Sudáfrica

Una historia sincera revela el éxito en la prevención de la infección de madre a hijo en Sudáfrica

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2010-1902/Berkwitz
Babalwa Mbono habla durante el acto titulado "Elimnación de la transmisión de madre a hijo de del HIV y las sinergias para el logro de los ODM 4,5 y 6", organizado por UNICEF, la OMS y el ONUSIDA.

NUEVA YORK, EE.UU., 6 de octubre de 2010 – Babalwa Mbono recuerda el día de 2002 en el que supo que tenía el VIH. Mbono, con domicilio en Ciudad del Cabo (Sudáfrica), estaba embarazada de su segundo hijo. Acababa de saber que la prueba del VIH realizada al comienzo de su programa de atención prenatal había llegado y que el resultado había dado positivo.

Entonces se preocupó por los riesgos que el virus planteaba para su salud y la de su bebé: una mujer que vive con el VIH puede transmitir el virus al lactante durante el embarazo, el parto o la lactancia.

Disipar el estigma social

Mbono se preguntó sobre el modo en que su marido, familia y comunidad reaccionarían cuando compartiese con ellos su condición. Las personas que viven con el VIH a menudo se enfrentan al estigma social y la discriminación, incluso por parte de sus seres queridos.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010/Huntress
Unos oradores clave en el escenario del Salón de la semana de medios digitales de las Naciones Unidas, en Nueva York. Mbono, sentada la tercera por la dcha., se refirió a su experiencia como madre que vive con el VIH.

Con la ayuda de un aliado local de UNICEF, una intervención médica y social conocida como "prevención de la transmisión del VIH de madre a hijo" prestó asistencia a Mbono para proteger al bebé que llevaba en su seno, y más adelante, también a su tercer hijo. Recibió asistencia para aprender la manera de vivir con el virus y explicar su condición a otras personas. Su experiencia la colocó en la senda para convertirse en guía y defensora de otras embarazadas con el mismo diagnóstico.

El mes pasado, Mbono pudo compartir su experiencia con los delegados de todo el mundo en un acto celebrado en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

“Mis hijos pertenecen al programa de prevención de la transmisión de madre a hijo y no tienen el VIH", anunció en medio de aplausos durante un importante discurso en el Salon de la semana de medios digitales de las Naciones Unidas. El encuentro con autores de bitácoras virtuales o blogs, periodistas y activistas coincidió con una reunión de las Naciones Unidas sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), un conjunto de metas reconocidas internacionalmente para la reducción de la pobreza en el mundo.

Mientras estuvo en Nueva York, Mbono también asistió a una reunión conjunta sobre la prevención de la transmisión del VIH de madre a hijo y sobre los ODM auspiciada por UNICEF, la OMS y el ONUSIDA.

Una ayuda imprescindible para la vida

Hoy, Mbono está exultante. Sin embargo, en el momento de sus diagnóstico se quedó desconcertada. "No sabía qué hacer", dijo mientras narraba su historia en el Salón de medios digitales. "Pensaba en todas estas preguntas sin respuesta".

Durante su segunda visita prenatal conoció a un grupo dedicado a la prevención de la transmisión del virus organizado por mothers2mothers, una organización aliada de UNICEF que brinda apoyo a las embarazadas que viven con el VIH y a las primerizas de ocho países africanos. Mbono sabía que las madres del programa de prevención de la transmisión tenían el VIH, y esperaba ver una sala llena de personas enfermas. "¿Pero saben qué?", preguntó, "vi mujeres saludables como yo y bebés grandes y hermosos".

Mothers2mothers guió a Mbono mediante un tratamiento para la protección su salud y la de su bebé. La organización le proporcionó la información que necesitaba para tomar decisiones sobre cómo vivir con el VIH y proteger a su bebé. Le ayudó a revelar su situación a su marido, familia y comunidad.

Con el tiempo su entusiasmo sobre ayudar a mujeres embarazadas diagnosticadas con VIH creció de tal manera que se convirtió en una "madre mentora" de la organización y ulteriormente ascendió a su actual puesto de capacitadora subalterna.

Todavía hay muchas mujeres excluidas

Muchas africanas se enfrentan a los retos afrontados por Mbono. En el África subsahariana, en donde la epidemia de VIH y SIDA ha golpeado más fuerte, se estima que unos 4 millones de jóvenes con edades comprendidas entre los 15 y los 24 años vivían con el VIH en 2008. Las mujeres del África subsahariana tienen una probabilidad aproximadamente entre 2 y 4 veces mayor de quedar infectadas que la población juvenil masculina de la misma edad.

Sin embargo, muy a menudo las pruebas de VIH y la prevención de la transmisión están simplemente fuera del alcance de las mujeres embarazadas en el mundo en desarrollo. En 2008, tan sólo el 43% de las mujeres de África oriental y meridional se sometieron a las pruebas del virus. De aquellas personas que viven con el VIH, sólo el 58% recibieron medicamentos antirretrovirales para proteger a sus bebés.

Lograr que la prevención de la transmisión del VIH de madre a hijo llegue a todas aquellas personas que la necesitan es crucial para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio 4, 5 y 6, que instan respectivamente a la reducción de la mortalidad infantil, la mejora de la salud materna y la lucha contra el VIH y el SIDA, el paludismo y otras enfermedades.

Mbono tuvo suerte de contar con acceso al programa de prevención de la transmisión, pero la organización que hizo posible que ella protegiese a sus bebés también le ofreció algo más.

“Mothers2mothers me dio esperanza para vivir una larga vida", dice. “Y tendré una larga vida".


 

 

Campaña contra el Sida


Este sitio está disponible en inglés
Búsqueda