Pakistán

Este invierno, millones de desplazados en Pakistán carecerán de vivienda

Por Ban Al-Dhayi

PROVINCIA DE PUNJAB, Pakistán, 8 de diciembre de 2010 – Pese a que las aguas de las inundaciones que anegaron una quinta parte del territorio del Pakistán y afectaron a más de 20 millones de personas han comenzado a retirarse en las zonas más devastadas, el saldo de destrucción y miseria que han dejado a su paso es indescriptible. Ahora, unos 10 millones de personas desplazadas de todo el país han comenzado a regresar a sus lugares de origen para tratar de que sus vidas vuelvan a la normalidad.

VÍDEO (en español): 24 de noviembre de 2010 - Priyanka Pruthi, corresponsal de UNICEF, informa sobre la situación de las familias desplazadas por las inundaciones en Pakistán que tratan de sobrevivir durante el invierno.  Véalo en RealPlayer

 

Una de esas personas es Farzana Fayaz, madre de cuatro hijos de la aldea de Noonwala, situada en el distrito de Muzaffargareh, en la región meridional de la provincia de Punjab. Fayaz debió huir de su hogar con la llegada de las inundaciones a principios de agosto. En octubre, las aguas todavía tenían tres metros de profundidad. Tres meses después, Fayaz y su familia han regresado a Noonwala donde afrontan una situación calamitosa.

“Lo que más nos preocupa ahora es el invierno”, dice la mujer. “Cuando regresamos encontramos nuestros hogares y campos de cultivo totalmente destruidos por la inundación. Necesitamos albergue. El precio de los materiales de construcción ha aumentado tanto que tengo que fabricar yo misma los ladrillos de mi casa. También me preocupa la situación de mis cuatro hijos, porque de noche hace mucho frío. No tenemos ropa de abrigo, ni alimentos, ni mantas, ni ropa de cama. Quiero, por lo menos, conseguir comida para mis hijos y que tengan un sitio donde estén protegidos del frío”.

Familias desamparadas

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2010/Dhayi
Varios niños en las ruinas de su hogar en el distrito de Muzaffargareh de la provincia pakistaní de Punjab. La vivienda fue destruida por las inundaciones.

Para las familias pobres con niños que regresan a las zonas rurales más destrozadas por las inundaciones, la crisis empieza ahora. Debido a la falta de recursos y a la pérdida de ganado y medios de subsistencia, a esas familias les resultará más difícil obtener una vivienda donde los niños y niñas estén protegidos durante el invierno.

Para UNICEF, satisfacer las necesidades de quienes continúan desplazados por las inundaciones y ayudarles a prepararse para los próximos meses de invierno representa una prioridad fundamental.

“Yo no diría que se ha superado la situación de emergencia”, comenta Jan Sigismund, Coordinador de las labores de emergencia de la oficina de UNICEF en Multan. “Uno puede decir que la situación es diferente, pero cuando uno ve que muchas personas no tienen vivienda, que los niños y niñas no tienen escuelas, que hay grandes carencias en materia de higiene... es evidente que hay una situación de emergencia”.

Desesperada necesidad de ayuda

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2010/Dhayi
Zubaida Aiman es una niña de seis años que asiste a calse en una tienda de campaña instalada por UNICEF en la aldea de Noonwala, situada en el distrito de Muzaffargareh de la provincia pakistaní de Punjab, que quedó inundado.

A medida que la situación de emergencia va cambiando en la región noroccidental de Pakistán, la población damnificada y el personal de ayuda humanitaria confrontan nuevos desafíos. Mientras tanto en la provincia de Sindh, en la región meridional de Pakistán , todavía hay algunas zonas inundadas por lo que se siguen llevando a cabo operaciones de socorro inmediato.

Probablemente, la necesidad socorro con urgencia continúe por lo menos durante seis meses más. En la región septentrional del país, la inminente llegada del frío implica que los habitantes de las zonas afectadas por las inundaciones, muchas de las cuales pronto quedarán aisladas, necesitan apoyo adicional vital para prepararse para el invierno.

La llegada del frío también traerá aparejado un aumento notable de los casos de infecciones agudas de las vías respiratorias, además de elevar aún más las altas tasas de desnutrición.

La respuesta de UNICEF

Desde el inicio de la crisis de las inundaciones, UNICEF ha suministradoi diariamente agua potable a unos 2,8 millones de personas, además de ofrecer servicios e instalaciones sanitarias a más de 1,5 millones de habitantes. UNICEF también se ha aliado con la Organización Mundial de la Salud y el Gobierno de Pakistán para inmunizar a más de 9 millones de niños y niñas contra el sarampión y la poliomielitis. Junto a sus aliados, UNICEF también ha suministrado suplementos nutricionales a casi 300.000 mujeres embarazadas y madres de niños de corta edad, además de un gran número de niños y niñas desnutridos.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2010/Dhayi
En la aldea de Noonwala, localizada en la provincia pakistaní de Punjab, un hombre reconstruye un muro de su vivienda dañada por la inundación.

UNICEF ha establecido también centros de enseñanza provisionales que posibilitaron la reanudación de los estudios escolares de 106.500 niños y niñas. “La inundación destruyó nuestra escuela”, señala Zubaia Aiman, una niña de seis años de edad de la aldea de Noonwala en el distrito de Muzaffargareh, en la provincia de Punjab. “Pero poco después se instaló en nuestra aldea una escuela que funciona en una tienda de campaña. Me siento muy feliz de poder estudiar en esa tienda de campaña. Mi hermana y mi hermano, que estudian allí, también están muy contentos”.

Asimismo, UNICEF brindó apoyo a diversos espacios acogedores para los niños que beneficiaron a 104.400 mujeres y niños y niñas. En esos espacios, los menores afectados por las inundaciones están a salvo del abuso, la violencia y la explotación.

Para que UNICEF pueda mantener ese apoyo de emergencia y ayudar a los niños, niñas y mujeres más vulnerables de todos los distritos y provincias de Pakistán afectados por las inundaciones resulta fundamental que el organismo internacional reciba fondos adecuados.


 

 

Búsqueda