Sudán

Carrera contra el reloj para proteger a los niños de una enfermedad mortal

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ04-0423/Nesbitt
Una agente sanitaria llena una jeringa no reutilizable con la vacuna contra el sarampión en Nyala, Darfur Meridional.

Mientras dos millones de niños y niñas se encuentran a salvo del sarampión gracias a una amplia campaña de inmunización, otros 500.000 menores no han sido vacunados en Darfur Meridional debido a la situación de inseguridad que reina en esa región. La vacunación de los niños contra el sarampión suele representar la diferencia entre la vida y la muerte, como informa James Elder, Oficial de Comunicaciones del UNICEF.

DARFUR, 12 de julio de 2004 – Diecinueve muertes ocurridas el mes pasado en el campamento de Kalma, en Darfur Meridional, pusieron de relieve la situación de vulnerabilidad en que se encuentran los menores que debieron abandonar sus hogares en esta región. Todos esos niños murieron de sarampión. Hubo 19 funerales en los que 19 madres enterraron a sus hijos. Y todo la. eso ocurrió en sólo 16 días.

Esta es la amenaza mortal que el UNICEF está tratando de eliminar. Hasta ahora, más de 10,000 niños y niñas han sido inmunizados contra el sarampión en el campamento, lo que representa una tasa de cobertura superior al 98%.

La campaña de vacunación contra el sarampión del UNICEF en Darfur no sólo ha resultado un importante éxito sino que ha revivido un sistema de atención de la salud que se encontraba agotado. En Darfur Meridional, donde se encuentra el campamento de Kalma y de donde ya se cuenta con estadísticas completas, los datos indican que se llegó a la meta ambicionada de vacunar a más del 95% de los niños y niñas de entre nueve meses y 15 años de edad. Los datos sobre la campaña en toda la región de Darfur Meridional indican que unos 1.250.000 de menores han sido vacunados contra el sarampión.

“En el Sudán se ha llevado a cabo campañas de vacunación contra el sarampión en el pasado, pero en todas ellas se empleó la infraestructura básica y se trabajó con el personal médico ya en funciones", afirmó Cecilio Adorna, Representante interino del UNICEF. “La campaña nacional contra el sarampión de Darfur se complicó debido a las dificultades que impone un conflicto en pleno desarrollo y los consiguientes problemas de acceso a la población. Y sin embargo, esta campaña ha resultado ser un notable éxito. Gracias a los esfuerzos de todos los sectores de la sociedad, con esta campaña ha quedado demostrado lo que se pueda hacer en pro de los niños de Darfur mediante los esfuerzos combinados del gobierno y la comunidad internacional".

Como parte de la campaña, también se suministraron dosis de vitamina A a unos 483.000 niños que componen la población de seis meses a cinco años de edad. Y como medida de prevención contra la poliomielitis, el UNICEF trató de vacunar contra esa enfermedad a unos 200.000 niños y niñas. Recientemente, una niña de cinco años de edad resultó paralizada por la poliomielitis en Darfur, lo que desató el temor sobre la posible propagación del virus. De manera que la vacunación suplementaria contra la poliomielitis podría salvar miles de vidas más.

En el mundo industrializado, la infección con el sarampión suele significar solamente que el niño o la niña falten a la escuela unos pocos días, pero en el Sudán, dadas las duras condiciones que imperan en los campamentos, la creciente desnutrición, las fuertes lluvias y la amenaza de paludismo, el sarampión ha estado causando la muerte de dos niños por hora, como promedio.

Los hijos de Ahlam Sahl formaron parte de los más de dos millones de menores inmunizados contra el sarampión en los tres estados que conforman la región de Darfur. La mujer llevó a sus hijos al campamento de Kalma para que los vacunaran, lo que constituye una señal positiva en esta época de incertidumbre. El marido de Ahlam fue asesinado hace cuatro meses, cuando un grupo de milicianos de Janjaweed atacó la aldea en que vivían. Desde entonces, la mujer se ha mudado de un campamento en Nyala, que es la capital de Darfur Meridional, al campamento de Kalma. Las condiciones de vida, que en ningún momento fueron fáciles, han empeorado debido al comienzo de la época de lluvias, y la vivienda de Ahlam -- una choza de paja diminuta -- ya se ha inundado. "Aquí no se puede vivir", me comenta.

"Pero por lo menos dispongo de acceso a servicios sanitarios y estoy muy feliz de haber podido vacunar a mis hijos contra el sarampión. Mis primeros dos hijos murieron cuando eran muy pequeños debido al sarampión hace nueve y siete años, respectivamente. El sarampión ya me a hecho llorar demasiado, pero eso no volverá a ocurrir".


 

 

Audio

Escuche una entrevista con Cecilio Adorna, Representante interino del UNICEF en el Sudán.

Audio Clip ([mp3]; right click to download)

Ver el vídeo reportaje (en inglés)

Los niños del Chad padecen de malnutrición

Anchura de banda baja
View clip (Real Format)

Anchura de banda alta
View clip (Real Format)

Lea otras anotaciones anteriores del Diario de Operaciones

30 julio 2004

28 julio 2004

21 julio 2004

16 julio 2004

14 julio 2004

12 julio 2004

8 junio 2004

Búsqueda