Panorama: Filipinas

El Embajador de Buena Voluntad de UNICEF, David Beckham, se reúne con los jóvenes supervivientes del tifón Haiyan durante su visita a Filipinas

El Embajador de Buena Voluntad de UNICEF, David Beckham, pasó el Día de San Valentín visitando a los supervivientes del tifón Haiyan.

 

Por Thomas Nybo

TACLOBAN, Filipinas, 14 de febrero de 2014 – El Embajador de Buena Voluntad de UNICEF David Beckham pasó el Día de San Valentín visitando a los supervivientes del tifón Haiyan.

Durante dos días, el Sr. Beckham recorrió Tacloban y las zonas circundantes, las más castigadas durante la impactante tormenta que arrasó la zona central de Filipinas hace 98 días.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2014/ Pettersson
El 14 de febrero, el Embajador de Buena Voluntad de UNICEF, David Beckham, visitó la Escuela Santo Niño en el barrio de Tanawan, donde participó en las clases y ayudó a distribuir los cuadernos a los niños en un aula situada bajo una tienda de campaña y jugó al fútbol con ellos en las ruinas de la primitiva escuela.

“Como padre, me conmovió enormemente reunirme con niños, no mayores de dos años, que habían perdido todo, excepto la ropa que llevaban puesta cuando el mar y la tormenta barrió sus pueblos durante el tifón”, dijo el Sr. Beckham quien, pocos días después de la tormenta, ayudó a la puesta en marcha de un llamamiento urgente de UNICEF para recaudar fondos.

Durante su estancia de dos días en la zona de Tacloban, el Sr. Beckham visitó varios de los lugares que reciben la ayuda de UNICEF, incluida la escuela de enseñanza primaria Santo Niño, situada en la costa y que quedó arrasada por el tifón Haiyan. El director de la escuela, Marlon Tangpuz, dijo que cuatro de los estudiantes murieron en la tormenta y que casi 9 de cada 10 alumnos perdieron sus hogares. En los terrenos donde se encontraba la escuela, UNICEF ha instalado tres grandes tiendas de campaña que se utilizan como aulas y espacios recreativos amigos de la infancia.

“Las niñas y los niños afectados por el tifón Haiyan todavía están traumatizados por la experiencia y necesitan una ayuda permanente”, dijo el Sr. Beckham. “UNICEF repartió suministros vitales cuando el tifón asoló la región; ahora permanecerá aquí todo el tiempo que sea necesario y no abandonará a los niños”.

El Sr. Beckham visitó a docenas de niñas y niños en las aulas provisionales de Santo Niño. En la clase de cuarto grado, una habitación con suelo de tierra, el Sr. Beckham se sentó en la parte delantera, frente a los niños, y animó a Edgie Mesias, de 9 años, a leer en inglés en voz alta ante la clase, algo que Edgie cumplió con entusiasmo.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2014/ Pettersson
El Sr. Beckham juega con los niños afectados por el tifón Haiyan en una escuela instalada bajo una tienda de campaña de UNICEF.

“Perfecto,” le dijo el Sr. Beckham. “¡Tu inglés es mejor que el mío!”

En una tienda de campaña nueva de UNICEF, montada hace una semana en el lugar donde había un aula que quedó destrozada, el Sr. Beckham repartió bolsas con material escolar a los jóvenes estudiantes. Después de ayudarles a pintar un colorido mural en el que se promovía el lavado de las manos, los llevó a un campo cercano para jugar un partido de fútbol.

Con la distribución de tiendas de campaña y de material escolar, UNICEF y sus asociados han ayudado a que unos 420.000 niños regresen a las aulas. Los kits de entretenimiento y la creación de espacios amigos de la infancia en tiendas de campaña impermeables, contribuyen a ofrecer un importantísimo respaldo sicológico, tan necesario en situaciones difíciles de emergencia como la de Haiyan.

La visita del Sr. Beckham incluyó otros puntos, como un centro de salud al que UNICEF había proporcionado un frigorífico que mantiene la vacuna de la polio con la temperatura adecuada, incluso durante los frecuentes cortes de suministro eléctrico. El Sr. Beckham pudo administrar gotas contra la poliomielitis a Mary Kimberly Batis, una niña que nació un mes después del tifón.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2014/ Pettersson
El Sr. Beckham se detiene en un cementerio para ofrecer sus respetos durante el emotivo viaje que ha realizado a Filipinas para ver los efectos devastadores del tifón. Miles de personas murieron en el desastre y más de 1,7 millones de niñas y niños se quedaron sin hogar.

Ante una fosa común, situada en los terrenos de una iglesia católica que se encuentra al sur de Palo, el Sr. Beckham escuchó la historia de un hombre que perdió a la mayor parte de su familia, incluidos un total de 15 hijos y nietos. La improvisada cruz de madera que marcaba el lugar de su tumba estaba cubierta de tarjetas del Día de San Valentín y cartas escritas a mano para su hija, que era maestra.

“Feliz Día de San Valentín, señorita Arleen”, se podía leer en las palabras escritas por un niño pequeño sobre un corazón recortado en un papel amarillo. “Te quiero. Te echo de menos”.

Antes de tomar el avión y abandonar Tacloban, el Sr. Beckham realizó una última parada. Visitó el barrio de Anibong, situado a orillas del mar. Muy pocas estructuras han sobrevivido al tifón y al oleaje de la tormenta y, nada más llegar, lo primero que ve el visitante son tres barcos enormes que fueron arrastrados por el mar y permanecen encallados en la tierra. A la sombra de uno de los barcos, el Sr. Beckham se unió a un equipo de agua y saneamiento y les ayudó a distribuir kits de agua destinados a las 440 familias que vivían cerca. Según el especialista de WASH de UNICEF, Tai Ring Teh, debido a la alta presencia de bacterias en muchas de las fuentes de agua disponibles las pastillas de cloro y los recipientes de agua de 20 litros de los kits ayudarán a proteger a las niñas y los niños vulnerables de enfermedades como la diarrea y la fiebre tifoidea.

“Aquí en Filipinas me he dado cuenta del increíble efecto que las donaciones públicas pueden tener en las vidas de los niños en situaciones de emergencia”, dijo el Sr. Beckham.


 

 

Fotografía UNICEF: Tifón Haiyan

 

Búsqueda