Sri Lanka

La comunidad internacional condena el asesinato de trabajadores de socorro en Sri Lanka

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sri Lanka/2006/Dunbar
La Representante del UNICEF en Sri Lanka, Joanna Van Gerpen, escucha a una mujer desplazada por los recientes combates entre el gobierno los rebeldes de los Tigres de Tamil.

Por Kun Li

NUEVA YORK, 9 de agosto de 2006 – El reciente asesinato de 17 trabajadores de socorro de Sri Lanka ha tenido hondas repercusiones en la comunidad humanitaria mundial. La Representante del UNICEF en Sri Lanka, Joanna Van Gerpen, calificó los asesinatos, cometidos como al estilo de una ejecución, “de un hecho sin precedentes, y tal vez uno de los peores incidentes en la historia de la asistencia humanitaria”.

Los trabajadores de socorro eran empleados de la organización no gubernamental Action Against Hunger, que había estado realizando actividades de socorro después del tsunami en Sri Lanka. Fueron asesinados durante una misión en Muttur, en el noroeste del país.

La zona ha estado sitiada desde que hace varias semanas se produjeran combates entre las tropas gubernamentales y el grupo rebelde Tigres para la Liberación de Tamil Eelam, conocidos también como los Tigres de Tamil. A medida que se intensificaron los combates, todos los habitantes de la ciudad intentaron huir hacia las zonas vecinas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sri Lanka/2006/Dunbar
En la escuela Al Tharique Maha Vidyalaya en Kanthale, Sri Lanka, utilizada como un refugio para las personas que huyeron de sus hogares en la ciudad de Muttur, una niña obtiene agua de un tanque proporcionado por UNICEF.

Escalada del conflicto en torno al agua

Según Van Gerpen, los combates se produjeron como consecuencia de una disputa en torno a recursos de agua.

“Los Tigres de Tamil interrumpieron el flujo de agua que llegaba a las zonas controladas por el gobierno”, dijo Van Gerpen. “Y como resultado, los campos de arroz de la zona se secaron. Los Tigres de Tamil piensan que no hay una distribución equitativa de los recursos de agua para todas las zonas”.

Como consecuencia de esta disputa, se produjo un conflicto que escaló hasta convertirse en un ataque a Muttur y en acciones de respuesta de las fuerzas gubernamentales. La oleada de violencia constituye la ruptura más importante de la tregua alcanzada entre el gobierno y los Tigres de Tamil en 2002.

Alrededor de 42.000 personas, la mitad de ellos mujeres y niños, han sido desplazados hasta la fecha a causa del conflicto en el noroeste. “Hay dos zonas a las que no hemos tenido acceso, pero creemos que el número de desplazados en esas zonas alcanza otras 25.000 personas”, dijo Van Gerpen.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sri Lanka/2006/Dunbar
Tiendas de campaña al lado de la escuela Al Tharique Maha Vidyalaya para alojar a las personas desplazadas por la violencia.

Llamamiento a la protección

UNICEF colabora con el gobierno para proporcionar socorro de emergencia –incluidos materiales esenciales como agua potable, instalaciones de saneamiento y medicinas– a los campamentos de desplazados. La organización está también organizando centros acogedores para los niños a fin de ayudarles a superar el miedo y las dificultades, y tratar de reanudar su educación tan pronto como sea posible.

Entretanto, el Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Jan Egeland, ha condenado el asesinato de los miembros de Action Against Hunger.

“Eran trabajadores de socorro que trataban de proporcionar servicios esenciales a algunas de las comunidades más desfavorecidas de Sri Lanka”, aseguró Egeland. “Pagaron con sus vidas sus buenas intenciones.

“Dada la violencia que sigue afectando a la población civil”, dijo, “solicito de nuevo la protección plena de todos los civiles de Sri Lanka y que se permita a los trabajadores humanitarios el acceso pleno y seguro a la población afectada”.


 

 

Audio (en inglés)

9 de agosto de 2006: La Representante del UNICEF en Sri Lanka, Joanna Van Gerpen, comenta el asesinato de 17 trabajadores de socorro en ese país.
AUDIO escuchar

Búsqueda