Panorama: Filipinas

Una iniciativa de transferencia de efectivo a familias filipinas interrumpe el ciclo de la pobreza

Por Valentina Canavesio

PASAY, Filipinas, 29 de junio de 2011. Pese al publicitado crecimiento económico que se registraba en Filipinas antes de que se desatara la recesión mundial, más de un 40% de las familias de este país sobreviven con ingresos inferiores al equivalente de dos dólares diarios. Con el fin de interrumpir el ciclo de la pobreza que amenaza a muchas de esas familias, el Gobierno ha puesto en marcha un programa quinquenal de transferencia condicional de efectivo, conocido por su nombre en tagalo Pantawid Pamilyang Pilipino, o popularmente como programa de las 4P.

VÍDEO (en inglés): 19 de mayo de 2011. Valentina Canavesio, de UNICEF, informa sobre un programa de transferencia de efectivo que ayuda a que las familias filipinas eviten caer en el ciclo de la pobreza.  Véalo en RealPlayer

 

Se trata de una estrategia de reducción de la pobreza y desarrollo social que ofrece subsidios condicionales en efectivo a las familias más pobres del país para que puedan mejorar su estado de salud, alimentación y educación, en especial en el caso de los niños y niñas menores de 14 años.

El programa otorga a cada familia que cumpla con determinados requisitos el equivalente de 140 dólares por año para gastos de alimentación y salud y de 70 dólares anuales por niño, hasta un máximo de tres niños por familia.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
El programa de transferencia de efectivo suministra a cada familia filipina que participa en el mismo el equivalente de 140 dólares anuales para gastos de salud y alimentación, además de unos 70 dólares anuales por niño, hasta un máximo de tres niños por familia, para gastos de educación.

“Los seis requisitos se refieren muy específicamente a los niños”, afirma Vanessa Tobin, Representante de UNICEF en Filipinas, “ya que se concentran en la inmunización, la atención y el desarrollo de los niños en la primera infancia, la asistencia a la escuela primaria, tratamientos antiparasitarios y las prácticas adecuadas para la crianza de los niños”. Además, las mujeres embarazadas se comprometen a recibir atención médica antes y después del alumbramiento y a dar a luz con la ayuda de un profesional de la salud capacitado.

Pasay es uno de los lugares donde el programa se lleva a cabo de manera experimental. UNICEF apoya al gobierno nacional y a los gobiernos locales en la ejecución y supervisión del programa.

Los subsidios se centran en los niños

La familia de Almeda Mantos, de 35 años de edad, es una de las beneficiarias del programa. El marido de Mantos trabaja de ayudante de mecánico y ambos tienen cuatro hijos de entre tres y ocho años. Antes de que la familia fuera escogida para participar en el programa, todos sus integrantes dependían del modesto salario del marido.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Un programa de transferencia condicional de efectivo, al que se conoce como Programa Pantawid Pamilyang Pilipino o Programa de las 4P, ayuda a mejorar la salud, la educación y la alimentación de familias de la ciudad de Pasay(Filipinas).

Ahora, gracias a los subsidios del programa , la familia no sólo puede satisfacer mejor las necesidades de los niños y comprar los medicamentos, alimentos y material escolar que necesitan, sino también ahorrar un poco.

Al igual que otras mujeres de su comunidad, Mantos ha recibido capacitación sobre tecnología hidropónica, mediante la cual se cultivan verduras sin plantarlas en la tierra. Las plantas crecen, en cambio, en agua altamente oxigenada y rica en nutrientes. Mediante este proyecto, el programa combate la situación de hambre y desnutrición en que vive un creciente número de familias pobres, además de brindarles una fuente adicional de ingresos.

UNICEF también complementa las actividades del programa mediante la capacitación de dirigentes comunitarios con el propósito de que lleven a cabo reuniones periódicas. Además de adquirir mejores aptitudes para la crianza de sus hijos, las personas que participan en el programa reciben conocimientos y aptitudes para la vida y los negocios, así como preparación en cuestiones financieras. El objetivo consiste en que los beneficiarios adquieran el hábito del ahorro e inviertan en actividades comerciales sostenibles.

Apoyo a los pequeños negocios

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Varias mujeres de la ciudad filipina de Pasay han aprendido a cultivar verduras mediante tecnología hidropónica y cuentan de esa manera con una fuente adicional de recursos para sus familias.

Con el dinero que han logrado ahorrar e invertir en un fondo común, las mujeres que participan en el programa han puesto en marcha una pequeña empresa comercial de venta de arroz. A medida que aumenten los beneficios, el grupo se ha propuesto ampliar sus operaciones y comenzar a vender carne cocinada y bocadillos. Matos tiene ahora esperanzas de un futuro mejor para su familia.

Tobin afirma que el objetivo a largo plazo del proyecto que apoya UNICEF es que las familias beneficiadas puedan interrumpir el ciclo de la pobreza. “Nuestro propósito consiste en garantizar que los niños de las familias obtengan beneficios directos”, afirma, “y que los beneficios que reciba la próxima generación sean inmensamente mayores”.


 

 

Búsqueda