Panamá

La senda hacia la inscripción del nacimiento universal en América Latina y el Caribe

Por Armando Gómez Carballido

CIUDAD DE PANAMÁ, Panamá, 23 de septiembre de 2011. Mircaline tiene once años, vive en Haití y nunca ha ido a la escuela. Carece de un documento de identidad que le permita participar plenamente en la sociedad. Al igual que Mircaline, alrededor del 30% de los niños y niñas haitianos no han sido registrados al nacer, lo que les impide acceder a los servicios básicos y a la educación.

VÍDEO: Concha Grijalba, de UNICEF, informa sobre la problemática que acarrea para los niños no estar inscritos en un registro, así como acerca de la 2ª Conferencia Regional de América Latina y el Caribe sobre Derecho a la Identidad y Registro Universal de Nacimiento celebrada en Panamá.

 

Más de 1,3 millones de nacimientos al año no se registran oficialmente en América Latina y el Caribe. Unos 6,5 millones de niños y niñas de la región no tienen certificado de nacimiento, según datos del Banco Interamericano de Desarrollo. No disponer de un documento que les permita tener un nombre les impide en el futuro solicitar un pasaporte, contraer matrimonio, abrir una cuenta bancaria, obtener un crédito, votar, encontrar empleo legal o heredar propiedades.

Incluso peor. No estar inscrito al nacer expone a los niños y niñas a muchas formas de abuso y explotación.

Mejoras en la inscripción del nacimiento

Imagen del UNICEF
© UNICEF/Panama/Tribunal_Electoral
Los asistentes al acto (de izq. a dcha.): Bernt Aasen, Director Regional de UNICEF; Felipe Solís Díaz, Presidente del Tribunal Electoral de Panamá; Tomás Bermúdez, Representante del Banco Interamericano de Desarrollo en Panamá; Abigaíl Castro de Pérez, Representante de la Organización de Estados Americanos en Panamá; Roland Angerer, Director Regional de Plan International para América Latina y el Caribe; e Ivonne de Martinelli, Directora de proyectos de la Oficina de la Primera Dama de Panamá

Desde hace más de cinco años, UNICEF junto con otras instituciones como Plan Internacional, el Banco Interamericano de Desarrollo y la Organización de Estados Americanos trabajan para que todos los niños y niñas tengan acceso universal y gratuito a la inscripción del nacimiento y se han logrado avances importantes.

Los datos de UNICEF indican que la tasa de inscripciones deficientes ha revelado mejoras. En sólo cinco años -entre 2006 y 2011- el porcentaje de niños y niñas de la región menores de 5 años no registrados ha caído en un 8%.

Una de estos niñas es Ana. A sus siete años esta niña mexicana y su hermana Elena, residentes en la localidad de Paraje Alamol (Chiapas, México), acaban de recibir su certificado de nacimiento. El próximo año podrá ir a la escuela. Con el apoyo de UNICEF, el personal de la Oficina del Registro Civil y la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de México han logrado dar el primer certificado de nacimiento a cientos de personas. En su mayoría niños y adolescentes aunque también padres y abuelos.

Causas y víctimas

Sin embargo, no todos los niños y niñas tienen la misma suerte. José Alfredo de Paz tiene cuatro años y vive en Guatemala. Sus compañeros de escuela lo conocen por Chepe, pero no tiene nombre registrado oficialmente. Nunca ha sido reconocido en ningún registro civil por una serie de errores administrativos.

La ubicación geográfica, la ausencia de documentos de identidad de los progenitores, el estatus migratorio de los niños y niñas o sus padres, la deficiente información o sensibilización sobre la importancia del registro civil entre la población en general, o la falta de presupuesto de los registros civiles dificultan el registro de los niños y niñas. Las poblaciones indígenas y afrodescendientes, los migrantes y los colectivos que viven en zonas rurales son los más afectados.


Personas como Fermín Tetsa Sanchik (35 años), que trabaja como registrador civil en Perú, tratan de suplir estas deficiencias con su esfuerzo y dedicación. Fermín trabaja desde hace varios años en la comunidad nativa de Canampa, situada en la región peruana de Loreto, y dice con orgullo que su mayor satisfacción ha sido inscribir a cientos de niños de su comunidad indígena.

“Estoy seguro que si no existiera mi cargo estos niños no habrían sido registrados”, dice. “Yo siento que mi trabajo es bien importante, ya que el municipio no puede trasladarse hasta nuestras comunidades y nosotros también tenemos problemas para poder llegar hasta el municipio y registrar a los recién nacidos. No podemos pagar tanto dinero para el combustible. En cambio, con mi trabajo, ayudo a que los niños queden registrados, se conviertan en ciudadanos, puedan ingresar al colegio y tener acceso a servicios de salud”.

Una cumbre para abordar la situación

Entre el 21 y 22 de septiembre se celebró en la ciudad de Panamá la 2ª Conferencia Regional de América Latina y el Caribe sobre Derecho a la Identidad y Registro Universal de Nacimiento. Este encuentro tiene como objetivo promover el registro de nacimiento universal, gratuito y oportuno de todos los niños y niñas, con especial atención en los niños y niñas más marginados y excluidos.

Promovida por UNICEF junto con Plan Internacional, el Banco Interamericano de Desarrollo, la Organización de Estados Americanos y con la colaboración del Tribunal Electoral de Panamá, esta reunión regional supone un paso más para lograr que antes de 2015 todos los niños y niñas de América Latina queden registrados al nacer, tengan un nombre, una identidad y derechos que les permitan disfrutar de una vida plena como cualquier otra persona.


 

 

Búsqueda