Panorama: Sierra Leona

Atender a los niños malnutridos de las zonas afectadas por el ébola en Sierra Leona

Por Harriet Mason

Una vez erradicado el devastador brote de ébola en Sierra Leona, vuelve a tomar protagonismo una crisis de la salud que existe desde hace tiempo: la malnutrición. A través de un enfoque comunitario, UNICEF y sus aliados están prestando su ayuda para atender a todas las aldeas y facilitar el tratamiento y la prevención de la malnutrición aguda. 

DISTRITO DE KONO, Sierra Leona, 11 de diciembre de 2015 – “Llegué hasta el punto de pensar que mi hija iba a morir”, confiesa Francess, la madre de Naomi Sam, una niña de un año. Francess cree que podía haber perdido a Naomi si un trabajador comunitario de la salud no la hubiese alertado de que la pequeña padecía malnutrición.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sierra Leone/2015
Con solo seis meses, Naomi estaba gravemente malnutrida. Un trabajador comunitario de la salud del Distrito de Kono, Sierra Leona, diagnosticó su enfermedad y la ayudó a conseguir el tratamiento que le salvaría la vida.

El brote de ébola que se acaba de erradicar en Sierra Leona dejó al menos 8.704 personas infectadas y acabó con la vida de unas 3.589. Sin embargo, se necesitará más tiempo para evaluar y asimilar el fuerte impacto que el virus provocó en la salud del país.

Antes del ébola, la nutrición ya suponía un desafío, ya que según el informe de la Encuesta Nacional de Nutrición de Sierra Leona publicado en 2014 un 12,9% de niños menores de cinco años estaban malnutridos. El periodo de cuarentena, las restricciones para viajar, las infecciones, el miedo y la recesión económica podrían haber tenido, también, fuertes repercusiones en la nutrición.

En la aldea de Kombayendeh, en el Distrito de Kono, situado al este de Sierra Leona, la mayoría de los padres carecían de las nociones básicas sobre la malnutrición y sus causas, y era muy común encontrar niños malnutridos en la comunidad.

A principios de este año, en pleno brote de ébola, la ONG Sierra Leone Poverty Alleviation Agency (SILPA) (Agencia para la mitigación de la pobreza en Sierra Leona), con ayuda del Irish Aid y del gobierno de Japón, comenzaron la búsqueda de casos activos en la comunidad mediante el uso de herramientas para la auto-evaluación, una iniciativa que forma parte del programa integrado de UNICEF para la gestión de la malnutrición aguda. Estos esfuerzos estaban destinados a atender a los niños malnutridos de cualquier punto del distrito, a pesar de las dificultades logísticas impuestas por el mal estado de las carreteras.

Atención urgente

Naomi, de un año, es uno de los niños que se están beneficiando del programa de gestión de la malnutrición aguda en la aldea de Kombayendeh. Hace unos 10 meses la atendió Charles Bockarie, monitor de SILPA sobre el terreno, quien comprobó que padecía malnutrición aguda y se encontraba muy enferma. De inmediato, la niña fue trasladada al Hospital del Gobierno de Koidu para recibir tratamiento, acompañada por su madre Francess.

“Se notaba que Naomi estaba enferma y necesitaba atención urgente, así que la traje al hospital el mismo día del reconocimiento”, explica Bockarie.

Una vez en el hospital, detectaron que la niña padecía otras complicaciones médicas que requerían una observación cuidadosa. La admitieron en el hospital durante dos meses en los que recibió el tratamiento para la malnutrición y las complicaciones derivadas.

 El tratamiento de Naomi contenía Plumpy’Nut, un alimento terapéutico listo para el consumo hecho a base de cacahuetes, y para la sorpresa de su madre y de otros miembros de su familia, Naomi se curó.

“Yo me preguntaba qué ingrediente mágico habría en ese tratamiento que la curó tan pronto”, dice Francess. “Me sorprendió mucho cómo mejoró su aspecto tan solo unas semanas después de que empezara a tomar los alimentos”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sierra Leone/2015/Mason
Naomi, ya sana, con su madre Francess. Admitieron a Naomi en el hospital durante dos meses en los que recibió tratamiento para la nutrición y las complicaciones derivadas.

“Yo me preguntaba qué ingrediente mágico habría en ese tratamiento que la curó tan pronto”, dice Francess. “Me sorprendió mucho cómo mejoró su aspecto tan solo unas semanas después de que empezara a tomar los alimentos”.

Difundir el mensaje

Francess, que ha recibido formación para utilizar alimentos locales disponibles para alimentar a su hija, se ha convertido en “embajadora de nutrición”, y se encarga de sensibilizar a otras madres para que alimenten a sus hijos adecuadamente y de convencer a otras para que soliciten tratamiento para sus hijos malnutridos.

“He aprendido que es esencial el amamantamiento exclusivo de los bebés en sus primeros meses de vida, que deben complementar con otros alimentos posteriormente para conseguir que estén sanos y no enfermen, como le ocurrió a Naomi”, explica. “Estoy aconsejando a mis amigas de la aldea que hagan lo mismo”.’

“Tengo un huerto en mi jardín donde cultivo productos frescos. Seguiré alimentando a Naomi adecuadamente para evitar que vuelva a estar enferma y asegurar su crecimiento sano y fuerte, de manera que pueda cuidar de mí cuando yo sea mayor”.

Aunque la nutrición sigue siendo un asunto de vital importancia en Sierra Leona, se está logrando concienciar a la sociedad sobre la malnutrición y los beneficios de una buena alimentación. Los alimentos terapéuticos listos para el consumo, que ya se conocen en Sierra Leona, han contribuido a salvar las vidas de miles de niños malnutridos: desde principios de 2015 y solo en el Distrito de Kono, casi 4.000 niños han recibido tratamiento para la malnutrición y se han recuperado.


 

 

Fotografía UNICEF: Construir seguridad nutricional

Búsqueda