Sudán

Los niños y las niñas del norte de Darfur reciben vacunas contra el sarampión

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2004/Westerbeek
Descarga de materiales para la vacunación contra el sarampión en Dissa, al norte de Darfur

DARFUR/NUEVA YORK, 8 de septiembre de 2004 - El UNICEF y sus aliados han comenzado a vacunar a miles de niños y niñas en zonas controladas por el Movimiento para la Liberación del Sudan (MLS) en el norte de Darfur. Muchos de estos niños y niñas reciben la vacuna contra el sarampión por primera vez en sus vidas.

Debido a la constante amenaza de brotes de violencia, las poblaciones vulnerables del norte de Darfur han carecido de acceso a los servicios básicos de salud durante más de un año. Unas delicadas negociaciones entre las Naciones Unidas y el MLS realizadas en julio y en agosto terminaron con un acuerdo para que los organismos de asistencia pudieran vacunar contra la poliomielitis y el sarampión a los niños y las niñas que se encuentran en las zonas controladas por el Movimiento. Aunque en los países desarrollados el sarampión es un trastorno relativamente leve, es una de las principales causas de mortalidad en las regiones más pobres, especialmente cuando los niveles de enfermedad y desnutrición crónica son elevados, como ocurre en Darfur.

La primera fase de la campaña de 10 días contra el sarampión es un seguimiento de una iniciativa de vacunación realizada en junio, que llegó a más de 2 millones de niños y de niñas en otras partes de Darfur. La operación actual tiene como objetivo proteger a 150.000 niños y niñas de 9 meses a 15 años.

El comienzo de la nueva ronda de vacunación tuvo que retrasarse dos días debido a la inseguridad, pero la Representante del UNICEF en el Sudán, Joanna Van Gerpen, que contribuyó a organizar la campaña, dice que confía en que la iniciativa suponga una importante contribución para la supervivencia infantil. "Queremos reducir la tasa de mortalidad para todos los niños y las niñas, no solamente para aquellos a quienes podemos llegar con facilidad. Los niños y las niñas pagan el precio de la guerra cuando la inseguridad les impide tener acceso a los servicios más básicos de salud", dijo.

Las zonas más aisladas del norte de Darfur presentan graves problemas logísticos para los organismos de asistencia. Muchas carreteras se encuentran intransitables y es preciso abandonar con frecuencia los camiones en rutas inundadas por grandes lluvias y barro. Los poblados están repartidos en una zona muy amplia. Al no haber otro medio de comunicación, es preciso enviar mensajeros a la zona para informar a los pobladores personalmente sobre la campaña de inmunización.

El UNICEF y sus aliados, la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud del Sudán, utilizan para distribuir las vacunas un helicóptero proporcionado por el Programa Mundial de Alimentos. Cuando escuchan el ruido del helicóptero que se aproxima, las madres llevan a sus hijos a lugares donde los equipos de trabajadores de la salud pueden vacunarlos. A veces es necesario transportar los materiales a través del campo.

"La logística es increíblemente compleja", dijo el Representante de la OMS en el Sudán, el Dr. Guido Sabatinelli. "Los niños y las niñas están repartidos en un territorio enorme, así que tenemos que llegar ellos por todos los medios posibles, inclusive camellos y asnos".

La campaña recibe apoyo de los gobiernos de Italia, los Estados Unidos, el Reino Unido, así como ECHO, la Fundación Bill y Melinda Gates y el Comité Nacional en pro del UNICEF de los Países Bajos.


 

 

Audio (en inglés)

8 septiembre 2004: Joanna Van Gerpen representante del UNICEF en Sudan describe la campaña contra el sarampión

Búsqueda