Panorama: Perú

El frío, enemigo mortal de la infancia del Perú

Imagen del UNICEF
© UNICEF Peru/2005
En algunas comunidades que reciben ayuda de UNICEF, el 100% de los niños y las niñas presentan malnutrición crónica, lo que los hace vulnerables a enfermedades respiratorias que pueden acabar con su vida.

Por Dana Schimmel

NUEVA YORK, 28 de junio de 2005 – En las regiones montañosas del Perú no es inusual que mueran niños durante el invierno. Entre junio y agosto, las temperaturas en las regiones más altas de la Cordillera de los Andes a menudo son inferiores a los cero grados centígrados, produciendo lo que muchos denominan “emergencia” por frío.

Funcionarios de UNICEF intentan corregir el error que implica llamar “emergencia” a esta situación. Según Andrés Franco, representante de este organismo en el Perú, esas mortíferas olas de frío son previsibles y, por lo tanto, las muertes se pueden prevenir:

“UNICEF está haciendo lo posible por salvar vidas infantiles y por evitar que esta situación se repita. Incluso ya no hablamos de ‘emergencia’, pues consideramos absurdo utilizar esa palabra para una situación que, como es sabido, se presenta todos los años”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Peru/2005
Para mediados de julio de 2004, habían muerto 60 niños y niñas. Esas muertes fueron atribuidas a las gélidas temperaturas.

En algunas zonas donde UNICEF tiene presencia activa, el 100% de la infancia local sufre de malnutrición crónica. Sin una nutrición adecuada ni protección contra el frío extremo, los menores son particularmente susceptibles a infecciones como bronquitis y neumonía, que es la principal causa de muerte en esas circunstancias.

“Los menores de un año son los más propensos a contraer enfermedades respiratorias. Una vez que contraen la enfermedad, no tardan en morir”, explica el señor Franco.

Los suministros deben ser transportados a más tardar en mayo, ya que posteriormente los caminos se vuelven intransitables a causa de las fuertes nevadas, y llegar a las comunidades que corren más riesgo –principalmente las que se encuentran a más de 3.500 metros sobre el nivel del mar– se vuelve prácticamente imposible. Miles de niños y niñas están en peligro.

“Este año estamos trabajando más decididamente en la prevención. Junto con el Ministerio de Salud, hemos preparado a las brigadas que atenderán a esas comunidades. Ya enviamos estufas a las zonas donde el invierno será más riguroso. También enviamos ropa para los niños, especialmente para los menores de un año, y para las madres”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Peru/2005
¿Es válido hablar de “emergencia” cuando el frío es previsible y las muertes se pueden evitar?

UNICEF también está patrocinando talleres para enseñar a las madres y a los profesionales de la salud a reconocer los síntomas de la exposición al frío extremo. Pero, a pesar de estos esfuerzos, es indudable que muchos niños y niñas sufrirán en el invierno, como ha ocurrido anteriormente.

Para mediados de julio de 2004, habían muerto 60 niños y niñas. Esas muertes fueron atribuidas a las gélidas temperaturas.

“Algunas de las cifras con que contamos son las que divulga el Ministerio de Salud, pero estoy seguro de que solo representan la punta del iceberg”.

UNICEF distribuye habitualmente ropa de invierno, cobijas, estufas y antibióticos. Las instituciones y organizaciones gubernamentales locales –e incluso la Ministra de Salud del Perú, Pilar Mazzetti– se han comprometido a acabar con esta tragedia, que todos los años enluta al país.

“Lo más triste es que, como casi siempre ocurre, los más afectados son los niños y las niñas”, dijo el señor Franco.

El año pasado, representantes de UNICEF dijeron que el gobierno del Perú no se esfuerza lo suficiente para evitar esas muertes infantiles, una afirmación que no fue bien recibida por el gobierno.

“Estamos trabajando de una manera constructiva con las autoridades peruanas. En la cultura local está muy arraigada la idea de que es normal que todos los años mueran niños a causa del frío. Personalmente, no creo que eso sea normal. Esto no debería suceder hoy en día”.

Lamentablemente, y pese a los esfuerzos de UNICEF y otros organismos, es probable que esta situación se repita.


 

 

Búsqueda