Somalia

La carga de la infancia: en Somalia, azotada por la sequía, es difícil encontrar unos recursos que escasean

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ06-0149/Kamber
Muchachas y mujeres nómadas llenan recipientes con agua de un gran charco en medio de la carretera, cerca de la población de Wajid, en la región de Bakool, al sur de Somalia.

Por Sarah Crowe y David McKenzie

REGIÓN DE BAKOOL, Somalia, 23 de mayo de  2006 – Las familias caminan durante días por el inmenso y reseco paisaje del sur de Somalia, tirando de los niños y las cabras, siguiendo los rumores de lluvia. Por fin, unos infrecuentes aguaceros los hacen detenerse entorno a charcas recién formadas, y se establecen allí. Sin embargo, apenas unas horas después, todo lo que quedan son charcos de agua fétida.

Nuuriyo Ibrahim Abdirahm, de 12 años, recoge agua del charco poco profundo con un vaso de plástico, literalmente vaso a vaso, intentado evitar que se produzca demasiado cieno.

Esta es la vida de Nuuriyo. Emplea sus días simplemente recogiendo agua, o buscándola. Nunca ha ido a la escuela, y jamás ha sabido lo que es disfrutar de agua corriente.

Vidas que penden de un hilo

"Por la mañana voy a por agua, y luego cuido de las cabras", dice Nuuriyo con timidez, en somalí. "Lo hago todo".

Nuuriyo pasa la mayor parte de la tarde bajo el sol abrasador, cuidando del menguante rebaño de cabras de su familia. Buena parte de su ganado ha muerto durante la sequía de dos años que afecta el Cuerno de África. Quiere ir a la escuela, pero no puede, porque se están desplazando constantemente.

Nuuriyo tampoco ha comido demasiado últimamente; su alimentación consiste en sorgo seco y algún que otro vaso de leche de cabra. Pero para lo joven que es, una carga enorme recae sobre sus hombros. En el charco cenagoso debe competir con animales mientras espanta las moscas. Una vez ha llenado el cubo, camina con las otras mujeres y niños de regreso a su hogar temporal.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ06-0153/Kamber
Una mujer permanece detrás de dos niños pequeños frente a su tienda improvisada, en un campamento para personas desplazadas por la sequía de la población de Wajid, región de Bakool, Somalia.

Esto puede parecerle normal a Nuuriyo, pero su abuela, Halima Ali Eymow, sabe que sus vidas penden de un hilo.

"Si no hay lluvia, nuestro ganado morirá", afirma. "¿Qué debemos hacer ahora? Hemos perdido muchos animales, la mayoría han muerto ya. No sabemos a dónde ir o qué hacer."

Los niños dependen de la ayuda

En Somalia son pocas las personas que tienen acceso fácil a agua potable, pero para pastores como la familia de Nuuriyo –dispersos en un amplio territorio, y a los que no es fácil llegar– la búsqueda es interminable. Al encontrarse en los márgenes de la sociedad sedentaria, los camiones de agua simplemente pasan de largo delante de sus casas improvisadas, en dirección a una comunidad permanente que vive en una aldea lejana.

En Somalia, así como en otras partes remotas del Cuerno de África, a medida que son más y más quienes buscan desesperadamente recursos que escasean, aumenta el número de personas dedicadas al pastoreo. Hace 15 años que aquí no existe un verdadero gobierno operativo. En esta última crisis, el mayor desafío para los grupos humanitarios es encontrar nuevas formas de ayudar a la gente a llevar una vida que no esté totalmente determinada por la búsqueda constante de alimentos y agua.

"Nos atemoriza mucho lo que va a suceder en los meses siguientes", dice Christian Balslev-Olesen, Representante de UNICEF en Somalia. "No habrá comida, ni forma de sobrevivir llevando una vida normal. Esto significa que los niños dependen por completo del tipo de ayuda que podamos proporcionarles: alimentos, agua, sanidad y nutrición."

 

 

 


 

 

Vídeo (en inglés)

David McKenzie, corresponsal de UNICEF, informa desde Somalia sobre Nuuriyo Ibrahim Abdirahm, 12 años, cuya familia sobrevive a duras penas a la sequía del Cuerno de África.
 VÍDEO alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Audio (en inglés)

El Oficial de Nutrición de UNICEF Regine Kopplow nos informa sobre cómo la sequía afecta a niños en Somalia y lo que UNICEF esta haciendo al respecto.
 AUDIO escucha

Búsqueda