Sudán

El UNICEF está alarmado ante la vulnerabilidad de las mujeres y los niños desplazados

Imagen del UNICEF
© UNICEF Chad/240/Page
Una niña refugiada carga madera para crear fuego. Campamento para refugiados El Meshtel, norte de Darfur.

DARFUR, 17 de mayo de 2004 – Las más de un millón de personas desplazadas de sus hogares en la región de Darfur, en el Sudán, se encuentran en grave peligro, y la desnutrición infantil supera el 20% en general y alcanza incluso un 80% en algunas localidades. Las niñas y las mujeres son especialmente vulnerables. Las Naciones Unidas informan que muchas son víctimas de violaciones y de asaltos cuando acuden a por agua y leña. Muchas personas desplazadas dicen que temen por su seguridad si abandonan los campamentos donde han encontrado refugio.

Los organismos humanitarios como el UNICEF están alarmados ante los bajos niveles de saneamiento que se dan en los campamentos y han pedido más medidas para proteger a los cientos de miles de personas que todavía no han recibido asistencia ni servicios sociales básicos. Un equipo de evaluación de las Naciones Unidas reveló recientemente que la seguridad es la principal preocupación de las personas desplazadas, e instó al gobierno del Sudán a que facilite la labor de las organizaciones humanitarias para que puedan prestar servicios a estas personas.

Los despiadados ataques que se han producido en los últimos meses han originado migraciones masivas, y muchas personas han huido de sus poblados. Más de 100.000 personas han huido al vecino Chad en busca de protección contra los combates. Los refugiados dicen que son víctimas de una limpieza étnica y han acusado al gobierno del Sudán de utilizar la milicia Janjaweed para expulsar del país a la población local africana.

El UNICEF y otros aliados tratan de mejorar las condiciones de los refugiados, muchos de los cuales han sufrido mutilaciones y se encuentran traumatizados. Decenas de miles de niños y niñas han recibido la vacuna contra la meningitis en el norte de Darfur y una campaña de vacunación a gran escala contra el sarampión trata de proteger a 2,6 millones de niños y niñas contra esta enfermedad potencialmente mortal. La situación en materia de agua potable es desesperada y el UNICEF trata de reparar cientos de bombas de mano en Darfur y realiza perforaciones para fabricar nuevos pozos.  

El UNICEF ha establecido también 164 clases temporales para niños y niñas desplazados. Las aulas están construidas con materiales disponibles en el lugar, a menudo un entramado de juncos con techos de paja. Tanto en estas clases temporales, como en las escuelas que había antes y que han admitido nuevos estudiantes debido a la crisis, se han distribuido 284 estuches con materiales pedagógicos. El UNICEF ha distribuido también 120 estuches deportivos para los niños y niñas que viven en los campamentos de la región.

El socorro humanitario es aún más urgente debido a que en las próximas semanas comenzará la estación de lluvias, lo que dificultará el tránsito por las carreteras.


 

 

Ver el vídeo reportaje

4 junio 2004: ver el último vídeo de la crisis en el Sudán y Chad

Anchura de banda baja
View clip (Real Format)

Anchura de banda alta
View clip (Real Format)

Ver el vídeo reportaje (en inglés)

17 de mayo, 2004: vídeo de la crisis en el Sudán y Chad

Anchura de banda baja
View clip (Real Format)

Anchura de banda alta
View clip (Real Format)

Búsqueda