Sri Lanka

La situación catastrófica de los niños y niñas atrapados en el conflicto armado de la zona septentrional de Sri Lanka

Imagen del UNICEF
© REUTERS/Stringer
Civiles desplazados esperan que se les entreguen alimentos y suministros en un campamento en las afueras de la ciudad de Vavuniya, en la región septentrional de Sri Lanka, donde miles de personas continúan atrapadas por el conflicto armado.

Por James Elder

COLOMBO, Sri Lanka, 13 de mayo de 2009 – Cercados por un intenso tiroteo, Tharshini y su marido se lanzaron a las aguas del lago con Anandi, su hija de apenas dos semanas, en brazos. Los padres primerizos, que habían quedado atrapados en medio de los violentos combates entre las tropas gubernamentales y las fuerzas de los Tigres de Liberación de Tamil Eelam, trataban desesperadamente de huir de la zona de conflicto.

AUDIO: escuche ahora

Además de la constante amenaza de los disparos y bombardeos, la familia de Tharshini carecía de alimentos y agua en el pequeño sitio donde había quedado aislada.

Lloraba de miedo

El marido de Tharshini se metió en el agua sosteniendo sobre su cabeza a la pequeña Anandi recién pasadas las 9 de la noche. Tharshini lo siguió a su lado. El agua tenía un metro y medio de profundidad y 200 metros de orilla a orilla.

“Estaba oscuro y se escuchaba un intenso tiroteo. Yo lloraba de miedo”, recuerda Tharshini. “Sin embargo, nos íbamos acercando a la otra orilla”.

Tharshini sintió la ráfaga de disparos que hicieron impacto alrededor de su familia y cerró los ojos por un instante. Cuando volvió a abrirlos, vio que Anandi estaba sola y que comenzaba a sumergirse. Tharshini se abalanzó sobre ella y logró rescatarla, y luego comenzó a buscar desesperadamente a su marido sin encontrarlo.

Se volvió a girar y vio su cuerpo flotando en el agua.

Tharshini recuerda que no gritó y que en ese momento no escuchó nada, a pesar del continuo tiroteo. Abrumada por la pérdida de su marido, vadeó los 30 o 40 metros que faltaban para llegar a la otra orilla, donde las tropas gubernamentales le prestaron ayuda a ella y a su hija.

Niños y niñas atrapados
Mientras el ejército de Sri Lanka avanza en su intento por poner fin al conflicto armado que se desarrolla en este Estado insular desde hace 25 años, y los Tigres de Liberación de Tamil Eelam continúan impidiendo que los civiles se alejen de la zona de conflicto, los intensos combates persisten alrededor de una pequeña zona en la que han quedado atrapados decenas de miles de civiles. Entre ellos, un gran número de niños y niñas que no han podido escapar de la intensa fase final del conflicto bélico.

Muchos de ellos están muriendo. Pero pese al agravamiento de los combates, el mayor temor de UNICEF es que la situación sea mucho peor en el futuro.

Quienes lograron escapar de los combates se alojan en campamentos cercanos a las poblaciones de Vavuniya y Jaffna. En los últimos 20 días se ha triplicado el número de refugiados hasta los 200.000. Muchos de ellos, como Tharshini y su hija, llegan a los campamentos exhaustos, hambrientos y traumatizados.

Ayuda a los desplazados

UNICEF trabaja incansablemente para dar respuesta a muchas de las necesidades inmediatas de los desplazados. Ante la abrumadora demanda de agua potable y servicios de saneamiento, UNICEF y sus aliados suministran agua para el consumo y construyen rápidamente letrinas e instalaciones sanitarias en los campamentos.

Además de ello, UNICEF organiza centros de alimentación para los niños desnutridos y presta ayuda a los hospitales para que cubrir las necesidades de atención de la salud maternoinfantil. La organización también distribuye botiquines de higiene y de primeros auxilios, utensilios de cocina, pastillas potabilizadoras de agua y materiales de enseñanza, aprendizaje y recreación. UNICEF también construirá aulas provisorias de manera que los niños y niñas desplazados puedan reanudar su educación escolar.

Al mismo tiempo, UNICEF respalda la prestación de servicios de orientación psicosocial a los niños y niñas afectados por el conflicto y las labores de identificación de los niños separados de sus familias y los menores sin acompañantes.

Entre quienes reciben apoyo de UNICEF figuran Tharshini y Anandi. La madre dice que Anandi ha recuperado su aspecto saludable, pero no puede concebir que la niña nunca conocerá a su padre. “Era un buen hombre”, dice Tharshini. “Era un agricultor muy trabajador. Hace un año también instaló un pequeño comercio. Ahora no tenemos nada, y mi marido está muerto”.


 

 

Audio

13 de mayo de 2009: Sarah Crowe, funcionaria de UNICEF, se refiere a la crisis humanitaria de Sri Lanka.
AUDIO escuche

Búsqueda