Sudáfrica

Soul Buddyz—influir en los jóvenes de Sudáfrica y de otras partes

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2004/Thomas
La actriz Salamina Mphelo desempeña el papel de Zandi, una joven de 15 años, en Soul Buddyz

SOWETO, Sudáfrica, 25 de mayo de 2004— El programa mezcla a partes iguales el espectáculo y la educación. A los niños les encanta, y también a sus padres. Y, además, toda una nueva generación de sudafricanos puede aprender a protegerse contra el VIH/SIDA.
SoulBuddyz es un programa educativo multimedia que ofrece a los jóvenes de 8 a 12 años mensajes que pueden salvarles la vida antes de que comiencen a practicar relaciones sexuales.

Todas las semanas, una serie de actores jóvenes confrontan, exploran y resuelven todo tipo de problemas a los que los jóvenes sudafricanos se enfrentan en la vida real: desde la intimidación hasta el racismo y los malos tratos, o bien el tabaco, el amor, las relaciones sexuales y el VIH/SIDA.

“En Soul Buddyz mostramos algo malo y luego lo resolvemos inmediatamente”, explica Salamina Mphelo, que desempeña el personaje de 15 años Zandi en el popular programa de televisión.

“Cuando los niños y las niñas ven el personaje en la televisión y pueden identificarse con él, aceptan y recuerdan el mensaje porque Zandi lo dijo, y ellos piensan que Zandi es estupenda”.

Soul Buddyz es una iniciativa muy importante en un país donde un 40% de la población tiene menos de 18 años y las tasas de incidencia de VIH presentan dobles dígitos.

Las investigaciones preliminares sugieren que Soul Buddyz y otras intervenciones similares podrían retardar la edad a la que los jóvenes de Sudáfrica tienen sus primeras relaciones sexuales, lo que podría suponer enormes consecuencias para reducir los efectos del VIH en el país y en el resto del continente africano.

Soul Buddyz, que comenzó como un programa semanal, ha sido adaptado a la radio en nueve idiomas locales y se ha convertido en una dinámica red de 1.300 clubes juveniles donde los niños y las niñas se reúnen para participar en actividades basadas en los temas del programa.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2004/Thomas
Tebogo Siyaponga, de 12 años, es miembro del club Soul Buddyz, y no se pierde una sola emisión.

Tebogo Siyaponga, un huérfano de 12 años que vive con su abuela, dos primos y cuatro hermanos y hermanas en una pequeña vivienda de Soweto, ve el programa todas las semanas.

Fue uno de los primeros en hacerse miembro del club Soul Buddyz de su escuela y fue seleccionado recientemente para aconsejar a los libretistas sobre la mejor manera de asegurar que el programa capture los problemas a los que se enfrentan los jóvenes de hoy.

“Me gusta el programa porque enseña muchas cosas”, dice Tebogo. “Por ejemplo, si te quieres proteger [del VIH/SIDA] es necesario evitar las relaciones sexuales ocasionales, utilizar un preservativo y no tocar con las manos a una persona que está sangrando. Es preciso usar algo.

“También aprendes que es necesario ocuparse de las personas que son seropositivas y no discriminar contra ellas”, añadió.

Recientemente, Tebogo y otros miembros del club Soul Buddyz de la escuela primaria Winnie Ngwekazi, en Soweto, representaron una obra durante la asamblea matinal. Los miembros del club escribieron el libreto utilizando materiales enviados por Soul Buddyz. El tema de la comedia era que la presión de los compañeros puede servir para eliminar la intimidación. Los otros alumnos y los profesores se rieron y aplaudieron en numerosas ocasiones.

La abuela de Tebogo, que es la persona que se ocupa de él, está muy impresionada por la influencia que el programa Soul Buddyz tiene sobre sus nietos.

“Pienso que es un buen programa. Es un tema importante, porque no debemos esconder nada a los niños. Deben saberlo todo sobre el mundo. Si no es así, podrían comportarse mal sin saberlo”, dijo Alina Seipati, una maquinista jubilada de 58 años que trata de mantener a sus ocho nietos cosiendo cortinas en su tiempo libre.

Soul Buddyz distribuye también carteles y un boletín bimensual a todos los clubes, así como guías que los progenitores y los maestros pueden utilizar para hablar de problemas difíciles con los niños. Periódicos de todo el país distribuyen estos folletos gratuitos y la South African Broadcasting Corporation (SABC) emite los programas de radio y televisión en Sudáfrica y en otros lugares.

“Básicamente promovemos los derechos y las responsabilidades de la infancia y la idea de que los niños y las niñas pueden ser participantes activos a la hora de resolver sus propios problemas”, dijo Aadielah Maker, Directora de Soul Buddyz. “No son pasivos, quieren implicarse para cambiar las cosas.

“La razón por la que hemos seleccionado el grupo de 8 a 12 años es porque los pre adolescentes no tienen aún una experiencia propia. Están más abiertos a cualquier tipo de influencia”, dijo.

Soul Buddyz, que comenzó en 1999, aprovecha la iniciativa Soul City, dirigida sobre todo a los adultos. El UNICEF y otros aliados prestaron su asistencia a ambos programas con capital inicial y asesoramiento. Hoy en día, tanto Soul City como Soul Buddyz son iniciativas de gran éxito con muchos aliados y patrocinadores empresariales.

Soul Buddyz, cuyos responsables realizan amplias investigaciones y someten a los programas a grupos seleccionados, es uno de los 10 programas infantiles más populares. Las investigaciones indican que dos terceras partes de los sudafricanos de 8 a 12 años lo han visto o han escuchado hablar de él.

En 2003, recibió el premio UNICEF/Commonwealth Broadcasting Association al mejor programa infantil.

“Estos niños y niñas son testigos del VIH y el SIDA a su alrededor, por lo que es esencial dirigirse a ellos por medio de canales como, por ejemplo, los clubes Soul Buddyz”, dijo Tine Hein Mortensen, Oficial Adjunta de Programas de la oficina del UNICEF en Sudáfrica que está a cargo de los huérfanos y los niños y niñas vulnerables.

“El UNICEF apoya Soul Buddyz porque es una manera creativa e innovadora de llegar a los jóvenes… y no solamente en Sudáfrica. Este enfoque puede utilizarse también en otros países.

“La iniciativa Soul Buddyz no solamente ofrece información a los jóvenes. También fomenta su autoestima y su capacidad de hacerse cargo y conocer mejor sus derechos”, dijo.

Los mensajes de Soul Buddyz, cuidadosamente preparados y al mismo tiempo entretenidos, parecen calar entre el público elegido y están contribuyendo a inspirar a los jóvenes africanos a evitar un virus que ha causado tantos daños a la generación de sus progenitores.

“Cuando veo que alguien tiene VIH/SIDA, me dan ganas de llorar”, asegura Tebogo en su casa después de un día de escuela. “Cuando sea mayor quisiera ser un científico o tal vez un jugador de fútbol”.


 

 

Ver el vídeo reportaje (en inglés)

Thomas Nybo, del UNICEF, informa sobre Soul Buddyz, un programa multimedia educativo y entretenido para los jóvenes de 8 a 12 años.

Anchura de banda baja
View clip (Real Format)

Anchura de banda alta
View clip (Real Format)

Búsqueda