Somalia

Las tasas de infección por sarampión se reducen después de una exitosa campaña de vacunación en Somalia

Por Eva Gilliam y Abdulkhadir Abdulle

MOGADISHU, Somalia, 28 de noviembre de 2011. Agitando las manos entre las chozas improvisadas de láminas de plástico, los trabajadores de salud llaman con urgencia a todas las puertas de Mogadishu: “¡Hoy es el día!”, dicen, “¡el día de la vacunación!”.

© UNICEF Somalia/2011/ Abdulle
VÍDEO: La corresponsal de UNICEF, Chris Niles, informa sobre el éxito de una reciente campaña de vacunación en Somalia.

 

A lo largo de 16 distritos de la región de Banadir, cerca de 2.000 equipos de vacunación, capacitados por UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS), participaron en una “misión de barrido”. 

“La campaña contra el sarampión trata de vacunar a todos esos niños y niñas que no pudieron llegar a Mogadishu en agosto”, explicó John Agbor, jefe de Salud de UNICEF en Somalia. “Hemos capacitado a casi 2.000 personas para que informen a los padres y madres de que íbamos a venir en octubre y noviembre, y la participación ha sido considerable”.

La campaña de vacunación se había centrado inicialmente en 750.000 niños y niñas de 16 distritos de la región de Banadir; sin embargo, informes preliminares de UNICEF y la OMS muestran que la campaña llegó a 626.625 niños desde los 6 meses hasta 15 años de edad con la vacuna contra el sarampión; a 273.488 niños menores de cinco años con la vacuna contra la poliomielitis; y a 212.521 niños de 12 a 59 meses de edad con pastillas antiparasitarias. Debido a la inseguridad en la región, no se fue posible trabajar en dos distritos.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Somalia/2011/ Abdulle
Un niño recibe la vacuna contra el sarampión en Somalia. Las infecciones siguen siendo una preocupación, especialmente en zonas congestionadas como los campamentos de desplazados.

Desde que la primera campaña se iniciara en agosto, las infecciones por sarampión en Somalia han disminuido; aun así, la enfermedad sigue siendo una grave preocupación en las zonas congestionadas, como los campamentos para personas desplazadas internamente. En general, los casos de sarampión se han reducido considerablemente, con 1.644 casos registrados en octubre en comparación con 1.902 en septiembre en las regiones centrales del sur.

A mal tiempo buena cara: una enfermedad mortal

La campaña de “barrido” comenzó semanas antes de desempacar aún las neveras portátiles y las jeringas. Una campaña de una semana puerta a puerta trató de inscribir a todos los niños no vacunados en 16 distritos de la capital, y de hablar con los padres y madres.

“Hay pocas personas en los campamentos de Mogadishu que no hayan visto la amenaza que supone el sarampión”, dijo Mohamed Shire, de la OMS. “Hay algunos padres y madres, sin embargo, que tienen temores, por lo que en nuestra campaña de inscripción puerta a puerta tratamos de hablar con ellos y de explicarles los beneficios de la vacuna para salvar vidas”.

Aunque los más pequeños se esconden de los trabajadores de la salud vestidos de naranja, por miedo a las jeringas con vacunas que salvan vidas, los adolescentes ponen buena cara y exponen la parte superior del brazo para recibir su dosis.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Somalia/2011/ Abdulle
UNICEF y la Organización Mundial de la Salud han coordinado una campaña de vacunación contra el sarampión en 16 distritos de Mogadishu (Somalia). Cerca de 2.000 equipos de vacunación, capacitados por UNICEF y la Organización Mundial de la Salud, tratan de llegar a los niños que no habían podido participar en una campaña de vacunación celebrada en agosto.

Para movilizar a la población, UNICEF y la OMS también utilizan cuñas de radio y televisión en las que aconsejan a los padres, madres y cuidadores que estén preparados con sus hijos en casa, o que lleven a sus hijos a los puntos de vacunación, incluidas las escuelas de Mogadishu.

El sarampión es una infección de las vías respiratorias causada por un virus. Los síntomas incluyen fiebre, tos, secreción nasal, ojos rojos y una erupción generalizada. Se propaga a través de la respiración (contacto con los fluidos de la nariz y la boca de una persona infectada, ya sea directamente o a través de la transmisión por aerosol), y es altamente contagiosa. Debido al hacinamiento que existe en los campamentos de desplazados, y a la reducción de la inmunidad de los niños a causa de la desnutrición y otras enfermedades, esto puede significar un verdadero desastre.

Con la escalada de la situación de emergencia en 2011, UNICEF ha incrementado sus intervenciones existentes de nutrición, salud y educación en el país. Sin embargo, los niños somalíes requieren un mayor apoyo mundial para satisfacer sus necesidades urgentes.

* VIH/SIDA, diarrea, paludismo, sarampión, neumonía y tuberculosis


 

 

Búsqueda