Sri Lanka

Panorama de la crisis

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sri Lanka/2004/Watkins
Un niño a la espera de regresar a su hogar tras ser liberado por los LTTE

14 de julio de 2004 — En los últimos 19 años, la guerra civil en Sri Lanka se ha cobrado las vidas de más de 64.000 personas, niños, mujeres y hombres. Las hostilidades entre los antagonistas – Tigres de Liberación de Tamil Eelam (LTTE) y Gobierno de Sri Lanka – no sólo ha causado la muerte de decenas de miles, sino también el desplazamiento de casi 800.000 personas. Los niños desplazados suelen correr el riesgo de ser reclutados por los LTTE y hasta la fecha sigue habiendo más de 1.000 niños en sus filas, pese a la frágil cesación del fuego acordada por ambas partes.

El UNICEF ha solicitado reiteradamente a los LTTE que liberen a todos los niños en sus filas y adopten medidas para garantizar que todos los miembros de su organización sepan que no se permite el reclutamiento de menores.

El año pasado, el Gobierno de Sri Lanka y los LTTE suscribieron el Plan de Acción para los Niños Afectados por la Guerra, con el propósito de propiciar un mayor acceso de los niños a la educación, los servicios de calidad de atención de la salud y la adquisición de conocimientos prácticos en las zonas septentrional y oriental, afectadas por la guerra.

Uno de los compromisos asumidos por los LTTE en virtud del Plan de Acción fue que cesarían su reclutamiento de niños, voluntario o bajo coacción. Después de algunos indicios positivos en abril, inclusive la liberación de 269 niños, al parecer los LTTE han reanudado sus actividades de reclutamiento infantil.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sri Lanka/2004/Watkins
Después de su liberación por los LTTE, varios niños juegan en un centro de transición, a la espera de sus progenitores.

En una entrevista reciente, Ted Chaiban, Representante del UNICEF en Sri Lanka, dijo: “El UNICEF exhorta al movimiento rebelde en Sri Lanka a liberar a todos los niños que militan en sus filas y a adoptar simples medidas, como indicar explícitamente que en su reclutamiento excluyen a los menores de 18 años”.

Después de cesar los combates, los niños soldados siguen enfrentando dificultades

Al regresar a sus comunidades, algunos niños excombatientes siguen traumatizados por sus experiencias y necesitan diversos grados de apoyo, desde asesoramiento psicosocial hasta educación.

“El UNICEF se ha comprometido a colaborar para la rehabilitación de estos niños, asegurar que tengan acceso a la educación, la enseñanza de oficios y las actividades para generar ingresos, junto con diversos aliados que cooperan con esta iniciativa”, dijo el Sr. Chaiban.

“Según se estima, más de 300.000 niños menores de 18 años son utilizados en más de 30 conflictos en todo el mundo. A partir de mediados del decenio de 1980, el UNICEF ha participado regularmente en la desmovilización de niños soldados y ha desempeñado un papel fundamental promoviendo y asegurando su liberación de las fuerzas y grupos armados en países como Angola, Burundi, Colombia, Guinea-Bissau, Liberia, Mozambique, la República Democrática del Congo, Rwanda, Sierra Leona, Somalia, Sri Lanka, el Sudán y Uganda. El UNICEF ha contribuido a desmovilizar niños soldados incluso en medio de hostilidades, entre ellos, más de 1.000 niños en Sri Lanka, donde un 44% de los niños soldados son niñas.


 

 

Búsqueda