Panorama: Filipinas

La Directora Ejecutiva de UNICEF visita Filipinas, un país duramente golpeado por las inundaciones

Imagen del UNICEF
© UNICEF Philippines/2009
La Directora Ejecutiva de UNICEF, Ann M. Veneman, con Jaime de Venecia, un estudiante de sexto grado que tuvo que ser evacuado a causa de las inundaciones en Ciudad Pasig, Manila.

Por Pamela Pagunsan

MANILA, Filipinas, 8 de octubre de 2009 – La Directora Ejecutiva de UNICEF, Ann M. Veneman, visitó Filipinas ayer para informase sobre los daños y las inundaciones a gran escala que provocó la tormenta tropical Ondoy.

Los habitantes de la aldea de Santa Cruz –ubicada en Ciudad Pasig, que pertenece a la zona metropolitana de Manila y está a nivel del mar– sufrieron inundaciones de más de un metro de profundidad, viéndose obligados a resguardarse en la escuela primaria Liberato Damián.

Después de que la tormenta golpeara el 26 de septiembre, la escuela albergó durante varios días a 700 personas, de las cuales 300 eran niños. Veneman habló con los niños y las madres que permanecen en ese centro educativo.

“Mi corazón está con las familias que conocí hoy. Familias que perdieron sus hogares y cuyo único refugio es, ahora, un rincón de un aula escolar”, dijo Veneman. Sin embargo, agregó: “Fue alentador ver niños de nuevo en la escuela. Después de vivir tan aterradora experiencia, asistir a la escuela proporciona algo de normalidad a sus vidas”.

Familias desplazadas

Una de las madres con las cuales Veneman se reunió fue Rossana Balboa, de 40 años, que está alojándose en un salón de clase en el tercer piso de la escuela Liberato Damián, junto con sus familiares y otras cinco familias.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Philippines/2009
La Directora Ejecutiva de UNICEF, Ann M. Veneman, se reúne con jóvenes víctimas de las inundaciones en una escuela que se está utilizando como centro de evacuación en Ciudad Pasig, Manila.

“Esta situación ha sido muy difícil. Mi esposo está enfermo y, debido a las inundaciones, se quedó sin trabajo. Ahora no tenemos dinero para comprar sus medicinas”, dijo mientras lloraba.

A la señora Balboa le demora alrededor de 30 minutos desplazarse desde el sitio de evacuación hasta la vivienda, y solo es posible hacerlo por bote o vadeando el agua, que llega a la altura de las rodillas. Sus hijos mayores están cuidando la casa y las pertenencias de la familia, mientras los menores –incluyendo a un bebé de apenas 10 meses– permanecen en la escuela con su madre.

Suministros esenciales

Veneman también conversó con Jaime de Venecia, un alumno de sexto grado que está viviendo en el cuarto piso de la escuela, junto con otras ocho familias.

“Quiero volver a la escuela cuando descienda el nivel del agua. Deseo terminar mis estudios y encontrar trabajo, aunque sea como portero, para poder ayudar a mi padre”, dijo.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Philippines/2009
En la base aérea Villamore de Manila, Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de UNICEF, se reúne con la Presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal-Arroyo.

UNICEF ha entregado a las autoridades de Ciudad Pasig equipos y suministros de primera necesidad para las familias, como bidones para agua, mantas, mosquiteros y colchones para los evacuados. Ha distribuido asimismo botiquines con medicamentos esenciales que los trabajadores sanitarios deben utilizar en las comunidades afectadas, al igual que agua y conjuntos de higiene para que las familias dispongan de agua apta para beber y cocinar.

Los materiales escolares –como una biblioteca de 100 libros para reemplazar las obras que echaron a perder las inundaciones– también darán a los niños un cierto sentido de normalidad.

Reunión con la Presidenta

Veneman se entrevistó con la Presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal-Arroyo, en la base aérea Villamore de Manila. Dialogaron acerca de la respuesta a la inundación, así como también sobre las necesidades que UNICEF puede atender en este momento crítico. De igual manera, debatieron los esfuerzos que se realizan permanentemente para promover los derechos de todos los niños de Filipinas.

Durante su permanencia en Filipinas, Veneman hizo un llamamiento urgente en nombre de las Naciones Unidas, mediante el cual UNICEF solicita 12,7 millones de dólares estadounidenses para ayudar a las víctimas de las inundaciones con agua potable, suministros escolares, medicinas esenciales para prevenir brotes de enfermedades, y registro y protección de los niños que quedaron huérfanos o separados de sus progenitores.


 

 

Vídeo (en inglés)

8 de octubre de 2009: La corresponsal de UNICEF, Chris Niles, informa sobre el viaje de Ann M. Veneman a Filipinas, país devastado por las inundaciones.
 VÍDEO alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Búsqueda