Abú Shouk. “Alrededor del mediodía, teníamos el agua en los tobillos, y mi casa estaba inundada”.

El agua derribó postes de la red hidroeléctrica y dejó sin corriente las bombas de agua municipales, al tiempo que afectó severamente los tubos del sistema de acueducto y alcantarillado del pueblo.

Reparación de daños

Los hogares de más de 2.200 personas (660 familias en el campamento de Abú Shouk IDP y 118 familias que vivían en una cañada vecina) fueron destruidos. La inundación dañó también 16 instalaciones auspiciadas por UNICEF que le brindan a los niños y niñas un lugar seguro para jugar y estudiar, seis escuelas, cinco bombas de agua y muchas letrinas que son esenciales para mantener un saneamiento adecuado.

UNICEF lleva a cabo un esfuerzo concertado para restaurar servicios básicos a las personas afectadas por la inundación y para prevenir el brote de una plaga. Desde que ocurrió la inundación, UNICEF ha cooperado:

  • Reinstalando tuberías en Abú Shouk y restaurando el suministro de agua al conectar pozos de sondeo mediante bombas.
  • Examinando a diario la calidad del agua. No se ha encontrado ninguna contaminación bacteriana.
  • Reconstruyendo 156 letrinas y 88 baños.
  • Alquilando cinco camiones cisternas para repartir más agua.
  • Reparando las escuelas y los lugares destinados a la infancia dañados.
  • Ofreciendo de puerta en puerta adiestramiento en la promoción de la higiene.
  • Distribuyendo bidones de agua, jabones, lonas y mosquiteros.

La inundación ha exacerbado un problema persistente: la escasez de agua potable en El Fasher.

Advertencia sobre el agua

“Los problemas en los campamentos se han estabilizado, pero la situación del agua potable para los habitantes de El Fasher es peligrosa”, dijo Caesar Hall, oficial del Programa de Agua y Saneamiento Ambiental de UNICEF en el norte de Darfur. “La inundación dañó la estación de bombeo de la ciudad y consideramos que la mayor parte del agua en El Fasher es impura”.

El agua que se consume ahora mismo en la ciudad no está pasando por los sistemas de tratamiento existentes de clorinación y sedimentación. UNICEF y la Organización Mundial de la Salud han emitido una advertencia a los residentes de El Fasher. Ambas organizaciones envían personal diariamente a los hospitales y a docenas de sitios de recolección de agua para instruir a los residentes en la prevención de enfermedades y en la importancia fundamental de clorinar y hervir el agua que van a beber.

La escasez de agua en El Fasher es un problema con el que UNICEF ha estado batallando durante meses. En cooperación con el gobierno municipal, UNICEF ha instalado bombas de agua en las afueras de la ciudad. Y colabora con la Corporación de Agua de Darfur, una agencia del gobierno del Sudán, para crear un plan maestro que responda a las necesidades de agua a largo plazo de la creciente población de esta ciudad. Pese al retraso causado por la inundación, este empeño persistirá hasta que todos en la comunidad tengan acceso al agua pura.


 

 

Búsqueda