Pakistán

Los centros de aprendizaje temporales, que reciben apoyo de UNICEF, proporcionan educación a los niños afectados por las inundaciones en Pakistán

Por A. Sami Malik

SINDH, Pakistán, 1 de noviembre 2011. Noor Jehan (10 años) es uno de los 60 estudiantes matriculados en un centro de aprendizaje temporal establecido por UNICEF en el campamento de tránsito de Bukhaira, en colaboración con su aliado en la ejecución, la Organización para fortalecer la participación.

VÍDEO (en inglés): UNICEF informa sobre los centros temporales de aprendizaje que brindan nuevas esperanzas a los niños afectados por las inundaciones de la provincia paquistaní de Sindh.  Véalo en RealPlayer

 

“Uno, dos, tres, cuatro, estamos aprendiendo a contar”, dijo Noor con entusiasmo. “La educación aquí es buena, mejor que en la escuela de la aldea”.

Shireen, la maestra en el centro, comparte estos sentimientos y considera que los niños que asisten a la escuela del campamento están más dispuestos a aprender y a participar en actividades académicas y recreativas.

“Los materiales pedagógicos y recreativos proporcionados por UNICEF son interesantes”, dijo. “Me resulta fácil enseñar con la ayuda de este material, porque los alumnos participan más”.  

Una educación de calidad

Las familias afectadas por las inundaciones se trasladaron al campamento de tránsito de Bukhaira después de que los niveles del agua aumentaran en las zonas bajas de Tando Allahyar, uno de los distritos más afectados por las inundaciones. El campamento alberga actualmente a 350 familias desplazadas. Las organizaciones humanitarias están proporcionando refugio, alimentos, agua potable y medicinas.  

Después de haber perdido sus escasas pertenencias en las inundaciones, la única satisfacción para los progenitores de Noor es la educación de calidad que su hija recibe en la escuela del campamento.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2011/Sami
Noor Jehan lee en una pizarra en el centro de aprendizaje temporal establecido por UNICEF en el campamento de tránsito de Bukhaira, que ofrece servicios a las familias afectadas por las inundaciones.

“Es bueno que estudie aquí”, dijo Mitha Sumar, su madre. “Somos gente pobre y no tenemos nada. Esta escuela se ha creado para los niños, lo que bueno pues ahora por lo menos pueden estudiar en el campamento”.

Escuela en una caja

UNICEF y sus asociados en la ejecución están en proceso de establecer más centros para los niños de la zona inundada. Hasta ahora, se han establecido 1.300 centros que ofrecen servicios a casi 70.000 niños. Su objetivo es establecer al menos 4.000 centros en las zonas afectadas.

Aparte de capacitar a profesores para que trabajen en estos centros, UNICEF también suministra las “escuelas en una caja”, conjuntos  con material pedagógico suficiente para gestionar una escuela primaria para 80 alumnos, así como elementos recreativos, alfombras, pizarrones, material de oficina y otros suministros.

Fawad Shah, Oficial de Educación de Emergencia de UNICEF, destacó la necesidad de que los niños reciban una educación adecuada a pesar de las catastróficas circunstancias. “Esta provincia ha sido testigo de situaciones de emergencia consecutivas y los niños ya han perdido muchas de sus clases, y no queremos que eso vuelva a suceder”, dijo. “Estamos tratando de asegurar que la educación continúe, y que los niños tengan tiempo suficiente para ir a la escuela”.


 

 

Búsqueda