Senegal

Sergio Ramos, campeón de la Copa del Mundo de la FIFA de 2010, modelo de inspiración para los niños del Senegal

DAKAR, Senegal, 20 de julio de 2010 - Pocos días después de ganar la Copa del Mundo de la FIFA de 2010 en Sudáfrica como parte de la selección de fútbol de España, Sergio Ramos viajó a Senegal para visitar varios proyectos de UNICEF en esa nación africana.

© UNICEF Senegal/2010/Bueno
Sergio Ramos, jugador de la selección de fútbol de España que se hizo con la Copa del Mundo de la FIFA de 2010, sostiene en brazos a una niña recién nacida en un puesto rural de salud de Senegal, país al que viajó poco días después de que finalizara el torneo mundial de Sudáfrica.

 

“Ésta fue una de las semanas más importantes de mi vida”, comentó el deportista. “Es que esta semana se hicieron realidad dos de mis sueños. En primer lugar, gané la Copa del Mundo, y luego pude viajar a África y conocer a estos niños y niñas”.

En Pout, una aldea ubicada a unos 60 kilómetros de Dakar, Ramos inspeccionó programas sanitarios comunitarios orientados a mejorar la alimentación de las madres y sus hijos de corta edad. En una visita a un puesto sanitario en la aldea de Keur Seydou, el futbolista alzó en brazos y pesó a una niña recién nacida llamada Fatou.

Los controles periódicos del peso forman parte de una serie de medidas de vigilancia del crecimiento de los niños y de detección de posibles síntomas de desnutrición. Las intervenciones sanitarias de este tipo tienen gran importancia en un país donde el 17% de los menores de cinco años sufre desnutrición crónica.

Ayuda a los niños vulnerables

La participación de Ramos en esa actividad sanitaria le ayudó a comprender la manera en que el enfoque comunitario hace posible que UNICEF y sus aliados presten ayuda a los niños y niñas amenazados por los problemas de salud o nutrición.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Senegal/2010/Bueno
Sergio Ramos, astro español del fútbol mundial, se suma inesperadamente a un partido que disputan varios jóvenes de un suburbio de Dakar, la capital de Senegal.

En Pout, por ejemplo, los agentes sanitarios emplean la tecnología “Rapid SMS” de mensajes de telefonía móvil para vigilar el estado de salud de los niños y niñas de la región. El sistema Rapid SMS es un marco de código abierto para la obtención de datos y para las tareas logísticas y de comunicación mediante mensajes breves de texto por telefonía móvil.

El sistema funciona de la siguiente manera: las madres acuden al centro sanitario para obtener información acerca de la alimentación adecuada y para actualizar un registro del crecimiento de sus hijos. Esos datos sobre el peso y las medidas de cada niño se envían mediante mensajes de texto a una base central de datos. La información así transmitida y archivada hace posible que el Ministerio de Salud evalúe si la población de determinada zona se acerca a niveles peligrosos de desnutrición.

Una fuente de inspiración dentro y fuera del campo de juego

Además de visitar centros sanitarios, Ramos presenció diversas labores relacionadas con proyectos de protección de los niños y niñas vulnerables contra el abuso y la explotación. Muchos de esos proyectos están dirigidos a los niños pobres de las zonas urbanas.

En una escuela religiosa islámica, Ramos pudo observar que decenas de niños que se educan en ese internado duermen sobre el suelo de tierra. En Dakar hay más de 8.000 niños  (alumnos de las escuelas coránicas) que pasan varias horas por día mendigando en la calle.

“Después de conocer a estos niños y ver las condiciones en que viven, me he dado cuenta de que algunas de las cosas que tenemos son necesarias y que otras no lo son en absoluto”, apuntó Ramos, que agregó que una de las cosas necesarias es la educación.

Éxitos en el deporte y en la vida

Durante su visita a Senegal, el futbolista español también participó en una iniciativa que emplea la práctica del fútbol para ayudar a que los niños vulnerables se relacionen con sus pares en ámbitos seguros en el marco de sus comunidades.

Sergio Ramos asistió a la disputa de un torneo de fútbol infantil que se llevó a cabo en uno de los suburbios más pobres de Dakar. Cuando el jugador llegó a la cancha para dar el puntapié inicial del partido, fue rodeado de inmediato por niños del público y por los jugadores.

“Me hace muy feliz jugar y reír con estos niños en un campo de juego”, comentó Ramos. Bajo los intensos rayos del sol, el defensa de la selección nacional de España jugó un rato con ellos y finalmente marcó un gol, que fue ovacionado por los niños.

“Yo también vengo de una familia modesta”, comentó posteriormente. “Cuando era niño soñaba que algún día tocaría la Copa del Mundo. Lo que les quiero decir a los niños es que nunca deben dejar de soñar ni de luchar por sus sueños. Deben ir a la escuela, trabajar con empeño y no decir nunca que algo es imposible. Es que los sueños pueden convertirse en realidad”.


 

 

Búsqueda