Somalia

UNICEF apoya los esfuerzos para poner fin a la ola de violencia contra las mujeres y las niñas en Somalia

Por Susannah Price

MOGADISHU, Somalia, 20 de noviembre de 2012. Mayeda* resultó desplazada en 1992 y nuevamente en 2011 debido a la hambruna en el sur de Somalia. Ha vivido un año en el campamento Tarabunka.

VÍDEO (en inglés): La fotógrafa Kate Holt documenta en Somalia las vidas de mujeres y niñas que han sido víctimas de violencia por razón de género.  Véalo en RealPlayer

 

Un hombre irrumpió en el albergue donde vivía la familia de Mayeda y violó a su joven hija. “Para los miembros de estas bandas es muy fácil venir a nuestro albergue y hacer lo que quieran”, dice.

Otra terrible experiencia

De acuerdo con el ACNUR, en la región de Benadir –donde se encuentra Mogadishu, la capital del país– hay más de 180.000 personas desplazadas internas. En toda la zona hay asentamientos provisionales, y la mayoría de los desplazados internos informan que han llegado de fuera de la ciudad para escapar de la sequía o el conflicto.

Las niñas y las mujeres que se han visto obligadas a abandonar sus hogares y sus poblados afrontan otra terrible experiencia cuando llegan a los campamentos destinados a las personas desplazadas.

En esos campamentos, ellas son vulnerables a los ataques y la violación, especialmente cuando salen a buscar leña, durante la distribución de alimentos y por las noches.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2012-0712/Holt
Un grupo de mujeres que han sufrido a causa de la violencia sexual y por razón de género, en un albergue para niñas y mujeres en Mogadishu. Además de alojamiento en condiciones de seguridad, el albergue –que dirige Elman Peace y Human Rights Centre con apoyo de UNICEF– proporciona asistencia educativa y psicosocial.

Amina llegó a Mogadishu para escapar de los combates. Ella, su marido, que está desempleado, y sus cuatro hijos terminaron en el campamento Tarabunka. Dice que todos los días se presentan casos de violencia contra las niñas y las mujeres.

Ella vio cuando una banda persiguió y agredió sexualmente a una niña adolescente. “Esto sucede a menudo en el campamento; a mí me sucedió”, dice.

Según Aisha (32 años) que llegó a Mogadishu huyendo de Bossasso, los ataques contra los niños y las niñas son un problema frecuente.

“Todas las familias que tienen hijas de 9 años las ocultan durante la noche para que estén seguras”, dice Aisha, que es madre de nueve hijos. “Cuando las mujeres salen a recoger leña, lo más seguro es que las violen y que pistoleros las ataquen en medio de la noche. Y no hay adónde ir”.

Tratamiento, apoyo y reubicación

UNICEF ha distribuido materiales para la atención posterior a las violaciones en todos los distritos de Mogadishu, por medio de cuatro hospitales y centros de salud materna e infantil. El personal de estos centros ha recibido capacitación en apoyo psicosocial y tratamiento clínico a las víctimas de violaciones.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2012-0705/Holt
En el campamento Tarabunka de Mogadishu para personas desplazadas, las mujeres aprenden a construir cocinas de bajo consumo de combustible. Gracias a estas cocinas, las mujeres y las niñas tienen menos necesidad de salir a recoger leña, una actividad que conlleva un alto riesgo de ser atacadas.

UNICEF también procura que las sobrevivientes de violaciones que siguen en situación de riesgo sean reubicadas en zonas más seguras y puedan acceder a actividades que les generen ingresos para mantener a sus familias.

En una zona que incluye a Mogadishu, UNICEF está capacitando a los docentes en asistencia emocional básica, con el  fin de que las escuelas cuenten con trabajadores sociales capaces de prevenir y responder a los abusos y la violencia sexual contra los niños.

En las zonas septentrionales de Puntlandia y Somalilandia, UNICEF y sus asociados brindan apoyo técnico a los ministerios de Salud y Educación. Estos ministerios incorporaron en sus programas de capacitación para maestros y profesionales de la salud la formación en atención psicosocial.

Los aliados de UNICEF utilizan el nuevo sistema de gestión de la información sobre la violencia de género para hacer seguimiento a las tendencias y los patrones de las distintas formas de violencia por motivo de género, tanto contra los niños y niñas como contra los adultos. Este sistema orienta los programas de UNICEF, con el propósito de prevenir y responder más eficazmente a este tipo de violencia.

UNICEF también apoya la distribución de cocinas de bajo consumo de combustible, como medida proactiva de prevención contra la violencia de género. Con estos hornillos se reduce la necesidad de que las mujeres y las niñas salgan en busca de leña para cocinar.

*Los nombres fueron cambiados para proteger las identidades de las personas.


 

 

Búsqueda