Somalia

Un informe de las Naciones Unidas indica que la crisis de Somalia se encuentra en su peor momento después de 10 años

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2009-0639/Kamber
Una mujer sostiene a su hijo en el campamento para desplazados de Galguduud, en la región central de Somalia, donde los últimos combates han desplazado a casi medio millón de personas, obligando a más de 1,4 millones a vivir en campamentos temporales que carecen de los servicios básicos.

NUEVA YORK, Estados Unidos, 26 de agosto de 2009 – Un nuevo informe ha confirmado la grave situación en la que se encuentran los niños y las familias en Somalia, donde los esfuerzos de UNICEF para reducir un incremento de la desnutrición en las zonas del país más afectadas por la creciente violencia se encuentran estancados.

AUDIO: Escuche

Los últimos datos de la Unidad de análisis para la seguridad alimentaria y la nutrición de las Naciones Unidas en Somalia indican que la crisis se encuentra en su peor nivel después de 10 años. Según el informe, más de la mitad de la población de Somalia –alrededor de 3,76 millones de personas– depende de la asistencia humanitaria, mientras que 1 de cada 5 niños padece desnutrición aguda.

“El último informe nos indica que ha habido un aumento considerable, un 40% en los últimos seis meses, de personas que necesitan asistencia humanitaria”, dijo Rozanne Chorlton, Representante de UNICEF en Somalia.

Contratiempos en la labor humanitaria
La situación coincide con un aumento de la violencia, especialmente en las zonas donde la seguridad alimentaria es más grave. Chorlton destacó que UNICEF y sus aliados han sufrido “contratiempos” en sus esfuerzos destinados a suministrar asistencia y prestar intervenciones de salud a las personas que más lo necesitan.

“Cada vez es más difícil, tanto desde el punto de vista de la seguridad del personal como desde el punto de vista de la seguridad de nuestros suministros”, dijo. “Tenemos que definir la forma en que trabajamos, para trasladar inmediatamente nuestros suministros desde el puerto a nuestros aliados sin almacenarlos durante un largo tiempo, porque esto aumenta su vulnerabilidad”.

En mayo, unas instalaciones de UNICEF en la región central del país fueron víctimas de los saqueos, lo mismo que ocurrió hace una semana en un almacén del Programa Mundial de Alimentos donde se guardaban suministros de UNICEF.

El año escolar en peligro
Aunque Somalia está dirigida por un gobierno respaldado por las Naciones Unidas, todavía hay conflictos violentos en todo el país. Los últimos combates en la capital, Mogadishu, dieron como resultado el desplazamiento de cerca de 1,5 millones de personas que actualmente viven en campamentos ubicados en las regiones del centro del país. Otros 1,4 millones necesitan asistencia alimentaria debido a la sequía que persiste en el norte.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2009-0631/Kamber
Un hombre consuela a su hijo en el hospital de Galguduud, que ofrece servicios en una zona donde decenas de miles de personas carecen de un médico a tiempo completo o de cualquier equipo moderno de atención de la salud.

La red de aliados locales de UNICEF ha facilitado la realización de algunas intervenciones decisivas para mantener las operaciones en medio de la inestabilidad.

“Todavía hemos podido proporcionar alimentación suplementaria a alrededor de 82.000 niños todos los meses”, dijo Chorlton, quien señaló que en la actualidad está en marcha una campaña de vacunación, eliminación de parásitos y rehidratación.

A medida que miles de soldados de las Naciones Unidas y de la Unión Africana tratan de estabilizar la situación y poner fin a los combates, el objetivo de UNICEF es comenzar el año escolar, señaló la Representante.

“Todavía distribuimos materiales a las escuelas”, dijo, “pero una de las cosas que nos preocupa ahora es si las escuelas podrán reabrir en septiembre, tal como está previsto”.


 

 

Audio (en inglés)

26 de agosto de 2009: La Representante de UNICEF en Somalia, Rozanne Chorlton, analiza la creciente crisis de desnutrición en Somalia.
AUDIO escuche

Búsqueda