Rwanda

UNICEF apoya una iniciativa para ayudar a las familias que viven con el VIH en Rwanda

Imagen del UNICEF
© UNICEF Rwanda/2009/Frejd
Felona, cuya vida se ha visto profundamente afectada por la pandemia del SIDA, es actualmente asesora para las familias que viven afectadas por el VIH en Rwanda.

Por Hanna Frejd

KIGALI, Rwanda, 14 de julio de 2009 – “Tenía 30 años cuando falleció mi marido", rememora Felona. "Teníamos tres hijos, y depués descubrí que era seropositiva. Me costó mucho aceptarlo".

"Sin embargo hoy, 14 años después", prosigue, "soy asesora para las personas seropostivas en en el centro de salud Kicukiro, aquí en Kigali. La situación ha cambiado de manera radical en el último decenio. Cuando supe que era seropositiva no existían medicinas ni grupos de apoyo. Ahora, mire a estas mujeres que me acompañan hoy".

Felona mira a las mujeres a su alrededor en el centro Kicukiro. "Algunas tejen con máquinas, otras simplemente han venido para conversar y otras beben café", comenta. "¡No habrías oido hablar sobre nada parecido en 1996!"

La iniciativa "Paquete familiar"

La vida de Felona ha cambiado gracias en gran medida a una iniciativa organizada por el Gobierno de Rwanda y por la mujer del Presidente, con el apoyo de UNICEF. Este programa, conocido como el "Paquete familiar", ayuda a los hogares afectados por el VIH y el SIDA para garantizar que los integrantes de la familia reciban atención, tratamiento y servicios de apoyo.

"Lo que veníamos observando era que las mujeres no venían a por el tratamiento cuando descubrían que eran seropositivas", explica Cécile Ndoli, de UNICEF Rwanda. "En muchas ocasiones no contaban con el apoyo de sus familias. El 'Paquete familiar' aborda esta cuestión pues tiende la mano a los hombres y les brinda asesoramiento, tratamiento, seguro médico, planificación familiar y apoyo nutricional".

"La iniciativa también ofrece a las familias afectads posibilidades para la generación de ingresos", añade Ndoli.

"Cuando las pruebas dan como resultado que la mujer embarazada es seropositiva, le brindamos asesoramiento y después invitamos a su marido y a sus familiares", indica Felona. "Si vemos que una mujer no regresa, la visitamos en su casa. Este es el modo en que podemos realizar un seguimiento de 100 casos anuales. Resulta muy importante hacer un segumiento de las mujeres durante su embarazo y seis meses después como mínimo".

"No es una sentencia de muerte"
Alrededor del 3% de la población rwandesa vive actualmente con el VIH. Más de la mitad de esa cifra son mujeres y se estima que hay 19.000 niños y niñas afectados. Gracias al "Paquete familiar" y a iniciativas similares, el número de ciudadanos de Rwanda con VIH que reciben tratamiento antirretroviral ha aumentado espectacularmente en los últimos años.

Asimismo, ahora hay servicios de prevención contra la transmisión del VIH de la madre al hijo disponibles en la mitad de las 424 instalaciones de salud repartidas por el país, de las que 20 cuentan con el apoyo de UNICEF.

"La existencia de servicios como éste es importante", afirma Felona, "porque ser seropositivo no es una sentencia de muerte. Míreme. Sigo creciendo, sigo dando y sigo viva", añade sonriendo.


 

 

Campaña contra el Sida


Este sitio está disponible en inglés
Búsqueda