Panorama: Filipinas

Los botiquines de emergencia llegan a los saturados centros médicos de Filipinas

Desde el tifón Haiyan, en los centros de salud se ha producido un aumento significativo en el flujo de pacientes, lo que agrava la presión sobre el personal de salud y los suministros de medicamentos.

 

Por Gregor Henneka

Una de las formas en que UNICEF apoya a las clínicas más remotas en las comunidades que se recuperan de la devastación del tifón Haiyan es distribuyendo suministros sanitarios de emergencia.

ESTANCIA, Filipinas, 22 de enero de 2014 – Demar John, de 7 meses, se encuentra en la unidad de salud rural de la ciudad de Estancia, en el centro de Filipinas, con su madre Claris, de 23 años. “Tose con frecuencia. Ya lleva tosiendo desde hace cinco días, así que vinimos para la consulta”, dice Claris.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
“Antes del tifón, nuestra unidad de salud tenía alrededor de 40 a 50 pacientes al día. Pero desde entonces, todos los días tenemos más de 100”, explica Judith Dalton (izquierda), una enfermera de la ciudad de Estancia, en el centro de Filipinas.

“Nuestra casa en Barangay Daculan quedó destruida debido a Yolanda”, dice refiriéndose al nombre local del tifón Haiyan, que arrasó la región en noviembre. “Ahora estamos alojados en una tienda de campaña”.

El tifón ha creado un fuerte incremento en el número de pacientes que acuden a clínicas como ésta, explica Judith Dalton, una enfermera de la unidad. “Después del tifón, hemos tenido que ocuparnos de muchos casos. Heridas por la laceración, moretones y todo tipo de lesiones. Una de las enfermedades más comunes son las infecciones respiratorias”, dice. “Antes del tifón, nuestra unidad de salud tenía alrededor de 40 a 50 pacientes al día. Pero desde entonces, todos los días tenemos más de 100”.

Apoyo de emergencia

Este aumento ha creado una enorme presión sobre el personal de salud y los suministros. UNICEF ha ayudado a abordar la posible escasez mediante la distribución de botiquines de emergencia, que contienen equipos y suministros para que un puesto de salud pueda atender a 10.000 personas durante tres meses, como promedio.

Casi una tercera parte de las personas afectadas por el tifón Haiyan viven en la isla de Panay. En Estancia, en el vértice nororiental de la isla de Panay, 118 familias siguen viviendo en tiendas de campaña en un centro de evacuación, y muchas se encuentran viviendo en casas semidestruidas. UNICEF abrió una oficina en la ciudad de Roxas, en la parte norte de la isla, para asistir a las personas afectadas a superar las consecuencias del tifón.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Un trabajador de la salud dispensa un medicamento. UNICEF está ayudando abordar la posible escasez de suministros médicos mediante la distribución de botiquines de emergencia, facilitando que los puestos de salud atiendan a 10.000 personas durante tres meses, como promedio.

“Las cajas de medicamentos provienen de UNICEF, y todas las medicinas se han distribuido gratuitamente a todos los pacientes para atender a su medicación”, dice la Sra. Dalton. “Por lo general usamos antibióticos y analgésicos, y a veces suturas. Eso es lo que necesitábamos más para la mayoría de las heridas, y medicamentos para las enfermedades respiratorias”.

Los botiquines de emergencia contienen dispositivos médicos esenciales, tales como vendajes, estetoscopios, termómetros y tijeras médicas, así como una selección de los medicamentos que tienen normalmente una alta demanda en situaciones de emergencia. Cada botiquín cuesta aproximadamente 8.000 dólares.

Un largo viaje

“Los botiquines de salud han realizado realmente un largo viaje”, dice el Dr. Kambiz Hamedanizade, un especialista de salud de UNICEF en Filipinas. “Provienen de nuestra división de suministros en Copenhague. Con la ayuda de KLM [la aerolínea nacional de los Países Bajos], han volado desde Cebú, el centro de nuestra distribución de suministros. Desde Cebú ha llegado hasta aquí en camiones y en el ferry”.

El Dr. Hamedanizadeh explica que la distribución de los botiquines se determina según el tamaño de la población afectada y el número de centros de salud rural de la zona.

“Nos aseguramos de que cada unidad de salud rural en las cuatro provincias afectadas reciba por lo menos un conjunto completo”, dice. “En total, se distribuyeron 41 botiquines de salud, así que podemos decir que UNICEF está abordando las necesidades de 410.000 personas durante tres meses”.

Los botiquines de emergencia se encontraban entre las 100 toneladas de suministros que se enviaron vía aérea a Cebú el 22 noviembre, solamente dos semanas después del tifón, en un vuelo sin coste adicional proporcionado por KLM, junto a conjuntos de escuelas en una caja, tiendas de campaña para levantar espacios temporales de aprendizaje y otros suministros urgentes.

El Dr. Hamedanizadeh es un especialista de salud que trabaja para UNICEF en calidad de préstamo procedente de NorCap, una entidad operada por el Consejo de Refugiados de Noruega, fundado por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Noruega.


 

 

Fotografía UNICEF: Tifón Haiyan

 

Búsqueda