Panorama: Filipinas

Diario del tifón Haiyan: La ayuda de emergencia está llegando a las zonas más afectadas

"UNICEF formará parte del proceso de reconstrucción de Filipinas. Vamos a reconstruir todo mejor... Que sea un símbolo de lo que podemos hacer, de lo que el espíritu humano puede hacer", dice Ted Chaiban, Director de Programas de Emergencia de UNICEF.

 

Por Christopher de Bono, Jefe Regional de Comunicaciones, UNICEF Asia Oriental y el Pacífico

A medida que comienza a llegar la ayuda de emergencia a las comunidades devastadas por el tifón Haiyan en Filipinas, surge una imagen más clara de cuánto más se necesita.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Philippines/2013/Maitem
Residentes evalúan los daños causados por el tifón Haiyan en la ciudad de Tacloban, en la región de Leyte, en Filipinas.

MANILA, Filipinas, 11 de noviembre de 2013 – Es el cuarto día desde que el tifón Haiyan  -conocido aquí como Yolanda- golpeó el país, y la buena noticia es que la ayuda a Filipinas está llegando.

Y estoy orgulloso de decir que los suministros de agua y saneamiento de están ahora en Tacloban, donde nos ayudarán a que se eviten los brotes temidos de tifus y el cólera.

La mala noticia es que no es suficiente lo que está llegando. A pesar de los increíbles e incansables esfuerzos del Gobierno y el ejército de Filipinas, y de todos mis colegas de la comunidad de ayuda, todavía no estamos llegando a todos aquellos que están en extrema necesidad.

Bajo el sistema de coordinación de emergencias, el agua , el saneamiento y la higiene es una de las categorías de ayuda en las que UNICEF es el organismo principal, junto con la educación y la nutrición; otras agencias lideran en lo relacionado con alimentos, medicinas, refugio de emergencia y otras áreas de asistencia.

La logística ha sido clave en los primeros días. El daño a la infraestructura local es enorme. El tifón ha bloqueado o destruido carreteras, aeropuertos y puentes, y las autoridades están trabajando sin descanso para abrir las rutas que necesitamos para llevar los suministros.

 

Imagen del UNICEF
© UNICEF Philippines/2013/Maitem
Un hombre sostiene en sus brazos a sus hijos después del tifón Haiyan en Tacloban. UNICEF ha movilizado alimentos terapéuticos para niños, de las reservas locales disponibles, y kits de salud, agua y saneamiento para apoyar a 3.000 familias en las áreas afectadas.

El nivel de devastación, el clima y la geografía de la región central de Filipinas significaba que era una tarea difícil.

Poco a poco se ha conseguido.

Pero para cuando las rutas estaban abiertas para llevar agua, comida, refugio y medicamentos, las personas cuya vida había sido devastada estaban hambrientas y desesperadas. Sin conocer qué se está haciendo para llegar a ellos (no es de extrañar teniendo en cuenta que Haiyan demolió las redes de comunicaciones), se sentían abandonadas y desesperadas.

Así que tan pronto como los caminos estuvieron abiertos, todos los que podían reunir a sus hijos tomaron las calles para salir de la ciudad, o se dirigieron hacia el aeropuerto en busca de un vuelo.

¿Quién puede culparlos?

Desafortunadamente, las rutas que fueron minuciosamente liberadas de obstáculos para permitir que la ayuda necesaria pasara, se bloquearon súbitamente de nuevo con gente desesperada, hambrienta y agotada tratando de salir.

Por todo ello, la ayuda está llegando, en goteo por ahora, pero gota a gota puede llegar a ser mucho.

 

Imagen del UNICEF
© UNICEF Philippines/2013/Maitem
Una vista de la destrucción causada por el tifón Haiyan en la ciudad de Tacloban.

Y estamos comprendiendo y valorando poco a poco lo que se necesita y aumentando nuestra capacidad para hacerlo.

Los equipos de UNICEF se están desplazando a toda la zona, para evaluar las necesidades de los niños y empezar a cubrirlas. Los colegas se encuentran en las zonas afectadas trabajando duro.

Es fácil entender por qué las personas que han perdido todo lo demás están perdiendo ahora la esperanza, pero desde la seguridad de donde estoy en este momento, estoy empezando a ver un poquito de luz.

Sólo un atisbo de momento. Hasta que cada niño esté a salvo, esto no es suficiente. Estamos trabajando todo el día con ese único y simple propósito.

 


 

 

Fotografía UNICEF: Foto de la Semana

 

Búsqueda