Rwanda

Los niños y niñas de Rwanda juegan y aprenden mientras conmemoran el Día del Niño Africano

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2008/Douglis
Un grupo de niños y niñas de Rwanda durante la celebración del Día del Niño Africano que organizó la ONG Amani Africa.

Por Carole Douglis

KIGALI, Rwanda, 17 de junio de 2008 – Mediante diversas actividades deportivas, asambleas escolares y reuniones culturales que se llevaron a cabo en toda la nación, los niños, niñas y adultos de Rwanda celebraron esta semana el Día del Niño Africano. La festividad, que tiene carácter continental, celebra la gesta de los niños y niñas sudafricanos que desencadenaron el levantamiento de Soweto en 1976, en el que muchos de ellos perdieron la vida.

“Hace 32 años, los niños sudafricanos salieron a la calle a protestar porque no se les escuchaba en las escuelas, porque se les discriminaba y porque no tenían derechos”, dijo Patrice Demoustier, Jefe de Operaciones de la Oficina de UNICEF en Rwanda, en una ceremonia que se realizó en la Provincia Meridional y a la que asistieron niños, niñas y funcionarios de gobierno.

“Esos niños y niñas movilizaron a sus padres, a sus mayores y a toda la nación para eliminar el régimen de apartheid”, añadió el Sr. Demoustier. “El 16 de junio siempre será recordado como el día en que se escucharon las voces de los niños”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2008/Douglis
Como parte de las actividades de celebración del Día del Niño Africano en Rwanda, varios niños observan un partido de fútbol encaramados en un árbol.

Conocen sus derechos

El tema al que estuvo dedicado el Día del Niño Africano de este año fue la participación de la infancia en la sociedad civil. En una ceremonia que se llevó a cabo el sábado en el patio de una escuela en las afueras de Kigali, más de un centenar de niños y niñas de Rwanda demostraron que  están aprendiendo sus derechos y que están decididos a hacer oír sus voces.

“¿Quién puede decirme cuáles son los derechos de los niños?”, le preguntó Charles Nkazamyambi, ex atleta olímpico y sobreviviente del genocidio, a la muchedumbre de niños, niñas y jóvenes que se amontonaban en el prado donde habían presentado y presenciado varias representaciones teatrales sobre cómo convencer a los padres de que los niños deben ir al escuela. El Sr. Nkazamyambi representa a la ONG Fundación cultural y deportiva por la paz en la región de los Grandes Lagos.

Desde la multitud se alzaron de inmediato muchas voces en respuesta:

“¡Tenemos derecho a la protección contra la violencia!”.

“¡Todos los niños tienen derecho a ir a la escuela!”.

“¡Derecho a comer y a la vida!”.

“¡El derecho a expresar nuestras opiniones!”.

“¡El derecho a practicar nuestra religión donde queramos!”

“¡Derecho a que no nos obliguen a trabajar!”

“¡Tenemos derecho a jugar!”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2008/Douglis
Los partidos de fútbol, como éste que se disputa acerca de Kigali, atraen a los niños y niñas a actividades donde también aprenden acerca de sus derechos.

Las reuniones semanales fomentan el aprendizaje

Todos los sábados por la mañana, la Fundación, que pronto se llamará Amani Africa (amani significa “paz” en suahili), ofrece a unos 2.000 niños y niñas la posibilidad de participar en diversas actividades en 10 sitios de Kigali. Debido a que los niños de esa ciudad, y en especial los más vulnerables y los que no van a la escuela, tienen pocas oportunidades de jugar y establecer relaciones de camaradería, las reuniones sabatinas les resultan especialmente atractivas.

Después de jugar al fútbol o al voleibol, los niños y niñas realizan representaciones teatrales breves sobre temas tales como la unidad, los prejuicios de género, la educación, el VIH/SIDA y otros aspectos que forman parte del programa de la fundación. Esas representaciones son motivo de animados debates entre los niños.

“Las actividades deportivas atraen a los niños y niñas y les ayudan a unirse en equipos”, explicó el Sr. Nkazamyambi, que durante 10 años viajó por el mundo compitiendo como atleta profesional. “Después de eso, los niños tienen una actitud muy franca y se muestran dispuestos a escuchar y a expresar sus opiniones sobre temas importantes”.

“Muchos niños me han dicho que aplican en sus hogares lo que aprenden aquí”, añadió. “Por ejemplo, si escuchan que sus padres hablan mal de personas o grupos de otros orígenes, les dicen que aquí aprendieron que eso no se debe hacer, que está mal, que todos somos iguales”.

Los niños conducen los debates

Gracias a los esfuerzos del Gobierno y de las iniciativas como Amani Africa y la organización no gubernamental Right to Play (El derecho al juego), que recibe apoyo de UNICEF, Rwanda es uno de los países africanos a la vanguardia en materia de participación de los niños y niñas.

Uno de los capítulos de la Estrategia de Desarrollo Económico y Reducción de la Pobreza que están dedicados a la niñez de este país, por ejemplo, fue redactado por representantes juveniles. Y todos los distritos de Rwanda cuentan con un Foro de los Niños que cumple funciones de asesoramiento sobre cuestiones de la infancia y la juventud.

En agosto de este año, más de 400 niños y niñas provenientes de todos los sectores administrativos del país participarán en Kigali en la quinta Reunión Cumbre de los Niños, una conferencia anual en la que se debaten las cuestiones que atañen a los niños y jóvenes y se recomiendan cursos de acción.


 

 

Búsqueda