Panorama: Perú

UNICEF ayuda a comunidades del Perú a combatir la violencia de las pandillas

Imagen del UNICEF
© UNICEF Peru/2010/Molina
Integrantes de la comunidad de Ventanilla, en la región septentrional del Perú, participan en un grupo de discusión sobre la violencia que aqueja a su vecindario.

Por Cristina Gallegos

NUEVA YORK, Estados Unidos, 3 de septiembre de 2010 – Un programa experimental de prevención de la violencia que cuenta con el respaldo de la Oficina de UNICEF en el Perú hace posible que los jóvenes participantes expresen su opinión con respecto a la violencia, la educación y la salud en sus comunidades.

AUDIO: escuche

El proyecto, que se implementa en el distrito de Ventanilla, en la región septentrional del Perú, tiene como objetivo dar a los jóvenes la posibilidad de colaborar en la búsqueda de respuestas que reduzcan o eliminen la violencia en sus comunidades, además de ayudar a generar ámbitos donde los niños y niñas disfruten de mayor seguridad y protección.

Sesiones de debate

A principios de año, la Oficina de UNICEF en el Perú organizó decenas de sesiones de debate en las que las familias y otros integrantes de la comunidad explicaron de qué manera les afecta la violencia e intercambiaron opiniones acerca de lo que se podría hacer para solucionar ese problema. En esos debates, los jóvenes, sus padres y madres, y otros miembros de la comunidad se refirieron a la violencia y a lo que pueden hacer las familias y los educadores para proteger a los niños, niñas y jóvenes.

La Oficina de UNICEF en el Perú aprovechará la información obtenida de esos foros para orientar más eficazmente la asignación de recursos y los programas, a fin de que satisfagan mejor las necesidades de los sectores de la población a los que están dirigidos, y en especial los programas de protección de los derechos de los niños y niñas.

Orlando Mera, de 18 años de edad, participó en la reunión del grupo de discusión que se llevó a cabo en abril en su escuela, en Ventanilla. Orlando recuerda que cuando era niño, en su vecindario había más de 10 pandillas juveniles, además de una intensa actividad pandillera en la escuela. Agrega que se dio cuenta de los efectos de las pandillas juveniles en su comunidad desde que llegó a la región para iniciar sus estudios secundarios.

“Cuando alguno de los pandilleros tenía una disputa con alguien de la escuela, toda la pandilla esperaba afuera para darle una paliza”, recuerda.

Temor a los ataques

Orlando comenta que un día fue atacado junto a sus compañeros por un grupo de pandilleros a corta distancia de su escuela. “Traían piedras y nos asaltaron”, comenta. “El que me robó era un ex compañero de escuela que había abandonado sus estudios”.

Tras aquel incidente, varios compañeros de Orlando dejaron de ir a la escuela por temor a ser víctimas de nuevos ataques.

Pese a esas circunstancias, las familias del distrito de Ventanilla tratan desde hace tiempo de mejorar su situación y la de su comunidad. En colaboración con las autoridades de gobierno, los pobladores han inaugurado un centro comunitario donde se brinda información y recursos, se presta orientación judicial y se remite a las personas con diversos problemas a organismos y organizaciones que les pueden ayudar. Sin embargo, los pobladores de Ventanilla afirman que necesitan más apoyo y fondos adicionales para mantener y ampliar esos servicios.

Las familias también solicitan apoyo y capacitación para criar mejor a sus hijos, tener mayor comunicación con ellos y poner fin a la violencia doméstica. También desean que los jóvenes y las familias que sufren los efectos de la violencia en el hogar puedan recibir apoyo psicológico.

Prevención de la violencia

Con el fin de combatir el problema de la violencia en la escuela de Orlando, los integrantes de la comunidad y el personal docente y directivo de la misma han solicitado a los empleados de seguridad que redoblen su vigilancia al final de la jornada escolar, cuando los alumnos abandonan el establecimiento. Los educadores también han mantenido conversaciones con los integrantes de las pandillas que, en muchos casos, están relacionados con la escuela porque tienen hermanos o hermanas que estudian en ella.

Orlando explica que esas conversaciones están ayudando a mejorar la situación en la escuela.

El joven, que está por finalizar sus estudios secundarios, ambiciona ser policía para proteger a su comunidad de la violencia. Además, alienta a sus compañeros a que sigan estudiando.

Ventanilla, una región del Perú en rápido crecimiento, cuenta con 275.000 habitantes, de los cuales el 38%, o algo más de 100.000 personas, son menores de 18 años. La Oficina de UNICEF en el Perú se propone ampliar el programa de prevención de la violencia a otras regiones pobres del país en los próximos dos años.


 

 

Audio

15 de julio de 2010:  Orlando Mera, de 18 años de edad, habla de cómo creció rodeado de pandillas en su vecindarios.
AUDIO escuche
Búsqueda