Pakistán

Los centros PLaCES ayudan a mujeres y niños afectados por las inundaciones a prevenir el matrimonio infantil en Pakistán

Por Raheela Chaudhry

PROVINCIA DE SINDH, Pakistán, 6 de diciembre de 2011. Un nuevo tipo de centro integrado de emergencia de UNICEF ofrece protección y asistencia a decenas de miles de mujeres y niños desplazados por las inundaciones en Pakistán.

VÍDEO: Concha Grijalba, de UNICEF, informa sobre los esfuerzos para evitar el matrimonio infantil en las zonas inundadas de la provincia de Sindh (Pakistán).  Véalo en RealPlayer

 

Estos espacios, conocidos como Servicios de aprendizaje para la protección y las emergencias de la comunidad (PLaCES por sus siglas en inglés) ofrecen protección de la infancia, educación, recreación y actividades de participación de la comunidad, además de crear conciencia sobre las necesidades de protección de los niños y las mujeres, incluida la necesidad de ampararlos contra el matrimonio precoz y forzado.
Un total de 258 centros PLaCES se han establecido en las zonas  inundadas de la provincia de Sindh, destrozada por unas lluvias monzónicas excepcionalmente intensas acaecidas en agosto y septiembre de este año. Se han levantado tiendas de campaña y estructuras de lona cerca de los asentamientos temporales y en las aldeas de retorno que han beneficiado a más de 52.000 niños y unas 16.000 mujeres, y hay planes para ampliar aún más los servicios.

Aumento de la vulnerabilidad

Hasta 4,8 millones de personas, la mitad de ellos niños, resultaron afectadas por las inundaciones sólo en la provincia de Sindh. Las viviendas, las comunidades y la infraestructura esencial, incluidos los centros de salud y las escuelas, sufrieron enormes daños. El desastre ha aumentado considerablemente la vulnerabilidad de los niños y las mujeres, no sólo frente a las enfermedades y la desnutrición generadas por las inundaciones, sino también a la explotación y la violencia.

Las niñas en los distritos afectados por las inundaciones corren un riesgo muy real de que sus familias les obliguen a casarse mientras todavía son menores de edad. El matrimonio infantil todavía es práctica común en Pakistán –casi una cuarta parte de las niñas se casan antes de los 18 años– y algunas familias consideran que el matrimonio infantil es una respuesta razonable a las presiones económicas y psicológicas derivadas del desplazamiento y la pérdida del sustento a causa de las inundaciones, además de una manera de reducir la carga de la familia en el futuro.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2011/Chaudhry
La coordinadora Shahida Abdul Aziz dirige una sesión con un grupo de mujeres en un centro PLaCES (Servicios de aprendizaje para la protección y las emergencias de la comunidad) que recibe apoyo de UNICEF en el distrito de Badin (Pakistán).

Los centros PLaCES ofrece a los niños y las mujeres la oportunidad de aprender acerca de las consecuencias a largo plazo que tiene el matrimonio infantil sobre las niñas, como por ejemplo los riesgos de salud vinculados con la mortalidad materna y las infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH. Los embarazos repetidos pueden causar complicaciones y desnutrición en las madres jóvenes y sus hijos, y las niñas desposadas suelen tener más probabilidades de ser víctimas de violencia en el hogar, abuso sexual y trauma psicológico.

“Yo sólo era una niña”

Las niñas y las mujeres también hablaron de sus propias experiencias con respecto al matrimonio infantil. Durante una sesión de PLaCES celebrada en la aldea de Mubarak Ghambir, en el distrito de Badin, Salma Altaf Hussein (17 años) contó su historia.

“Me casé muy joven. Yo sólo era una niña y no sabía lo que era el matrimonio”, narraba Salma, que ahora tiene tres hijos. “Yo quería jugar e ir a la escuela pero no tuve la oportunidad de aprender nada”.

“Ahora hemos aprendido que el matrimonio infantil es peligroso. Quiero que mis hijos vayan a la escuela y para llegar a ser alguien antes de casarse”, dijo.

Aprender a proteger a los niños

Shahida Abdul Aziz, coordinadora de PLaCES, ha dirigido sesiones con más de 140 mujeres de Mubarak Ghambir. Aziz explicó que el matrimonio infantil ha afectado a muchas mujeres.

“El problema con los matrimonios a edad temprana es que la novia es una niña”, dijo. “Si se queda embarazada, por lo general tiene bajo peso y está desnutrida y sufre muchas complicaciones. En la mayoría de los casos, los bebés también sufren riesgos para la salud”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2011/Chaudhry
Salma Altaf Hussain (17 años) con su hijo menor Amir(2 años) en Pakistán. La mujer ha comenzado a aprender sobre las consecuencias del matrimonio infantil.

“Si una chica se casa a una edad en la que debería jugar con muñecas, ¿cómo va a ser capaz de criar a un bebé o vivir la experiencia de un parto?” dijo Shahida.

Shama Ishaq (16 años) lo sabe de primera mano. Se casó cuando tenía sólo 12 años. “Yo quería estudiar, pero mi madre no me dejaba. Mi padre ya había muerto, así que ella me entregó a mi marido”, dijo.

Shama era muy joven cuando dio a luz al primero de sus cuatro hijos. “Mis hijos siempre están enfermos. Una de mis hijas murió, y yo he estado enferma desde que nació mi última hija”, dijo con los ojos vidriosos de lágrimas.

“La vida es dura pero es bueno tener un lugar como éste donde podemos compartir nuestros problemas con los demás y aprender más sobre cómo proteger a nuestros niños, especialmente a las niñas, contra los matrimonios precoces”, dijo Shama.

Fomento de capacidades

Aparte de ponerse en contacto con las mujeres y los niños a través de los centros PLaCES, UNICEF colabora con el Departamento de bienestar social de Sindh, con el fin de aumentar la respuesta a las cuestiones de protección de la infancia, incluido el matrimonio infantil. UNICEF también brinda apoyo a la coordinación de los esfuerzos de protección de la infancia y los programas para abordar la violencia de género. Estos esfuerzos ayuda a promover la concienciación de la comunidad sobre estas cuestiones y fomentan la capacidad de los servicios y las instituciones gubernamentales para proteger a los niños y promover su derecho a un desarrollo seguro y saludable.


 

 

Búsqueda