Sri Lanka

Tras el fin de la lucha armada, Sri Lanka afronta una situación crítica

Imagen del UNICEF: fighting, Sri Lanka, conflict, water
© UNICEF Sri Lanka/Suzanne Daley
Los niños y adultos desplazados de la zona de conflicto en Sri Lanka septentrional hacen fila para obtener agua potable cerca de las tiendas de campaña suministradas por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

NUEVA YORK, Estados Unidos, 20 de mayo de 2009 – Tras un cuarto de siglo de enfrentamientos armados, la guerra entre los efectivos gubernamentales y las fuerzas de los Tigres de Liberación de Tamil Eelam ha llegado a su fin. Sin embargo, Sri Lanka continúa sufriendo los efectos de una grave crisis humanitaria.

AUDIO escuche

Más de un cuarto de millón de habitantes de Sri Lanka se encuentran refugiados en campamento de desplazados debido a los enfrentamientos armados, y el fin de semana pasado, el gobierno restringió el acceso a esos campamentos al personal de las Naciones Unidas y sus aliados.

Acceso a la ayuda humanitaria

“A las organizaciones de las Naciones Unidas les resulta extremadamente difícil continuar con sus operaciones”, afirmó James Elder, portavoz de la Oficina de UNICEF en Sri Lanka.

“Es necesario garantizar que las organizaciones de ayuda humanitaria cuenten con acceso libre, a fin de que los niños, niñas y mujeres reciban la asistencia que necesitan desesperadamente”, señaló la Directora Ejecutiva de UNICEF, Ann M. Veneman.

“A los campamentos llegan personas enfermas, desnutridas y, en algunos casos, con heridas y lesiones de guerra que no han sido tratadas”, añadió. “Para este fin de semana, ese influjo masivo de desplazados que estamos recibiendo como resultado del conflicto armado y las privaciones pondrá a prueba todavía más a los sistemas de salud, agua y saneamiento”.

Imagen del UNICEF: fighting, Sri Lanka, conflict, camp
© UNICEF Sri Lanka/2009
Una niña desnutrida y su madre esperan en un centro de nutrición de un campamento de desplazados en las afueras de Vavuniya, en Sri Lanka septentrional. El centro recibe ayuda de UNICEF.

Trabajo las 24 horas del día

En los últimos meses de enfrentamientos bélicos, miles de habitantes huyeron de la zona de combate y se refugiaron en los campamentos atendidos por las organizaciones de ayuda humanitaria.

“Hasta el fin de semana pasado, cuando el gobierno nos impuso restricciones en materia de acceso, UNICEF y sus aliados habían estado trabajando incesantemente para suministrar millones de litros de agua, para construir letrinas, para brindar apoyo a los servicios de atención de la salud maternoinfantil, para crear centros de nutrición y ámbitos de enseñanza para los niños y niñas y para reunir a los niños separados con sus familias”, añadió Elder.

“Sin embargo, no es necesario exagerar la situación para dar cuenta de las enormes necesidades de los sufridos refugiados en los campamentos y por eso es tan importante que el gobierno vuelva a concedernos acceso libre”, añadió.

Hacia una paz duradera

Según Elder, el fin de la guerra no representa el fin de la crisis.

“Resulta fundamental que Sri Lanka aproveche este momento histórico y se encamine hacia la reconciliación para poder conquistar una paz sostenible y duradera”, comentó el funcionario de UNICEF. “Una de las maneras de lograrlo consiste en que el gobierno separe a los combatientes de las personas sin ánimo de lucha, de manera que los que estén decididos a no volver a luchar puedan disfrutar de la libre circulación lo antes posible y puedan regresar a sus aldeas y reanudar sus vidas”.


 

 

Audio

20 de mayo de 2009:
James Elder, de UNICEF, describe la crisis humanitaria que persiste en la región septentrional de Sri Lanka a pesar de que la lucha armada prácticamente ha terminado.
AUDIO escuche

Búsqueda